PUBLICADO EL 23/08/2021
El cuidado de la piel en verano para adultos mayores es crucial para conservar sus cualidades, cuidar de su salud y evitar al máximo el envejecimiento y las arrugas.

El cuidado de la piel en la tercera edad es crucial para conservar sus cualidades y evitar al máximo el envejecimiento y las arrugas. Además, al hacernos mayores la piel pierde grasa y se vuelve más delgada y vulnerable. Los moretones aparecen con más facilidad y las heridas o arañazos tardan más tiempo en curarse.

Con la llegada del verano solemos exponernos más horas al sol, ya que aumentamos las actividades al aire libre y salimos más a pasear por la calle. En la época veraniega es más importante que nunca seguir las recomendaciones para los cuidados de personas mayores en verano, sobre todo los cuidados de la piel.

Cuidado de la piel: Su importancia en la tercera edad

El envejecimiento de la piel será más o menos visible en función del estilo de vida que hayamos llevado; si se ha tomado mucho o no el sol, si ha bebido la suficiente agua, si se fuma o si se padece algún tipo de enfermedad como la diabetes. Todo esto puede facilitar que la piel se seque, descame y se vuelva de tacto áspero, pudiendo causar picores y facilitar que al rascarse se formen heridas susceptibles a la infección.

La piel es un órgano que muchas veces se resiente si nuestra salud no es buena, por lo que debemos cuidar tanto nuestra salud como nuestra piel. Así pues, ¿cuáles son los cuidados de una persona mayor que mejoran la piel?

Envejecimiento de la piel: Cuidado de la piel a partir de los 60 años

Como hemos visto, es muy importante cuidar nuestra piel durante toda la vida. Sin embargo, alcanzados los 60 años se debe extremar el cuidado de la piel de la persona mayor, ya que la piel de los mayores es más sensible y va perdiendo la facultad de protegerse de los agentes externos. Debemos tener en cuenta que si las personas mayores no tienen bien cuidada la piel, esto influirá directamente en su salud, bienestar y calidad de vida.

Algunos síntomas de que no hemos cuidado bien la piel es la gran aparición de manchas en la piel por vejez. Tener algunas en la tercera edad es normal, pero un exceso de manchas muestra que no se han tomado las precauciones necesarias durante años.

Cómo detener el envejecimiento de la piel

Existen 4 aspectos claves para proteger y cuidar la piel de las personas mayores. Es recomendable seguir las cuatro pautas para tener una piel sana y un cuerpo sano, ya que no solo impactan en nuestro exterior. Un exterior sano, implica una mayor salud interior.

HIDRATACIÓN

A todas las edades debemos mantenernos hidratados, pero en el caso de las personas mayores hay mayor sequedad, a lo que se suma la menor sensación de sed. Por este motivo debemos seguir diferentes medidas de cuidados para que disfruten de salud y bienestar:

  • Aplicar cremas hidratantes y aceites naturales, sobre todo al salir de la ducha o la bañera.
  • Utilizar jabones suaves para el aseo y utilizar agua templada.
  • Exfoliar la piel para eliminar las células muertas.
  • Beber mucha agua, al menos 2,5 litros al día.
  • Cuidar la alimentación, incrementando los alimentos con líquidos.

 

PROTECCIÓN ANTE LA EXPOSICIÓN SOLAR

El efecto nocivo de la radiación ultravioleta que procede del sol es acumulativo con la edad. Como más tiempo hemos estado expuestos al sol, de mayores tenemos más o menos riesgo de que se pueda formar un melanoma o cáncer de piel. Además, el sol y el calor favorecen la deshidratación, muy frecuente en personas de edad avanzada. 

Por estos motivos, se deben aplicar las siguientes precauciones:

  • Limitar la exposición al sol, es decir, el tiempo que se pasa al sol.
  • Utilizar filtros solares de alta protección.
  • Caminar por la sombra.
  • Utilizar sombrilla, pero recordando que solo reduce la exposición.
  • No salir a las hora de más calor, es decir, las horas del mediodía.
  • Vestirse con ropa amplia, de algodón, manga larga, colores muy claros y recurrir a un sombrero de ala ancha para caminar.

Pasar demasiado rato expuesto al sol, puede provocar daños visibles en la piel, como que se pele. En caso de que esto suceda, hay que actuar para ayudar al cuerpo a regenerar esa parte. ¿Qué ponerse cuando se pela la piel por el sol? Aloe vera natural directamente en la zona es una gran opción, ya que tiene propiedades regenerativas. También hay cremas aftersun o postsolares para hidratar la zona. Estas son recomendables tanto en caso de haber dañado la piel como no, ya que ayudan a calmarla.

 

CUIDAR LOS HÁBITOS

Dentro del cuidado de la piel debemos ayudar a las personas mayores a cuidar ciertos hábitos, ya que tienen un impacto directo en la salud de la piel y en su estética. Como comentábamos, la piel es un reflejo de nuestra salud. Los hábitos a cuidar son:

  • Se recomienda incrementar la ingesta de frutas y verduras.
  • Evitar los espacios con ambientes muy secos o con mucho viento.
  • No fumar, no beber alcohol ni comer comida procesada.
  • Evitar el estrés.
  • No broncearse para evitar el riesgo de contraer cáncer de piel.

