PUBLICADO EL 03/04/2019
POR Cuideo
Cuando pasamos por un catarro que no curamos como es debido, podemos desarrollar bronquitis. Esta infección respiratoria es muy común en ancianos e influye en su calidad de vida.

Cuando pasamos por un catarro que no curamos como es debido, podemos desarrollar bronquitis. En España, esta infección respiratoria es muy común entre los niños y los adultos de edad avanzada.

En Cuideo queremos ayudarte a diferenciar un catarro de la bronquitis y a aplicar el tratamiento necesario cuanto antes.

¿Qué es la Bronquitis?

La bronquitis es una infección en los tubos bronquiales que se ocupan de transportar el aire hacia y desde los pulmones. Esta inflamación provoca que estos tubos que conectan la tráquea y los pulmones se llenen de mucosidad y causen dificultades y pitidos al respirar. La bronquitis suele provocar tos para eliminar la mucosidad.

La diferencia principal entre el catarro y la bronquitis es que el resfriado es una infección vírica de la zona alta del aparato respiratorio (faringe y cavidad nasal), en cambio, la bronquitis es la inflamación de la zona baja.

Tipos de Bronquitis

Existen dos tipos de bronquitis y es importante diferenciarlas para asegurarnos de optar por el tratamiento adecuado.

Bronquitis aguda

La bronquitis aguda es el resultado de una infección viral o irritación pulmonar. Algunas veces también puede ser causada por bacterias. Generalmente tiene una duración de más o menos 10 días.

Bronquitis crónica

La bronquitis crónica es una enfermedad grave que ocurre cuando el revestimiento de los tubos bronquiales se irrita e inflama constantemente. Sus síntomas empeoran a largo plazo.

Para que una bronquitis se pueda considerar crónica, los síntomas deben persistir como mínimo 3 meses. Cuando se vuelve crónica es prácticamente incurable, sobretodo en personas fumadoras. La bronquitis crónica también es conocida como la tos el fumador.  La bronquitis crónica es de tipo asmático.

Bronquitis: ¿Es contagiosa?

La bronquitis aguda es causada por virus y bacterias. Como cualquier otra infección vírica, se puede contagiar a otras personas al toser. En cambio, la bronquitis crónica no suele ser contagiosa.

Cómo evitar el contagio de la Bronquitis

Para prevenir el contagio de la bronquitis es esencial:

  • Lavarse las manos con frecuencia
  • Distancia mínima entre personas: 1 metro
  • Utiliza mascarillas respiratorias
  • Una buena manera de limpiar el ambiente es utilizar purificadores de aire en casa
  • Utiliza pañuelos desechables
  • Estornuda en el codo, no en las manos

Causas de la Bronquitis en ancianos

En el 90% de los casos, la causa principal de la bronquitis una infección viral. Su propagación es por vía aérea o por contacto con el virus a través de las manos sucias. El frío y la humedad son factores que favorecen la aparición de la bronquitis. 

Existen varios factores riesgo que pueden influir en la aparición de la bronquitis:

  • Fumar tabaco o estar en expuesto constantemente al humo y a las toxinas del tabaco. 
  • La exposición a irritantes pulmonares como los vapores químicos u otros, ya sea en el entorno laboral o doméstico.
  • Las personas con Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE) tienen riesgo de padecer bronquitis. La acidez estomacal grave puede irritar la garganta y hacer que se inflame.
  • Una enfermedad aguda como el resfriado o la gripe puede ocasionar una disminución temporal de las defensas y la resistencia del sistema inmunológico. Puedes desarrollar bronquitis durante o después del resfriado común.
  • Personas con asma u otras enfermedades respiratorias como la neumonía.

Otras medidas para prevenir la Bronquitis

  • Evita fumar y evita estar cerca del humo del tabaco
  • Evita el contacto con pacientes con gripe, catarro...
  • Lávate las manos a menudo
  • Vacúnate todos los años contra el virus de la gripe
  • Pregunta a tu médico si es necesaria la vacuna contra el neumomoco

Síntomas de Bronquitis en ancianos

Los síntomas principales tanto de la bronquitis aguda como de la bronquitis crónica son los siguientes:

  • Tos
  • Mucosidad
  • Fatiga
  • Dificultades al respirar
  • Molestias en el pecho
  • Fiebre ligera
  • Escalofríos

 

En el caso de la bronquitis aguda es muy parecida al resfriado y sus síntomas se combinan con dolores generalizados, de cabeza y otros síntomas típicos del catarro. Estos síntomas suelen mejorar en una semana, pero la tos puede persistir durante algunas semanas.

En la bronquitis crónica es habitual que la tos empeore o mejore en algunos períodos. Cuando esto sucede es muy posible que sea por la existencia de otra infección aguda, a parte de la bronquitis.

    Bronquitis: Cuándo acudir al médico

    Cuando la tos producida por la bronquitis sigue las siguientes características, es esencial que te pongas en contacto con tu médico:

    • Duración de la tos: más de tres semanas
    • Insomnio debido a los ataques de tos
    • Fiebre de más de 38 Cº
    • Mucosidad descolorida
    • Sangre al toser
    • Silbidos o dificultades para respirar

    Bronquitis aguda complicaciones

    La complicación más común en una bronquitis es contraer neumonía. Es muy importante aprender a diferenciar estas enfermedades: ¿Bronquitis, neumonía o pulmonía?

    Tratamiento Bronquitis

    El tratamiento para ambos tipos de bronquitis tiene el objetivo de aliviar sus síntomas y ayudar a facilitar la respiración del paciente.

    Para la bronquitis aguda se recomienda:

    • Reposo
    • Toma de líquidos abundantes
    • Aspirina o paracetamol
    • No se suelen prescribir antibióticos, a no ser que sea una infección bacteriana
    • Medicamentos inhalados a través de inhaladores o nebulizadores para disminuir las sibilancias

     

    Para la bronquitis crónica son opciones similares a las enfermedades pulmonares y puede combinarse con algunos puntos del tratamiento para la bronquitis aguda. El principal tratamiento es:

    • Combinación de medicamentos como broncodilatadores y esteroides inhalados con nebulizador.
    • Terapia de oxígeno

    Recomendaciones

    • No fumar
    • Pastillas para la irritación de garganta y la tos
    • El calor y la humedad pueden ayudarte a eliminar mucosidad de las vías respiratorias
    • Toma mucho líquido para no deshidratarte

     

    ¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

    43 votos con una valoración media de 4.2.