PUBLICADO EL 14/05/2021
La salud del corazón es básica para una buena calidad de vida en la vejez. Hay hábitos que podemos incorporar para prevenir patologías relacionadas con el sistema cardiovascular.

Una de las principales causas de defunción a nivel global son las enfermedades cardiovasculares, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La salud del corazón es un tema que suele preocupar en todas las edades, y con razón, pero especialmente en la vejez. Para tener un envejecimiento activo, saludable y feliz, hay que prestarle atención. Cuidar la salud es clave para tener un corazón sano. Cada año, el 14 de mayo se celebra el Día de la Prevención de Riesgo Cardiovascular. Por eso, queremos repasar maneras de evitar padecer una enfermedad de este tipo. ¿Cómo cuidar el corazón y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares?

Antes de nada, cabe destacar que, aunque este tipo de patología está bastante presente entre personas mayores, no es exclusiva de la vejez. Una persona joven puede tener problemas en el corazón, incluso pareciendo sana a simple vista. Además, aunque hay un componente genético, no tener a nadie en la familia con dichos problemas no nos exime de poderlos sufrir en nuestra propia piel.

¿Cómo cuidar el corazón?

Hábitos saludables para cuidar el corazón

Hay ciertas acciones que podemos hacer para prevenir enfermedades del corazón. Debemos tener claro que la salud no se consigue con un solo hábito, por lo que lo ideal es combinarlos todos. ¿Qué es bueno hacer para el corazón y los vasos sanguíneos?

  • Es muy importante moderar el consumo de alcohol y no fumar.
  • Practicar deporte regularmente hace que circule la sangre y se oxigene el cuerpo.
  • Tener una dieta variada y equilibrada es de vital importancia para cuidar el corazón y el sistema cardiovascular. Si nuestra alimentación no es como debería, nuestro cuerpo se resiente y no funciona correctamente. El sistema cardiovascular no es una excepción.
  • Controlar los niveles de colesterol en personas mayores es muy importante para prevenir problemas cardiovasculares, sobre todo en personas mayores de 75 años. Una manera de hacerlo es ingiriendo alimentos bajos en colesterol LDL, conocido como colesterol malo. Aun así, hay casos que requieren control médico y fármacos, siempre recomendados por un doctor o doctora.
  • Tener un buen hábito de sueño: al dormir no solo se relajan los músculos, también las arterias, por lo que se reduce la presión arterial. Las instituciones sanitarias recomiendan que las personas adultas duerman entre siete y ocho horas. El tiempo que durmamos debe ser de calidad, si no el cuerpo no descansa bien y no se repara como debe. ¿Cómo saber si hemos tenido un sueño de calidad? Si al levantarnos no nos sentiremos cansados, es que así ha sido. Conseguirlo es más fácil de lo que parece, pero no debemos olvidar que existen los trastornos del sueño, por lo que si no consigues descansar por la noche, te recomendamos que consultes un especialista. Desde Cuideo os queremos dar algunos consejos para tener un sueño reparador:
    • Si acostumbramos al cuerpo a dormirse siempre a una misma hora, le será más fácil descansar, por lo que tener una rutina de sueño es la base de un buen descanso.
    • No es aconsejable hacer deporte por la noche, ya que activa el cuerpo y eleva su temperatura, lo cual puede interferir con un buen sueño.
    • Mejor hacer cenas ligeras y unas dos horas antes de acostarse. Por lo general, tendemos a comer bastante tarde por la noche, lo cual hace que nos sintamos pesados y nos sea más difícil conciliar el sueño.
    • Preferiblemente evitar la cafeína, la teína y otros estimulantes a partir de cierta hora de la tarde. Sus efectos duran varias horas, por lo que deberemos tenerlo en cuenta para elegir la hora a la que tomárnoslos.

Siguiendo todos estos hábitos saludables, las probabilidades de tener una patología cardiovascular se reducen hasta un 65%, según un estudio publicado en European Journal of Preventive Cardiology, y las posibilidades de fallecer por esta causa bajan un 83%.

