PUBLICADO EL 17/03/2021
La pandemia ha provocado un empeoramiento en las personas mayores, por lo que sus necesidades han cambiado. Además, para reducir riesgos, las familias tienden a contratar cuidados internos.

Ya hace más de un año que la OMS declaró el covid 19 como pandemia mundial y vistos los resultados un año después, se puede asegurar que los grandes perjudicados son las personas mayores.

Este año ha servido para que la sociedad se replantee dos temas muy importantes: el tipo de cuidado a personas mayores y el trato que reciben las personas que cuidan a personas mayores

Las empresas del sector cuidados a domicilio hemos vivido un año intenso. En Cuideo hemos aumentado considerablemente nuestra plantilla para dar cobertura a todas las familias que, durante este año, han optado por los cuidados a domicilio. Y los cambios no se han visto reflejados solo en el volumen de servicios ofrecidos, sino también en la tipología, debido a la preocupación de las familias por el COVID-19 y al efecto del confinamiento en los mayores.

Las familias prefieren cuidados internos para minimizar riesgos

En el Departamento de Atención a las Familias de Cuideo vivieron estos cambios en primera persona. Durante los primeros meses de pandemia, las llamadas de familias solicitando el servicio y con gran preocupación por el COVID-19 iban en aumento. A la vez que teníamos que dar solución a las familias, debíamos ir adaptándonos a las restricciones y protocolos para hacer el servicio lo más seguro posible.

Desde que empezó el Estado de Alarma hace un año, las familias han tomado todas las precauciones posibles para evitar exponer a las personas mayores al coronavirus. Estas medidas también han tenido un impacto en los servicios de cuidados a domicilio contratados. De hecho, muchas de ellas hasta ese entonces contaban con una ayuda por horas, pero para reducir riesgos cambiaron a un servicio de cuidados internos.

A partir de ese momento, muchas familias han solicitado directamente un servicio de cuidados para las 24 h del día, reduciendo así el número de contactos del mayor o la mayor. Otro motivo por el que se ha dado este cambio es por el empeoramiento del estado de salud debido a los efectos del confinamiento.

 

El año que hizo replantear los cuidados de personas mayores

Los problemas cognitivos y de movilidad en mayores se han agravado por la pandemia

Las necesidades de las personas dependientes han cambiado rápidamente en tan solo un año: muchas patologías cognitivas han empeorado significativamente debido al confinamiento y a la falta de contacto social, lo cual ha conllevado un cambio en sus necesidades y servicio. 

Además, el no poder salir de casa ha causado un retroceso en la movilidad de muchas personas de edad avanzada. Las personas mayores son de alto riesgo ante el coronavirus y esto, sumado a las olas de contagios continuas, han provocado un miedo generalizado a salir a la calle. Esto hace más complicado recuperar mínimamente la movilidad que tenían antes de la pandemia.

Otra consecuencia visible que hemos podido ver en Cuideo es el incremento de peso de parte de la población mayor y todos los problemas de salud que eso conlleva, tales como la diabetes, la disminución de la movilidad o problemas cardiacos.

Los cambios no solo han tenido lugar a nivel físico, sino que también se ha notado emocionalmente. La falta de estímulos y contacto social han conllevado que muchas de ellas estén desorientadas, refieran apatía y no consigan recuperar los ánimos.

Cabe destacar que muchas personas mayores tienen dificultades auditivas y leer los labios les facilita mantener conversaciones. Debido a la mascarilla, ahora les resulta más complicado relacionarse, lo cual también tiene un impacto directo negativo en el estado de ánimo.

 

En momentos tan difíciles como los que estamos viviendo, es importante tener a personas que nos ayuden y nos acompañen. Es por eso que una persona cuidadora pude facilitar la adaptación de la persona mayor a la nueva normalidad. Ellas están especializadas en necesidades específicas, por lo que rápidamente pueden mejorar la calidad de vida del o la mayor. Además, son un punto de apoyo emocional y, junto con el entorno de la persona, se puede conseguir que recupere los ánimos.

Recordad que en Cuideo ofrecemos servicios de ayuda a domicilio por horas y durante 24 horas, según las necesidades. Si estáis en esa situación, no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

2 votos con una valoración media de 4.5.