PUBLICADO EL 09/01/2020
POR Cuideo
La vejez supone uno de los desafíos más grandes a nivel global. Cuideo quiere concienciar sobre las responsabilidades que tenemos todos ante el envejecimiento de la población.

Como comentamos en nuestro post, consejos para ayudar a tu familiar con los cambios de la tercera edad, los retos de la vejez representan una serie de ventajas y desventajas que hay que tener presentes si se quiere llegar a buen término y prolongar lo inevitable.

La vejez supone uno de los desafíos más grandes a nivel global. Hoy en Cuideo queremos concienciar a la sociedad sobre las responsabilidades que tenemos todos ante el envejecimiento de la población y de las soluciones que necesitamos para garantizar una vejez saludable, activa y plena.

La vejez en el S.XXI

Actualmente podemos hablar de que la perspectiva de la vejez está cambiando. Varias investigaciones demuestran que las personas de edad avanzada cada vez tienen una esperanza de vida más elevada y, en muchos casos, disfrutan de mejor salud.

En pleno S.XXI ya se habla de la "cuarta edad", haciendo referencia a aquellas personas que han superado los 80 años con una buena calidad de vida. La sociedad en general está aprendiendo cómo llegar a la vejez plena y de calidad. 

Esta tendencia al envejecimiento es gracias a la evolución de varios factores de la sociedad y brinda grandes oportunidades y nuevos desafíos para el mundo entero: Desarrollo socio-económico global, mejor nutrición, mayor actividad física, mayores comodidades, disminución de infecciones, progreso en la educación, la atención médica y la tecnología biomédica.

En Cuideo contribuimos a mejorar la calidad de vida de las personas mayores en su propio hogar y explicamos al mundo las claves para un envejecimiento saludable, activa y feliz.

Desafíos para mejorar la calidad de vida en la vejez

Aquí podemos encontrar diferentes niveles de desafíos a los que se enfrenta la sociedad en general para garantizar una mayor esperanza de vida con salud y calidad.

Desafío global

Actualmente, podemos considerar que el mundo en general está asumiendo correctamente este desafío. Hace más o menos medio siglo, la mayoría de la población mundial fallecían antes de alcanzar los 50 años de edad. Hoy en día, la gran mayoría sobrevive mucho más allá de los 65 años, sobre todo en los países industrializados.

A día de hoy, en Europa, el 13% de la población es mayor de 65 años, frente al 4% a principios del S.XX. Se espera que en 2030 aumente aproximadamente al 20%.

Se calcula que para el 2025 la cifra de personas mayores de 65 años incrementará hasta 800.000.000 de personas en el mundo, la mayoría serán mujeres y en países desarrollados.

Nuevo desafío global del envejecimiento

El mundo en general debe afrontar un nuevo desafío derivado de la vejez: Seguir mejorando la calidad de vida de las personas mayores, mejorar los servicios a la dependencia y hacer sostenible sus ingresos y nivel de vida.

Esto es debido a que los cambios demográficos que siguen ocurriendo. En los próximos 25 años, la población mayor de 65 años crecerá aproximadamente un 88% comparado con el incremento del 45% en la población de edad laboral. Esto significa que un número menor de personas en edad productiva deberá sostener a un número creciente de personas en edad de jubilación con apoyo directo, impuestos, provisiones de servicios sociales, de salud y seguridad social.

Desafío Social

Sabemos que en un futuro no muy lejano, las personas de la tercera edad sobrepasarán el número de niños. Además, el número de personas que alcancen los 100 años serán miles. Esto hace que las personas se preocupen por cómo van a vivir su vejez y qué puesto ocuparán en la sociedad.

El envejecimiento suele estar asociado a un incremento de la discapacidad y mayor dependencia de otras personas. Por este motivo, el principal objetivo de la sociedad debe ser mantener la salud y la calidad de vida de la población de edad más avanzada. Tanto las personas como los gobiernos tienen obligaciones en este desafío.

Cada individuo deberá cuidarse y seguir ciertas pautas de salud para poder alcanzar una vejez plena. Los gobiernos y las comunidades deberán crear políticas relacionadas con la salud para poder garantizar una vejez con derechos, salud, dignidad, vivienda y atención. Esto es muy importante tanto para las personas que ya viven esta etapa de la vida como por las que llegarán a ella en un futuro.

Actualmente, los familiares de las personas mayores siguen siendo los principales cuidadores. Sin embargo, aunque una persona tenga hijos y/o hijas, muchas veces estos acaban viviendo lejos de sus padres y no pueden ocuparse de ellos. Por ello, es muy importante que la comunidad ofrezca servicios de cuidados al mayor para que tengan la compañía y el apoyo que necesitan. Los gobiernos deben garantizar la provisión de servicios sociales, casas de visita, hospitales, ayudas sociales y económicas, casales para ancianos, salud pública de calidad y preparación de albergues para personas dependientes.

