PUBLICADO EL 06/05/2021
La pérdida auditiva suele estar presente entre la gente de edad avanzada. Para evitar que se aíslen de su entorno, os compartimos unos pequeños y fáciles consejos que pueden ser de gran ayuda.

Hay enfermedades que están presentes en todas las edades, pero que tienden a padecer más las personas mayores. Este es uno de los casos. La sordera suele verse más entre gente de edad avanzada. Cuando un ser querido va perdiendo la audición, cada vez cuesta más poder comunicarse cómodamente con él o ella. Esta situación puede conllevar un sentimiento de incomodidad a la persona que no oye bien y, por miedo a ser una carga, puede llegar a aislarse de su entorno.

Si se llega a este punto, su estado de ánimo puede empeorar severamente y dar lugar a más problemas de salud. Con el fin de evitar esta situación e integrarlas en la comunidad, os queremos compartir unos pequeños y fáciles consejos que pueden ser de gran ayuda.

Tipos de sordera

Antes de nada, queremos contextualizar los consejos. ¿Qué es la sordera? La sordera es la incapacidad total o parcial del sentido de la audición. En el caso de que la pérdida auditiva sea total, se denomina cofosis y si es parcial, hipoacusia. Según la OMS, actualmente hay 1.500 millones de personas con algún grado de déficit de audición en el mundo.

Pero no todas las pérdidas auditivas son iguales. La división de los tipos de sordera se puede hacer según muchos criterios, pero queremos centrarnos en dos.

Por una parte, se diferencia según el momento de aparición:

  • Sordera prelocutiva: la pérdida auditiva aparece antes de que la persona desarrolle el habla.
  • Sordera postlocutiva: la pérdida auditiva aparece después de que la persona desarrolle el habla.

Por otra, se diferencian los tipos de sordera según el sitio en el que está la causa de la pérdida:

  • Pérdida auditiva conductiva: esta sordera se produce cuando el sonido no puede pasar del oído externo o medio al interno. Según dónde esté el bloqueo, es más leve o más grave. Hay casos que se pueden solucionar con medicación o cirugía.
  • Sordera neurosensorial: en este caso, la pérdida auditiva está ocasionada en el oído interno o en el nervio que une el oído y el cerebro.
  • Hipoacusia mixta: es posible que la incapacidad de oída sea causada por daños en varias partes del oído. En este caso es una mezcla de sordera conductiva y neurosensorial.

Existe otro tipo de pérdida de audición común que cabe mencionar: la sordera súbita. Esta se define como la pérdida del sentido de la oída de manera repentina o en tal solo unos días. La causa está en el oído interno. Aunque no se tiene muy claro las causas, se relaciona con trastornos neurológicos, infecciones, enfermedades autoinmunes y reacciones a medicamentos, entre otros.

Cómo comunicarse con una persona con sordera. Mujer mayor reflejada en un espejo.

Consejos para comunicarse con una persona con sordera

Como hemos comentado, a veces una persona con pérdida de audición puede sentirse aislada de su entorno. Es por eso que es importante que se sienta apoyada por su familia y amistades y que la animen a comunicarse. Ambas partes deben hacer un esfuerzo, pero os aseguramos de que no es tanto como se suele pensar y que vale mucho la pena.

El lenguaje de signos es muy útil para comunicarnos con ellas, pero no toda la sociedad ni toda la comunidad de personas con problemas auditivos lo conocen. Es por eso que os queremos dar unos consejos que sirven en todas las situaciones.

  • Para asegurarse de que las condiciones externas son óptimas para que nos entienda, debemos reducir el ruido ambiente: apagar televisores, radios, extractores de la cocina…
  • Tocando el hombro de la persona llamamos su atención y así ve que queremos hablar con ella. También podemos dar un golpe suave en el suelo o en un mueble para que note la vibración o encender y apagar la luz.
  • Relacionado con la iluminación, las personas sordas suelen leer los labios, por lo que debemos asegurarnos de que haya suficiente luz para que nos vea la cara perfectamente.
  • No debemos tener nada en la boca que entorpezca la vocalización o la visualización de los labios.
  • Durante la conversación, debemos tener contacto visual constante, por lo que es muy aconsejable situarse delante de la persona con problemas auditivos.
  • La expresión de la cara es un gran aliado para transmitir el mensaje de manera entendible.
  • Es importante vocalizar bien, sin exagerar, y hablar con un tono de voz normal. Hay casos en los que levantar un poco la voz puede ser útil, pero no es aconsejable hacerlo mucho porque cambia la expresión de la cara. También es clave hablar con tranquilidad, ni muy rápido ni  muy lento.
  • Si no nos entiende, debemos repetir la frase con calma y con una estructura más simple, pero con palabras parecidas.
  • Es muy bueno acompañar el discurso con movimientos que ayuden a entender lo que explicamos.
  • Si la conversación es en grupo, se deben respetar los turnos y posicionarse en un círculo para que le sea más fácil leer los labios de todas las personas.
  • Una herramienta que puede ser de gran utilidad en los momentos en los que no consigamos comunicarnos es una libreta y un boli. Es muy recomendable siempre llevarlo encima.

 

Ilustración con consejos sobre cómo comunicarse con una persona con sordera
Ilustración de Oreja Voladora. Fuente: https://signame.es/

 

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

14 votos con una valoración media de 3.4.