PUBLICADO EL 30/03/2021
Las Empleadas del Hogar son discriminadas y menospreciadas. En Cuideo trabajamos para que se valore un trabajo tan digno y necesario como el de cuidar a quien lo necesita.

Las Trabajadoras del Hogar siempre han sido discriminadas y menospreciadas, se ha infravalorado un trabajo tan digno y necesario como el de cuidar a quien lo necesita y mejorar su calidad de vida. Es un oficio que requiere de fuerza física, mental y emocional para sobreponerse a cualquier tipo de situación.

Hoy es el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar y queremos repasar cuál es su situación actual, pero el reconocimiento que se merecen no solo se les tiene que dar hoy, sino cada día.

En Cuideo luchamos por los derechos de las Empleadas del Hogar

En Cuideo consideramos que el trabajo de los cuidados a domicilio es esencial para asegurar una calidad de vida a las personas que necesitan ayuda. Creemos que es un oficio muy digno y que requiere muchas aptitudes y vocación. Uno de nuestros objetivos es terminar con la tasa de informalidad y conseguir que las Empleadas del Hogar no solo consigan dar una vida digna a quienes cuidan, sino que ellas también puedan tenerla.

Por eso, ayudamos a las familias a contratar a las personas cuidadoras de manera legal. Somos conscientes de que esto significa muchos trámites que no son fáciles de gestionar ni, a veces, de entender. Por eso nos ocupamos de todo el papeleo. Además, les comunicamos a las familias cuál es el salario mínimo que deben pagar a las personas cuidadoras, pero que si lo desean pueden pagarles más. Las familias pueden dignificar tanto a su ser querido como a las personas en quien confían que le cuide.

Está en manos de todos conseguir acabar con la discriminación que reciben las Trabajadoras del Hogar.

Funciones de las Trabajadoras del Hogar

Se tiende a pensar que una Empleada del Hogar es aquella que limpia una casa. Eso, en parte, es cierto, pero es este trabajo va mucho más allá. Esta es una categoría que engloba multitud de servicios para el hogar familiar:

  • Cuidado del hogar en su conjunto
  • Atención o cuidado a domicilio de miembros de la familia o del ámbito doméstico
  • Guardería
  • Jardinería
  • Conducción de vehículos
  • Otros trabajos que se desarrollen dentro del conjunto de tareas domésticas

Por tanto, muchas personas puedes ser contratadas bajo esta categoría laboral y cada una de las labores requiere una formación específica.

La discriminación que reciben estas personas no es solo social: sus derechos laborales son peores que las de otras categorías, lo que les puede conducir a la pobreza.

Las trabajadoras del hogar no tienen derecho a paro

Uno de los mayores hándicaps del Sistema Especial de Empleadas del Hogar es que no se tiene derecho a paro, ya que no se cotiza en la Seguridad social para este. 

En 2011, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) elaboró el Convenio C189 sobre las trabajadoras y trabajadores del hogar para asegurarles unos derechos laborales dignos, entre ellos “que disfruten de condiciones no menos favorables que las condiciones aplicables a los trabajadores en general con respecto a la protección de la seguridad social”. A día de hoy, España aún no ha firmado dicho convenio.

Actualmente, Seguridad Social está sancionando a aquellas personas que no les paguen el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a quienes hagan jornada completa, que actualmente son 950€ en 14 pagas. El problema es que muchas veces las personas Empleadas del Hogar trabajan por horas, por lo que estas personas quedan fuera de esta lucha por la regulación.

Cabe destacar que hay servicios internos y por horas. Las personas que trabajan por horas necesitan más de un empleo para llegar a fin de mes, por lo que física y mentalmente es un gran desgaste, además de que, teniendo en cuenta el tiempo invertido en ir de una casa a otra, terminan trabajando más de 8h; pero esto solo en los casos que consiguen ser pluriempleadas. Esta situación lleva a las trabajadoras, en el 80% de los casos mujeres, a estar en riesgo de pobreza o ya inmersas en ella.

Ayudas para Empleadas del Hogar sin empleo o con sueldos bajos

Aun no tener derecho a paro, desde el gobierno se pose a disposición de las Trabajadoras del Hogar (con y sin empleo) y todas las demás personas desempleadas una ayuda para garantizar una mínima calidad de vida: la Renta Activa de Inserción (RAI). Se debe tener en cuenta que este subsidio se concede únicamente durante 11 meses. ¿Quién puede acceder al RAI?

  • Aquellas personas desempleadas que estén inscritas como demandantes de empleo.
  • Las personas menores de 65 años.
  • Aquellas que no tengan ingresos mensuales propios superiores al 75 % del salario mínimo interprofesional (SMI).
  • Las personas que no hayan sido beneficiarios o beneficiarias de la RAI en los 365 días naturales anteriores a la fecha de solicitud de admisión al programa.
  • Aquellas que no hayan sido beneficiaros o beneficiarias de tres derechos al programa de renta activa de inserción anteriores.

A todo esto hay excepciones, por lo que si te encuentras con la necesidad de pedir la RAI, te recomendamos leerte los requisitos con atención.

Dignifiquemos a las Trabajadoras del Hogar

Tasa de informalidad en las personas Empleadas del Hogar

Uno de los mayores problemas que ha habido siempre en este sector es la gran cantidad de personas Empleadas del Hogar que trabajan sin contrato. Como comenta el Co-fundador y Consejero Delegado de Cuideo, Roberto Valdés, se calcula que la tasa de informalidad hace 15 años era de un 60%, pero gracias a la profesionalización del sector de los cuidados con la Ley de la Dependencia y la creación de empresas de selección de cuidadores, actualmente la tasa de informalidad ronda el 30%.

Las empresas del sector tenemos un papel fundamental en este asunto y debemos trabajar para reducir la tasa de informalidad hasta cero.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

14 votos con una valoración media de 4.1.