PUBLICADO EL 20/07/2021
Para asegurar una buena calidad de vida en las personas mayores, hay tres momentos clave durante el día que se deben controlar. Los cuidadores profesionales están preparados para hacerlo.

Los cuidados a domicilio para personas mayores deben asegurar la máxima calidad de vida para quien requiere el servicio. Durante la etapa de dependencia de la vejez, cada persona necesita que se le apoye más en un tema en concreto: si hay movilidad reducida, los cuidados se enfocan hacia todo aquello que requiere un desplazamiento; si el mayor padece deterioro cognitivo, los cuidados se realizan de manera más holística… Cada persona tiene unas necesidades y los cuidadores a domicilio se adaptan 100% a ellas.

Momentos clave del cuidado de una persona mayor dependiente

Para conseguir que las personas mayores dependientes tengan una buena calidad de vida, hay tres momentos clave a lo largo del día que el cuidador o cuidadora debe controlar para poder aumentar el bienestar del mayor. Queremos repasar cuáles son y por qué son tan importantes.

Levantar a la persona mayor de la cama

Por la mañana, algunas personas mayores con falta de autonomía necesitan ayuda para levantarse. Esto puede estar causado por una pérdida de movilidad física o por una enfermedad que dificulta levantarse de la cama, como un deterioro cognitivo avanzado, ELA o esclerosis múltiple avanzada. Por tanto, ¿cómo ayudar a una persona mayor a levantarse?

¿Cómo levantar y mover a una persona mayor o con movilidad reducida? Levantar a una persona mayor de la cama no es tarea fácil. Se debe saber por dónde cogerla para no hacerle daño y que sea una movilización segura. En Cuideo trabajamos con cuidadores y cuidadoras formados en movilizaciones de mayores, por lo que saben las técnicas para levantar personas mayores y están totalmente capacitados para afrontar este primer cuidado del día. En este momento clave también se ayuda a la persona a asearse y vestirse. Se la prepara para empezar el día.

Ayudar a una persona a levantarse de la cama significa permitir que un tercero entre en su vida privada y la despierte. Por ello, es muy importante que los cuidadores y cuidadoras sepan tranquilizar a la persona mayor para levantarse con el pie derecho y que ese primer momento le permita empezar bien el día.

Estas técnicas son muy parecidas a las necesarias para levantar a una persona mayor del suelo. Si tu ser querido sufre una caída y no dispones de los conocimientos necesarios para ayudarle, te recomendamos que llames a emergencias o cliques el botón del dispositivo de teleasistencia de Cuideo Assist. Levantarla sin formación puede ser muy peligroso tanto para la persona mayor como para ti.

Comida: alimentación de la persona mayor

Una alimentación equilibrada adaptada a las personas mayores es esencial para mantener una buena salud. Pero para muchas personas mayores, comer ya no es un placer: con el tiempo, comer se convierte en una obligación. Ya sea por falta de apetito o por su salud mental o física, les resulta difícil o se niegan a comer. Por lo que la alimentación de personas mayores es un momento clave muy importante a controlar.

Los cuidadores a domicilio de Cuideo saben una guía práctica de alimentación para personas mayores. Así pues, saben los mejores alimentos para personas mayores, pueden preparar las comidas y ayudar a comer al mayor. De esta manera, aseguran una dieta equilibrada siguiendo un menú semanal para personas de la tercera edad y evitan los casos de desnutrición. Los cuidadores ayudan en la cocina y preparan la lista de la compra para preparar deliciosas comidas. Los menús son personalizados en función de las necesidades de la persona mayor.

¿Cómo alimentar a una persona mayor que no quiere comer? Cuando quien requiere cuidados no quiere comer, se necesita mucha paciencia, delicadeza y un poco de persuasión para conseguir alimentarla. El objetivo es que la persona mayor tenga una alimentación sana, variada y equilibrada.

Otro punto importante a tener en cuenta en este momento del día es introducir alimentos para la memoria de personas mayores en la dieta.

Interacción social

La soledad es una lacra que afecta a muchas personas mayores y puede causar graves problemas de salud. El aislamiento social puede provocar tristeza, depresión y acelerar la aparición de problemas cognitivos. Las personas mayores que viven solas, lejos de sus familias o sin contacto, no suelen salir mucho de casa. Para algunas se debe a problemas de movilidad; para otras, al miedo.

Los cuidados a domicilio son una excelente manera de combatir la soledad de las personas mayores. Los cuidadores y cuidadoras proporcionan cariño y ayudan a evitar que se aíslen. Una de sus tareas es acompañarlas a dar un paseo por la calle y animarlas a salir un rato cada día. Al ir con una persona pendiente de ellas en todo momento, se sentirán más seguras y accederán a repetir la salida más fácilmente.

La persona mayor estará más dispuesta a salir con su cuidador o cuidadora a hacer la compra o simplemente a tomar el aire. Estas salidas se convierten en un momento agradable para ella: pueden crear vínculos y charlar con vecinos, hacer actividades beneficiosas para personas mayores al aire libre y acudir a actividades culturales. Una persona mayor dependiente que está en contacto con otras personas, que se estimula y que realiza actividades al aire libre tiene más posibilidades de mejorar su bienestar y su calidad de vida.

Para fomentar que las personas mayores salgan a pasear, es importante que las instituciones garanticen ciudades amigables con las personas mayores. De esta manera, se sentirán más seguras, podrán descansar durante el paseo y estarán más motivadas a volver a salir el día siguiente.

Importancia del cuidador de personas mayores

En Cuideo seleccionamos a la mejor persona cuidadora para las necesidades de cada persona mayor: nos fijamos que tenga los conocimientos necesarios para realizar el cuidado, pero también que su personalidad encaje con la de la persona que requiere el servicio. De esta manera se establece una sólida relación de confianza entre la persona mayor y el cuidador a domicilio.

Para propiciar esta relación, es importante que la cuidadora sea siempre la misma, por eso es tan importante el proceso de selección. La importancia de la socialización se debe tener siempre presente: las relaciones sociales no solo están relacionadas con salir a la calle, sino que también es importante que estén presentes dentro de casa. Y deben ser de calidad. Hay actividades que pueden fomentar que la relación entre la cuidadora y la persona mayor sea aún mejor, como la jardinería.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

2 votos con una valoración media de 5.