PUBLICADO EL 10/09/2020
POR Cuideo
Fibrosis quística en tiempos de coronavirus es un riesgo para la salud del paciente. Te contamos todo lo que necesitas saber para protegerte del Covid-19.

Cada 8 de septiembre se celebra el Día Internacional de la Fibrosis Quística, una enfermedad que afecta alrededor de 3.000 personas en España.

Desde Cuideo queremos aprovechar este día para asegurarnos de que este grupo de riesgo conoce todo lo que necesita saber para protegerse del nuevo coronavirus.

Nuevo coronavirus: Personas con Fibrosis Quística

Los pacientes con fibrosis quística tienen un mayor riesgo de padecer complicaciones graves por cualquier infección respiratoria, incluida la infección de Covid-19.

Consejos coronavirus para pacientes y familiares

Según el Ministerio de Sanidad, los pacientes de fibrosis quística deben seguir las siguientes recomendaciones durante la pandemia por Covid-19:

  • Mantener el confinamiento domiciliario estrictamente.
  • No salir a la calle, excepto si se requiere de atención médica urgente.
  • Si se desplaza a un centro sanitario, el paciente debe llevar la mascarilla.
  • Lavarse las manos con frecuencia, sobre todo después de realizar tratamientos nebulizados y/o fisioterapia respiratoria.
  • Mantener los tratamientos prescritos por sus profesionales sanitarios.
  • Asegurar el aprovisionamiento de la medicación.
  • Realizar fisioterapia respiratoria y los tratamientos nebulizados dentro del dormitorio, con la puerta cerrada y ventilando adecuadamente al acabar.
  • Realizar ejercicio físico diario o mínimo 3 veces a la semana.

 

LAVADO DE MANOS PARA FAMILIARES DE PACIENTES DE RIESGO

Los familiares que viven con un paciente de fibrosis quística u otro de riesgo ante el coronavirus, es muy importante que extremen las precauciones al volver a casa:

  • Lavado corporal.
  • Lavado de ropa.
  • Lavado de objetos.
  • Lavado frecuente de las manos.

 

Si se sospecha que el paciente con fibrosis quística o alguno de los convivientes en el hogar presenta síntomas de coronavirus, contacte con su Unidad de Fibrosis Quística habitual o con el 112.

¿Qué es la Fibrosis? 

La Fibrosis es la formación patológica de tejido fibroso en un órgano del cuerpo. Puede afectar a diferentes órganos y suponer diferentes sintomatologías. 

Los tipos de Fibrosis Quística más comunes son:

FIBROSIS PULMONAR
Se trata de una afección en la que el tejido pulmonar profundo se va cicatrizando, volviéndose grueso y duro. Esto puede provocar que cueste respirar y recuperar el aliento y que la sangre no reciba suficiente oxígeno.

La fibrosis pulmonar suele ocurrir como resultado de infecciones largas como la tuberculosis o la neumonía. También existen otros factores de riesgo que pueden causar esta afección como la exposición a contaminación ambiental o sustancias tóxicas como el polvo de carbón.

FIBROSIS QUÍSTICA

La fibrosis quística afecta directamente a las células que producen moco, sudor y jugos digestivos provocando la acumulación de moco espeso y pegajosos en el tubo digestivo, los pulmones y otros órganos. Para que sea fácil de comprender, las secreciones tapan los tubos, pasajes y conductos de varios órganos, principalmente en los pulmones y el páncreas.

Causa daños graves en el sistema respiratorio, glándulas sudoríparas, sistema digestivo, aparato reproductor masculino y en otras partes del cuerpo.

FIBROSIS DEL CORAZÓN

Hace referencia a cuando aparece una infrecuente inflamación del endocardio caracterizada por un engrosamiento fibrótico de alguna parte del corazón. Afecta sobre todo a una o ambas válvulas cardíacas y al ápice del corazón.

Después de un infarto de miocardio, el paciente puede experimentar fibrosis endomiocárdica en las partes que han quedado dañadas.

