PUBLICADO EL 06/03/2019
POR Cuideo
La neumonía, la pulmonía y la bronquitis son enfermedades de especial gravedad en la tercera edad. Es esencial conocerlas al detalle.

La neumonía, la pulmonía y la bronquitis son enfermedades de especial gravedad en la tercera edad.

Estas 3 afecciones son de alto riesgo para las personas de edad avanzada, pueden comprometer a su salud y causar ciertas complicaciones como la hospitalización, falta de respiración e, incluso, provocar su defunción.

Si cuidamos de una persona mayor es esencial conocer la prevención, los síntomas, las causas, los tratamientos y las diferencias principales entre estas enfermedades, así podremos actuar si es necesario.

Diferencia entre Neumonía y Pulmonía

La mayoría de la gente suele preguntarse cuál es la diferencia entre la neumonía y la pulmonía, Cuideo quiere aclarar esta duda.

La Pulmonía es el nombre por el que se denomina la enfermedad que afecta a los pulmones o a ciertas partes de los mismos.

Esta enfermedad es provocada por el neumococo. Se trata de una bacteria que puede producir diferentes infecciones en el organismo.

Debido al nombre del microorganismo, la pulmonía también se denomina “neumonía”.

Pulmonía en ancianos: Todo

Cuideo busca acabar todas las dudas sobre esta enfermedad. Conoce al detalle la enfermedad de la neumonía en ancianos

No obstante, no olvides que la neumonía en ancianos puede tener recaídas muy graves. Es muy importante seguir las pautas del médico y contar con el apoyo de cuidadores expertos en cuidados de enfermos de neumonía.

¿Qué es la Bronquitis en ancianos?

La Bronquitis es una enfermedad respiratoria que afecta a los bronquios.

Los bronquios son los conductos que conectan la tráquea a los pulmones. Su función es transportan aire al interior de los pulmones y al exterior para ayudarnos a llevar a cabo la respiración.

Cuando los bronquios están inflamados o infectados el aire que entra a los pulmones y se expulsa al exterior disminuye. La consecuencia se transforma en tos y se expulsa flema.

La bronquitis se considera crónica cuando este tipo de tos es persistente y no hay otra enfermedad subyacente que pueda explicar el origen de esta.

Neumonía y Bronquitis en ancianos: Similitudes

Tanto la Neumonía como la Bronquitis son afecciones respiratorias. Su prevención es la misma:

  • No fumar.
  • Vacunarse de la gripe y el neumococo.
  • Mantener unos hábitos de vida saludables.

Bronquitis y Neumonía en ancianos: Principales diferencias

La principal diferencia entre la bronquitis y la neumonía reside en el tipo de infección:

  • Neumonía: Inflamación del tejido pulmonar.
  • Bronquitis: Inflamación del árbol bronquial.

 

Los síntomas son la principal diferencia que puede ayudar al paciente a distinguir entre estas dos enfermedades respiratorias:

  • Neumonía: Fiebre, dolor en el tórax, tos, expectoración y, en casos graves, falta de aire (disnea) y dolor muscular u óseo.
  • Bronquitis: No suele dar fiebre y se caracteriza por una tos persistente.

 

Las causas de ambas afecciones pueden ser bacterias o virus, pero la neumonía también puede ser causada por hongos y la bronquitis puede ser causada por agentes irritantes como el humo.

El tratamiento de la neumonía se basa en antibióticos, en cambio, la bronquitis no requiere de ellos.

Neumonía y Bronquitis: ¿Cuál es más grave?

Las bronquitis puede adquirir un carácter crónico, pero rara vez es causa primera de muerte. En cambio, la neumonía presenta muchas más complicaciones y una tasa de mortalidad más elevada.

La neumonía o pulmonía es la infección aguda que provoca más hospitalizaciones y presenta una alta tasa de mortalidad. Un paciente con neumonía presenta una corta esperanza de vida y muchas posibilidades de sufrir una recaída.

El grupo riesgo de neumonía en España son los ancianos. Un 85% de los fallecimientos por neumonía o gripe ocurren en personas de la tercera edad. Las recaídas en neumonía agravan la situación del paciente.

 

Cuideo es la empresa líder en el sector de los cuidados de personas mayores.  Somos el intermediario perfecto entre los cuidadores profesionales y las familias que requieren de sus servicios. Analizamos al máximo cada caso y encontramos al cuidador ideal para tus mayores.


Con Cuideo...  ¡Déjate cuidar!

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

2 votos con una valoración media de 2.5.