PUBLICADO EL 01/06/2019
POR Cuideo
Tras fallecer el cónyuge muchos mayores caen en pobreza, por ello, es muy importante conocer la cuantía correspondiente por viudedad.

La pensión de viudedad es una prestación de la Seguridad Social que trata de compensar las rentas dejadas de percibir tras el fallecimiento del cónyuge. Se configura así como un instrumento de protección familiar. Esta pensión se abona mensualmente y está sujeta a IRPF.

Tras fallecer el cónyuge, muchos mayores caen en pobreza e ignoran la cuantía total que les corresponde por pensión de viudedad. Hoy os explicamos cómo hacer el cálculo de la pensión de viudedad.

Cómo calcular la pensión de viudedad

La pensión de viudedad se calcula atendiendo a las circunstancias profesionales y personales de causante y beneficiario.

  • La carrera de cotización del fallecido determinará la base reguladora de la prestación.
  • A esta base reguladora se le aplicará un porcentaje para determinar la cuantía de la prestación. El porcentaje a aplicar dependerá de las circunstancias personales del beneficiario.

Base reguladora de la pensión de viudedad

Como ocurre en otras ocasiones, la base reguladora dependerá de la situación del causante y la causa de su fallecimiento. Así:

  • Determinación de la base reguladora conforme a la situación del causante. Se da cuando el fallecido era pensionista de jubilación o incapacidad permanente. En estos casos se tomará como base reguladora la que se utilizará para calcular su pensión.
  • Determinación de la base reguladora conforme a la contingencia causante. En este caso lo determinante será si la contingencia que originó el fallecimiento es común o profesional.
    • Fallecimiento por contingencias comunes. La base de reguladora equivale a las bases reguladoras de 24 meses seguidos, elegidos por el beneficiario dentro de los 15 años anteriores al fallecimiento, divididas entre 28.
    • Fallecimiento desde situación de alta o asimilada. Se puede seguir la regla anterior. También se pueden sumar las bases mínimas de cotización de los últimos 24 meses y dividirse el resultado entre 28. El beneficiario podrá elegir la mejor de las opciones.
    • Fallecimiento por contingencias profesionales. En este caso se dividirá entre 12 la suma de:
      • Sueldo y antigüedad de los últimos 365 días.
      • Pagas extraordinarias y beneficios percibidos durante el año anterior.
      • Prorrateo de los pluses, complementos y horas extras del año anterior multiplicado por 273.

Una vez obtengamos la base reguladora de nuestra pensión de viudedad solo tendremos que aplicarle el porcentaje correspondiente para calcular su cuantía final.

Porcentaje a aplicar sobre la base reguladora

El porcentaje que se aplica a la base reguladora para calcular la pensión depende de las condiciones del beneficiario. Tal porcentaje es:

  • Generalmente, del 52 %.
  • Pero ascenderá al 60 % cuando:
    • El beneficiario tenga al menos 65 años.
    • Y no tenga derecho a otras pensiones públicas.
    • Ni perciba ingresos del trabajo.
    • Tampoco puede percibir rentas del capital o actividades económicas ni ganancias patrimoniales superiores a los 7.569,00 € anuales.
  • Y llegará al 70 % cuando:
    • Tenga cargas familiares. Computan como tales la convivencia con hijos menores de 26 años o mayores incapacitados. Además, se establece un límite de ingresos de la unidad familiar. Para calcularlo deben dividirse todos los ingresos entre el número de miembros. El resultado no puede superar el 75 % del SMI anual excluidas las pagas extraordinarias.
    • La pensión de viudedad sea la principal fuente de ingresos. Para ello debe suponer más del 50 % de los ingresos anuales del beneficiario.
    • Y, además, los rendimientos del pensionista no superen los 18.539,40 € anuales. En caso contrario, la pensión se reducirá en la cuantía que supere este límite.

 

Otros aspectos a tener en cuenta respecto al cálculo de la pensión de viudedad

Hay que tener en cuenta que determinadas situaciones pueden alterar la cuantía final de la pensión de viudedad.

  • En primer lugar, existe el complemento por maternidad o “aportación demográfica”. Este complemento se reconoce en favor de beneficiarias que hayan tenido hijos. Será del 5 %, 10 % o 15 % dependiendo de si la beneficiaria ha tenido dos, tres o más hijos.
  • En segundo lugar existe el recargo de prestaciones. Se aplicará si el fallecimiento se debió a una contingencia profesional y esta ocurrió por incumplir normas de prevención de riesgos laborales. En estos casos se establece un incremento del 30 % al 50 %, dependiendo de la gravedad del incumplimiento. El responsable de pagar este recargo es el empresario incumplidor.
  • Por último, ya hemos visto que tras las separaciones o divorcios se puede exigir al beneficiario que acredite tener derecho a una pensión compensatoria. En estas situaciones la cuantía de la pensión de viudedad no podrá ser superior a la de la pensión compensatoria que estuviera cobrando del fallecido.

 

Por último, el sistema de la Seguridad Social establece unas cuantías mínimas para la pensión de viudedad. Estas son:

  • 10.970,40 € anuales para los beneficiarios con cargas familiares.
  • 9.483,60 € anuales para los beneficiarios con 65 años o más o una discapacidad reconocida igual o superior al 65 %.
  • 8.871,80 € anuales para los beneficiarios entre 60 y 64 años.
  • 7.183,40 € anuales para los beneficiarios menores de 60 años.

 

En Cuideo nos encanta cuidar de grandes persona. Gana en tranquilidad.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

2 votos con una valoración media de 4.5.