PUBLICADO EL 04/11/2017
POR Cuideo
El 5 de noviembre se celebra el Día del Cuidador, una figura vital para una persona dependiente. Un gran día para homenajear a personas altruistas, empáticas y que se preocupan por los demás.

Desde 2014, cada 5 de noviembre se celebra el Día del Cuidador. Un trabajo que, hasta la fecha, estaba desvalorado.

La figura del cuidador es algo vital en la vida de una persona dependiente. Son personas altruistas, empáticas y se preocupan por los demás. Viven para cuidar y ayudar a quien los necesite.

El Día del Cuidador es una fecha para homenajear a estas grandes personas y remarcar la importancia de su labor.

El cuidador en España

En España más de 8 millones de personas son mayores de 65 años, más de un millón son personas dependientes. Todas requieren de un cuidado, por eso todas tienen un cuidador que se ocupa de ayudar a cubrir sus necesidades.

Un 47% de los casos, el cuidador es un familiar, los demás pacientes dependientes se reparten entre la asistencia a domicilio y las residencias.

En España, el sector de los cuidados es uno de los trabajos con más economía sumergida. Empresas como Cuideo pretenden cambiar esta situación.

Discriminación de sexos en el sector de los cuidados

Desde los principios de la humanidad, las mujeres siempre han tenido el papel del cuidado de los niños, enfermos y mayores. Actualmente, la mayoría de trabajadores del sector de los cuidados siguen siendo mujeres de entre 31-60 años.

Prácticamente todos los cuidadores habitan en la misma vivienda de la persona que cuidan.

Cuidar de alguien es una tarea costosa y desgastante. Aún así, es una tarea que puede realizarla cualquier persona dispuesta a ayudar a los demás, sin importar el sexo. Debemos cambiar los estereotipos de la sociedad y reconocer que los hombres y las mujeres están igual de preparados para cuidar de alguien.

Tareas del cuidador

La tarea de cuidador es costosa y supone una importante carga física, psíquica y emocional. Según el estudio de CuidadorES de Lindor y la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología se afirma que:

  • Un 84% de las personas dependientes necesita ayuda para su higiene, física y del hogar. 6 de cada 10 padecen incontinencia urinaria o fecal
  • Un 63% de las personas mayores requiere de ayuda para preparar la comida y el 58% para alimentarse
  • Un 85% se olvida de tomar la medicación. El 54% requiere de alguna cura. Un 62% requiere de estimulación cognitiva diaria
  • Un 90% necesita apoyo y cariño emocional, muchos se sienten solos, a parte de abandonados e inútiles para la sociedad

 

Los cuidadores tienen el deber de ayudar al dependiente a cubrir todas estas necesidades y hacer el día a día del paciente mucho más fácil y feliz. Suelen dedicar entre 6 y 12 horas diarias a cuidar de alguien, dependiendo de los casos.

Derechos del cuidador

Días como el 5 de noviembre dan voz a estos trabajadores para defender sus derechos. También les otorga el reconocimiento que se merecen, cosa que no reciben cada día, debido a que la mayoría de pacientes (5 de cada 10) padecen una demencia elevada.

Un 80% de los cuidadores padece de cansancio, fatiga y estrés, un 76% siente dolores de espalda y un 50% sufre de insomnio. Por este motivo y la tarea costosa diaria que desempeñan estos trabajadores, deberían disponer de un tiempo libre para su autocuidado.

Las principales necesidades de un cuidador son el autocuidado, el reconocimiento social, la ayuda económica y el apoyo emocional.

Los cuidadores que dedican prácticamente las 24h del día a cuidar de alguien dependiente deben disponer de 36 horas consecutivas libres para el descanso del propio trabajador, así como un descanso de 2 horas en los días que trabaje. Además de los días festivos y de 30 días de vacaciones.

Autocuidado: esencial para el bienestar del cuidador

Muchos cuidadores afirman que su vida laboral interfiere en su vida privada, les ha hecho cambiar muchos aspectos de su día a día.

Los principales síntomas son alteraciones del carácter, del estado de ánimo e, incluso, del estado de salud, físico y mental. Su tiempo libre no da para dedicarse todo lo que les gustaría; higiene personal, hobbies, relaciones sociales…

La profesión de los cuidados tiene una enfermedad asociada: "El síndrome del cuidador quemado". Esta enfermedad la puede padecer cualquier persona que cuide de alguien dependiente.

Para cuidar bien debemos cuidar de nosotros mismos. Mantén tus hábitos diarios, tus cuidados personales y tus relaciones sociales, además de auto motivarte cada día.

 

En Cuideo nos gusta cuidar de grandes personas y reconocer las virtudes y esfuerzos de los nuestros. Sabemos que detrás de cada sonrisa, recuperación y reto hay un cuidador.

Nuestros cuidadores pueden acudir a los cuidados de tus mayores en casa, en el hospital o incluso ofrecer cuidados a domicilio en residencias para que tu mayor tenga la mejor atención en todo momento.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

5 votos con una valoración media de 5.