FIBROSIS EN EL PÁNCREAS

Los conductos que drenan el páncreas se obstruyen y provocan que se dificulte la liberación de enzimas y se ralentice la digestión de grasas. 

Factores de riesgo: ¿Qué provoca la Fibrosis Quística?

La Fibrosis Quística es hereditaria y potencialmente mortal. Es provocada por dos genes defectuosos que lleva al cuerpo a cambiar una proteína que regula el movimiento de la sal que entra a las células y sale de ellas. Esto conlleva a la aparición de la mucosidad espesa y pegajosa en el sistema respiratorio, digestivo y reproductor.

Es necesario heredar una copia del gen de cada padre para desarrollar fibrosis quística, si el niño solo hereda una copia, será portador para sus hijos, pero no desarrollará la enfermedad.

El tipo de mutación genética se asocia con la gravedad de la enfermedad.

Fibrosis Quística: Síntomas, signos y complicaciones

Los síntomas de la fibrosis quística varían según la gravedad de la enfermedad. 

SÍNTOMAS PRINCIPALES

  • Nivel de sal superior al normal en el sudor del paciente.
  • Dolor abdominal.
  • Congestión nasal o inflamación de las fosas nasales.
  • Sinusitis.
  • Tos o aumento de la mucosidad en la nariz y/o en los pulmones.
  • Fatiga.
  • Sibilancias.
  • Estreñimiento grave.
  • Intolerancia a la actividad física.
  • Aumento de gases o abdomen que parece hinchado.
  • Obstrucción intestinal.
  • Pérdida de peso o dificultad para aumentar el peso. 
  • Náuseas.
  • Heces pálidas, de olor fuerte y que flotan o tienen mucosidad.

 

COMPLICACIONES FIBROSIS QUÍSTICA: SIGNOS Y SÍNTOMAS

  • Osteoporosis.
  • Deshidratación.
  • Diabetes.
  • Obstrucción intestinal.
  • Síndrome de obstrucción intestinal distal.
  • Episodios de neumonía o bronquitis.
  • Neumotórax.
  • Infecciones de los senos paranasales.
  • Vías respiratorias dañadas.
  • Insuficiencia respiratoria.
  • Tos con sangre.
  • Enfermedad hepática.
  • Deficiencias nutricionales.
  • Reducción de la fertilidad en las mujeres.
  • Infertilidad en los hombres.

 

Ante cualquiera de estos signos de alarma debes buscar atención médica inmediatamente.

La afección de la fibrosis quística requiere de seguimiento constante y regular con tu médico, más o menos cada tres meses.

Fibrosis Quística en ancianos

Los pacientes con algún tipo de fibrosis quística requieren de preferencia, cuidados especiales, constancia, paciencia y delicadeza, sobre todo al alcanzar una edad avanzada.

El tipo de fibrosis quística más común entre las personas mayores es la fibrosis pulmonar idiopática.

La causa de esta dolencia está relacionada con:

  • Envejecimiento.
  • Algunos factores ambientales.
  • Inestabilidad genómica.
  • Alteración en la comunicación intercelular.

 

La evolución de la enfermedad es diferente en cada paciente, pero hay unos signos y síntomas que nos ayudan a detectarla:

  • Tos crónica.
  • Dificultades respiratorias.
  • Molestias en el pecho, que se pueden trasladar a la espalda.
  • Fatiga.
  • Coloración azul en uñas y dedos.

 

Cuidadores y cuidadoras a domicilio: El apoyo ideal en tiempos de coronavirus

Los cuidadores y cuidadoras de pacientes con algún tipo de fibrosis quística deben ayudar a generar un entorno agradable, seguro y confortable.

Los cuidadores y cuidadoras Cuideo ayudarán al adulto mayor con fibrosis quística con todo lo que necesite y se ocuparan de controlar la evolución y los síntomas del usuario a cuidar. Además, le ayudarán a mantener unos hábitos saludables para tratar de ayudarlo a mejorar su salud, bienestar y calidad de vida.

 

Tus seres queridos en las mejores manos. Tu tranquilidad en manos de Cuideo.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

3 votos con una valoración media de 2.