PUBLICADO EL 30/08/2017
POR Cuideo
Categorías:

Como te comentamos en nuestro post : consejos para ayudar a tu familiar con los cambios de la tercera edad , los retos de la vejez representan una serie de ventajas y desventajas que hay que tener presentes si se quiere llegar a buen término y prologar lo inevitable. En la vida nos enfrentamos a cambios desde nuestro nacimiento: constantemente nuestro cuerpo está cambiando y hasta se dice que celularmente no somos nosotros mismos cada 21 años. Nuestra mente también deviene y se transforma con el paso de los años incluso, con el paso de las horas. Nuestras casas se quedan grandes y solitarias, nuestros hijos se van, nuestros seres queridos “pasan” al otro lado mientras estamos de tránsito en este mundo. De la noche a la mañana, ese trabajo que tanto te gustaba ya no lo puedes seguir haciendo y tus competencias motoras y psíquicas se ven mermadas. Sufrimos muchos cambios por los que, en muchas ocasiones, nos planteamos contar con un cuidador a domicilio que nos asista.

Cambios corporales en la vejez

El cuerpo ya no es lo que era y nos sentimos cansados, originando enfermedades y trastornos ampliamente documentados como la demencia senil, artritis, manchas hepáticas, pérdida de visión, audición y orientación. Corremos el riesgo de perder el control de lo que antes se dominaba como el habla, la flexibilidad, la noción del tiempo, la memoria o de los esfínteres, haciendo que poco a poco dejemos de ser independientes. En pocas palabras, sufrimos una serie de cambios difíciles de asimilar que nos afectan en mayor o menor medida.

Cambios sociales

La soledad, el aislamiento, el rechazo, la incomprensión y la vergüenza, entre otras calamidades menores o mayores afectan en gran medida durante la vejez. Existe, entre los teóricos, lo que se ha empezado a llamar “la cuarta edad” que inicia cuando la persona pasa con éxito o dificultades sus 80 años. Recordemos que antiguamente, las personas no vivían tanto por la falta de conocimientos y que la medicina no estaba tan avanzada. Sin embargo, pese a todos los trabajos que existen hoy en día sobre las causas, efectos y soluciones sobre la vejez, pocos son los que están realmente preparados para afrontar el desafío.

Cambios laborales: la jubilación

Uno de los retos más difíciles ocurre cuando ya no podemos ejercer nuestras funciones y tenemos que abandonar el trabajo por culpa de la edad, los avances o incluso alguna enfermedad devenida de la vejez. Sea cual sea el motivo del retiro laboral, trae consigo la inevitable pregunta de qué hacer con el tiempo libre. Si se tiene salud, una persona mayor puede hacer todo lo que se proponga, vivir la vejez de la mejor forma. En caso contrario, contar con ayuda de un cuidador a domicilio, siempre preferible a una residencia, es la alternativa para que la calidad de visa se mantenga. Cada caso es distinto. Para nosotros, el cuidado de ancianos se tiene que hacer de manera personalizada y eficiente, prolongando la vida, la felicidad y la tranquilidad que tanto buscas. ¿Necesitas más información? contacta con nosotros y explícanos tu caso, tenemos la mejor solución.