Alimentos para evitar el envejecimiento de la piel

Para garantizar el cuidado de la piel, hay que tener muy en cuenta lo que comemos. La expresión ‘somos lo que comemos’ describe muy  bien la importancia de nuestros hábitos alimenticios.

Así pues, debemos asegurarnos de que nuestra alimentación nos aporta lo que necesitamos para cuidarla:

  • Vitamina E: Puedes encontrarla en aceitunas verdes, espinacas, semillas de girasol y almendras.
  • Vitamina C: Incluida en la naranja, limones, kiwis, brócoli, pimientos y espinacas.
  • Antioxidantes: Para obtenerlos debemos consumir arándanos, ciruelas, uvas, frutos secos, cebollas moradas, frutos del bosque y manzanas.
  • Grasas saludables con alto contenido de Omega 3: Se recomienda consumir salmón, nueces, coliflor, mariscos y aceite de oliva para mantener la piel joven, protegida y luminosa.

Es importante adaptar la alimentación no solo a la piel, sino a las necesidades de cada uno, ya que las personas mayores tienen unas necesidades y requerimientos concretos en la alimentación.

Cuidado de la piel en verano: Adultos mayores

Durante el verano, todos estamos ansiosos para hacer actividades al aire libre y ver a las personas que más queremos, ni que sea con distancia y mascarilla. Sin embargo, en el caso de las personas mayores no nos podemos olvidar de que debemos seguir teniendo precauciones con su piel y el sol. Además, el confinamiento ha hecho que la piel se vuelva mucho más sensible al sol.

Recomendamos aplicar protección solar a la cara, todo y llevar mascarilla, evitar los productos hidroalcohólicos cuando estemos en el sol y vigilar las zonas de la cabeza que estén en contacto con la mascarilla, ya que las gomas de sujeción pueden provocar irritaciones detrás de las orejas.

Cuidado de la piel del sol en la tercera edad

Al llegar a la vejez la piel de los mayores requiere más atención, por eso hay unos cuidados básicos para personas mayores que se deben realizar para tener una piel sana.

Con el paso de los años, la piel de las personas mayores se reseca y debemos cubrirla del sol para que no se vuelva todavía más seca. Es necesario evitar la exposición prolongada al sol, ya que es muy negativo para la salud de la piel y acumulativo con el paso de los años.

Dentro de los cuidados de la persona mayor, también entra la crema solar. Cuando nos expongamos al sol, debemos aplicar crema protectora cada dos horas o evitar el contacto directo con el sol entre las 11 y las 17 horas. Además, es muy importante tener en cuenta que los rayos ultravioletas del sol nos alcanzan igual un día nublado o lluvioso. 

También es crucial que la persona mayor vaya vestida con ropa fresca, ligera y con accesorios como gorros y/o gafas de sol para proteger los ojos y la cabeza.

Si no se realizan estas precauciones, pueden aparecer enfermedades de la piel en personas mayores. Los problemas cutáneos más frecuentes entre la población de edad avanzada debido al sol son, entre otros, el cáncer de piel, elastosis solar y la xerosis o sequedad en la piel; además, aparecen manchas en las zonas que han sido más expuestas a la luz solar.

Cómo cuidar la piel de la cara en personas mayores

Como hemos comentado anteriormente, todos nuestros hábitos se reflejan en la piel y el rostro, por este motivo las personas mayores se deben cuidar la piel buscando el descanso, el ejercicio, beber mucha agua y mantener una alimentación sana, además de protegerla de la luz solar con crema protectora y con la ropa adecuada.

Preguntas frecuentes sobre los cuidados cutáneos en la vejez

Hay algunas preguntas que nos solemos hacer cuando hablamos sobre la salud y el cuidado cutáneo durante la etapa de la vejez.

¿Qué pasa con la piel en la vejez?, ¿Por qué la piel de las personas mayores es más delicada?

Con los años, la cantidad de vasos sanguíneos se reduce y la piel se seca. Además, todos los órganos envejecen, incluida la piel (el órgano más grande del cuerpo humano). Todos estos factores hacen que la piel en la vejez sea más delicada.

¿Qué cambios se manifiestan en nuestro cuerpo cuando llegamos a la tercera edad?

El cuerpo empieza a ir más lento y sus capacidades disminuyen un poco debido a la cantidad de años que llevan funcionando. La sensación de calor y frío disminuye, igual que la sensación de hambre y de sed, lo cual puede llevar a la desnutrición y deshidratación si no se vigila.

¿Por qué es importante el cuidado de la piel en el adulto mayor?

Como comentábamos, la piel de las personas mayores es más delicada, por lo que si no se cuida se pueden contraer enfermedades cutáneas, como sequedad e incluso cáncer. Durante toda la vida debemos cuidarnos, y en la vejez no debemos descuidarnos, ya que nuestro cuerpo sigue necesitando que se le preste atención. Además, todo el cuerpo es más delicado, no solo la piel, por lo que debemos atenderle.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

15 votos con una valoración media de 4.