Cuideo ha sido la primera solución creada para el cuidado de las personas mayores. Como empresa pionera en el sector, ayudamos a las familias a conciliar su vida personal con el cuidado de sus mayores. Buscamos la mejor atención para tu familiar para garantizar su seguridad, salud y bienestar. Queremos que puedas ocuparte de otras tareas sabiendo que tus seres queridos están en las mejores manos profesionales. 

Desafío individual

Para que una persona viva más tiempo y con una buena calidad de vida es muy importante que cuide de sí mismo. El autocuidado es esencial para la salud y el bienestar de cualquier persona. 

Los individuos deben preocuparse y tomar responsabilidad por su salud cuando antes mejor. Esto significa adoptar hábitos como una dieta saludable, ejercicio adecuado, mantener relaciones sociales, cortar con el tabaco y las adicciones, entre otros.

El estilo de vida individual es lo que definirá la futura vejez de cada individuo. La sociedad tiene la obligación de promocionar el envejecimiento activo para estimular hábitos y estilos de vida que garanticen una vejez saludable, activa y feliz.

Los cambios debidos a la edad

En la vida nos enfrentamos a cambios desde nuestro nacimiento: constantemente nuestro cuerpo está cambiando y hasta se dice que celularmente no somos nosotros mismos cada 21 años.

Nuestra mente también se transforma con el paso de los años, incluso, con el paso de las horas. Nuestras casas se quedan grandes y solitarias, nuestros hijos se van, nuestros seres queridos “pasan” al otro lado mientras estamos de tránsito en este mundo. De la noche a la mañana, ese trabajo que tanto te gustaba ya no lo puedes seguir haciendo y tus competencias motoras y psíquicas se ven mermadas.

Sufrimos muchos cambios por los que, en muchas ocasiones, nos planteamos contar con un cuidador a domicilio que nos asista.

Cambios corporales en la vejez

El cuerpo ya no es lo que era y nos sentimos cansados, originando enfermedades y trastornos ampliamente documentados como la demencia senil, artritis, manchas hepáticas, pérdida de visión, audición y orientación, entre otras.

Corremos el riesgo de perder el control de lo que antes se dominaba casi sin pensar como el habla, la flexibilidad, la noción del tiempo o la memoria, haciendo que, poco a poco, dejemos de ser independientes. En pocas palabras, sufrimos una serie de cambios difíciles de asimilar que nos afectan en mayor o menor medida.

Cambios sociales en la vejez

La soledad, el aislamiento, el rechazo, la incomprensión y la vergüenza, entre otras calamidades menores o mayores, afectan a la calidad de vida durante la vejez.

Existe, entre los teóricos, lo que se ha empezado a llamar “la cuarta edad” que inicia cuando la persona pasa con éxito o dificultades sus 80 años. Recordemos que antiguamente, las personas no vivían tanto por la falta de conocimientos y que la medicina no estaba tan avanzada.

Sin embargo, pese a todos los trabajos que existen hoy en día sobre las causas, efectos y soluciones sobre la vejez, pocos son los que están realmente preparados para afrontar el desafío.

Jubilación: Cambios laborales en la vejez

Uno de los retos más difíciles ocurre cuando ya no podemos ejercer nuestras funciones y tenemos que abandonar el trabajo por culpa de la edad, los avances o incluso alguna enfermedad devenida de la vejez. Sea cuál sea el motivo del retiro laboral, trae consigo la inevitable pregunta de qué hacer con tanto tiempo libre.

Si se disfruta de salud, una persona mayor puede hacer todo lo que se proponga, vivir la vejez de la mejor forma. En caso contrario, contar con ayuda de un cuidador a domicilio, siempre preferible a una residencia, es la alternativa para que la calidad de vida se mantenga. Cada caso es distinto.

Cuidados personas mayores: Cómo deben ser

Para Cuideo, el cuidado de ancianos se debe hacer de manera personalizada, profesional y eficiente. El principal objetivo es garantizar su seguridad, salud y bienestar. Unos buenos cuidados pueden prolongar la vida del adulto mayor y ayudarlo a encontrar la felicidad y la tranquilidad que tanto busca.

Los Cuidadores Cuideo son profesionales validados que se ocuparán de ayudar al mayor en todo lo que haga falta y le darán la compañía que necesita. Buscamos personas empáticas, agradables, pacientes, respetuosas, amigables y con vocación por ayudar a los demás.

Los cuidadores a domicilio son claves para promover el envejecimiento activo y mejorar la autonomía, independencia y calidad de vida de sus pacientes. Conoce las ventajas del cuidador de ancianos.

Vive el envejecimiento activo con Cuideo.

 

¿Necesitas más información sobre nuestros servicios?  Contacta con nosotros y explícanos tu caso, tenemos la solución que más se adapta a tu situación familiar.  

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

62 votos con una valoración media de 4.8.