PUBLICADO EL 29/11/2017
POR Cuideo
Existen dos colectivos muy frágiles ante el frío, los niños y las personas mayores, necesitan cuidados especiales ante las bajas temperatura para conseguir combatir el frío.

El frío es un reto al que se enfrentan nuestros mayores cada invierno.

El cuerpo humano posee la capacidad de mantener una temperatura corporal constante frente a las variaciones ambientales. Aún así, existen colectivos como los ancianos que requieren de cuidados especiales en esta época del año.

Cuando llega el frío todos debemos protegernos y adquirir unas constantes en nuestros hábitos. Existen dos colectivos muy frágiles ante el frío, los niños y las personas mayores. Estos necesitan cuidados especiales ante las bajas temperaturas.

Contar con el apoyo de un cuidador de personas mayores ayudará al mayor a pasar un invierno más fácil y lleno de cariño. Cuideo es una de las mayores agencias de cuidadores a domicilio expertos en el sector de los cuidados, con experiencia demostrable y referencias válidas. Seleccionamos personas cariñosas, empáticas, profesionales y apasionadas por cuidar de los demás.

¿Por qué las personas mayores son más frágiles ante el frío?

Los expertos dicen que el frío afecta de forma considerable a las personas mayores de 65 años.

El envejecimiento supone alteraciones en el metabolismo y en el sistema de termoregulación. Esto significa que el cuerpo pierde más calor del que produce, volviendo a los mayores más vulnerables a las temperaturas extremas.

Debemos tener extremo cuidado, ya que el frío trae consigo el aumento de enfermedades virales como la gripe o el constipado, que debilitan el sistema inmunológico de cualquier persona pero, sobre todo, el de las personas mayores.

¿Con qué mayores debemos tener más cuidado con el frío?

Debemos tener especial cuidado con los mayores que sufren patologías en el sistema circulatorio y respiratorio, según la Sociedad Española de Geriatría. Recomiendan tener en cuenta que el frío favorece el proceso orgánico de separación de plaquetas que vuelve espesa la sangre. Esto empeora la circulación y agrava los síntomas típicos de artritis, a parte de otras consecuencias.

Otro grupo de mayores a tener muy en cuenta son los que padecen patologías relacionadas con los huesos, ya que el frío agrava los dolores corporales, tanto internos como externos.

En cuanto al general de los ancianos, todos son muy vulnerables a las bajadas corporales y a los resfriados o a la gripe. En esta edad elevada, un simple resfriado puede convertirse en una bronquitis, hasta acabar desarrollando una neumonía o pulmonía.

Consejos especiales para combatir el frío

Dieta

Mantener una dieta sana, equilibrada y adecuada es muy importante. Nuestra alimentación es la principal fuente de energía y calor con la que cuenta nuestro organismo.

Las pautas de una alimentación saludable para personas mayores son: frutas, verduras, pescado y compuestos con vitamina C para ayudar a prevenir los resfriados. También es muy recomendable incluir alimentos que aporten producción de energía calórica (arroz, pasta..) y alimentos ricos en proteínas (carne, pescado azul…).

En invierno la sed disminuye, pero deben beber líquidos igual para mantenerse hidratados.

Temperatura en la calle

Antes de salir a la calle es aconsejable conocer la temperatura exterior. Así nos aseguraremos de si debemos abrigar más o menos a nuestros mayores.

No queremos que nuestros mayores pasen frío, pero tampoco mucha calor. Además, debemos evitar las exposiciones prolongadas al frío.

Temperatura en el hogar

Debemos asegurarnos de que en el hogar de nuestros familiares más mayores, el sitio donde pasan más horas del día, tengan una buena temperatura ambiente.

La temperatura de la casa no debe ser inferior a 21º. Los expertos recomiendan entre 20 y 22 grados, a parte de ventilar las habitaciones 15 minutos al día.

Ropa cómoda y de invierno

Es recomendable utilizar varias capas antes de una capa gruesa porque las diferentes capas hacen de aislante entre ellas.

Es muy importante cubrir las zonas donde se pierde más calor.

La cabeza cubierta con un gorro que tape las orejas, unos guantes para cubrir las manos y unos calcetines de lana para que no se les resfríen los pies.

Actividad física

El ejercicio físico es positivo durante todo el año, pero en invierno aporta calor a nuestro cuerpo, regulando su temperatura.

Es importante mantener activo al mayor de forma diaria, pero los días de nieve o lluvia no es recomendable, debido al aumento del frío y a la posibilidad de que resbalen y sufran alguna caída.

Hidratación corporal

La humedad, el viento y la baja temperatura afectan mucho a la piel. El frío crea una mayor sequedad y hace aparecer escamas y grietas en nuestra piel.

Es muy importante usar cremas diariamente para mantener la piel de nuestros mayores bien hidratada.

Asistencia y visitas

Los ancianos, en muchas ocasiones, desarrollan algún tipo de demencia a causa de la depresión por la soledad que viven día a día. Si no viven contigo, visita a tus mayores a menudo. Se sentirán queridos y podrás comprobar que están bien cuidados.

 

La soledad, la inestabilidad ante bajas temperaturas y la falta de exposición al sol hacen de esta época del año un reto para nuestros ancianos, sobre todo, para los que viven solos y sufren algún tipo de patología.

La mejor opción es optar por contratar el apoyo de un cuidador en el domicilio las horas que el mayor pueda quedarse solo. De esta forma, nuestro mayor estará bien atendido y recibirá el cariño y los cuidados que se merece.  

 

Los expertos recomiendan mantener a nuestros ancianos bien abrigados y acompañados durante el largo invierno. Además, debemos atender a la vacunación anual para contrarrestar enfermedades como la gripe.

 

En Cuideo queremos ayudar a tus mayores a disfrutar de un invierno cálido y lleno de cariño. Nuestros cuidadores cuidarán y mimarán a los mayores de tu hogar como se merece, dónde y cuándo quieras. 

¿Necesitas expertos cuidadoras Parkinson, Alzheimer, ELA o para otra enfermedad o patología? Tenemos la solución que estabas buscando para los mayores de tu hogar. Porque nos encanta regalar sonrisas a grandes personas.

Ofrecemos nuestros servicios de apoyo a domicilio en varios puntos de España:

Atención domiciliaria en Madrid

Atención domiciliaria en Barcelona

Atención domiciliaria en Sevilla

Atención domiciliaria en Bilbao

Atención domiciliaria en Valencia

Atención domiciliaria en Zaragoza

Atención domiciliaria en San Sebastián

Atención domiciliaria en Pamplona

Atención domiciliaria en Alicante

Atención domiciliaria en Málaga

Atención domiciliaria en Vizcaya

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

5 votos con una valoración media de 4.2.