¿Qué alimentos consumir para fortalecer el corazón?

La frase “somos lo que comemos” tiene su base científica: la alimentación es lo que da energía al cuerpo y lo mantiene funcionando. Dependiendo de lo que comamos, funcionará de una manera u otra. Como en un coche, si no le ponemos la gasolina que le toca, tendremos problemas. Es muy importante saber cómo cuidar el sistema cardiovascular mediante la alimentación.

La Fundación Española del Corazón y la Sociedad Española de Cardiología recomiendan seguir una dieta basada en la pirámide cardiosaludable que comparten en su página web y que mostramos a continuación:

Pirámide de la alimentación sana para el corazón

 

¿Qué alimentos no debe consumir una persona con insuficiencia cardíaca?

Una enfermedad cardiovascular común es la insuficiencia cardíaca. El corazón de quienes la padecen no bombea la sangre como debería, por lo que en estos casos se le debe cuidar con especial atención. Hay alimentos recomendados para insuficiencia cardíaca, pero la base es tener una dieta saludable. Aun así, hay ciertos cambios que se pueden hacer:

  • El consumo de alcohol no está aconsejado en personas que padecen insuficiencia cardíaca. Antes comentábamos que debe ser moderado, pero si ya se existe un problema, las bebidas alcohólicas y los refrescos edulcorados no es recomendable tomarlos.
  • En una dieta para insuficiencia cardiaca deben abundar los vegetales y las frutas.
  • Evitar el exceso de sal. Tomar demasiada puede provocar hipertensión arterial, que aumenta el riesgo de padecer una cardiopatía y un accidente cerebrovascular. Si el corazón no funciona como debería, tenemos que cuidarlo con mucho mimo. De hecho, la OMS recomienda consumir menos de 5 gramos de sal al día, lo que equivale a un poco menos de una cucharita de café.
  • Reducir las grasas saturadas y trans y el colesterol malo para mejorar la circulación sanguínea. Las que sí debemos tomar son las grasas insaturadas, ya que son necesarias para el buen funcionamiento del cuerpo.

Si padeces insuficiencia cardíaca, te aconsejamos que consultes con un especialista para definir tu dieta según tu estado.

¿Qué cuidados debe tener una persona con problemas cardíacos?

Cuando una persona padece una enfermedad, los cuidados se deben extremar y adaptar completamente a lo que recomienda el médico. A parte de las indicaciones específicas de cada caso, hay unas pautas generales que se deberían seguir en todos los casos:

  • Debemos procurar que la persona mayor (o no mayor) que tenga problemas cardíacos tenga una vida baja en estrés. De lo contrario, su tensión puede elevarse y aumentar el riesgo de su enfermedad.
  • Es importante que haga ejercicio suave, como ya hemos comentado. Si por si sola no le sale hacerlo, está en nuestras manos evitar que caiga en el sedentarismo.
  • Seguir una alimentación saludable y equilibrada como la que hemos comentado o una personalizada por el médico.
  • Debemos asegurarnos de que la persona mayor toma los medicamentos que se le han prescrito y de la manera que se le ha dicho.
  • Nunca debemos olvidarnos de seguir al pie de la letra las pautas del médico.

Contratar a una persona cuidadora especializada en dichos problemas puede ser un gran punto de apoyo para las personas mayores que conviven con una patología cardiovascular, ya que la cuidadora tendrá en cuenta la dieta que la persona debe seguir y el resto de necesidades físicas para mantener el corazón en la mejor forma posible. En Cuideo ponemos a vuestra disposición a las mejores cuidadoras y cuidadores para asegurarle una buena calidad de vida.

 

Tener una buena salud cardíaca y arterial en la vejez no solo beneficia al cuerpo, sino que permite vivir un envejecimiento activo, lo cual ayuda a tener una autoestima alta y un propósito diario motivador. Este último es una de las claves para vivir una buena y larga vida según los investigadores de las Zonas Azules.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

1 votos con una valoración media de 5.