PUBLICADO EL 06/07/2019
POR Cuideo
Principios básico y aspectos destacados sobre la Ley de Discapacidad. Ayúdanos a garantizar los derechos, la igualdad y la dignidad de estos usuarios.

La Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social (RD Leg 1/2013) es uno de los pilares de la política social española. Se aprobó como respuesta a las constatadas restricciones que suponían determinadas condiciones de exclusión.

Pese a que la igualdad, libertad y dignidad de las personas sean principios fundamentales de nuestro ordenamiento jurídico, los poderes públicos no siempre están a la altura en su deber de eliminar barreras que impidan su plenitud.

Por eso, en este artículo, vamos a conocer la Ley de Discapacidad con profundidad para ayudar a las personas con discapacidad. Este es el primer paso para poder exigir el cumplimiento de tales derechos.

Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad

Como hemos señalado, la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad (en adelante LGDPD) se establece sobre la base de la accesibilidad. Reconoce que determinados obstáculos restringen la libertad, igualdad y dignidad de las personas. Y, en consecuencia, propone medidas para superar estos obstáculos.

La accesibilidad persigue que el diseño y aprovechamiento de espacios y servicios tenga en cuenta las necesidades específicas de todas las personas. Mediante la supresión de estas barreras se promueve la igualdad de oportunidades. Y, más importante todavía, se rompen los esquemas segregacionistas que han padecido las personas con diversidad funcional.

Tradición normativa sobre la materia

La accesibilidad y la integración social vienen siendo un objetivo del legislador desde que aprobó la Ley 13/1982. Esta desplegó una serie de ayudas técnicas y económicas, así como principios de sanidad, educación y empleo.

Tales principios fueron la inspiración de las reformas de 2003 (Ley 51/2003) y 2007 (Ley 27/2007), que trataron de fortalecer el principio de accesibilidad universal y la defensa frente a la discriminación. No es de extrañar que nuestro ordenamiento jurídico se preocupe por la materia, si tenemos en cuenta que:

 

Precisamente, la ratificación de la Convención ha impulsado las últimas reformas, que siguen trabajando en la línea de la legislación anterior.

La realidad en materia de discapacidad

Sin embargo, este plan normativo no siempre se proyecta en la realidad. Podemos encontrar desde aceras inaccesibles hasta edificios públicos sin aseos adaptados. Y todavía hay instituciones donde no cuentan con intérpretes de lengua de signos o páginas web institucionales sin adaptaciones para su visualización.

Por eso, es importante conocer la Ley de Discapacidad, a efectos de reivindicar los derechos de las personas con discapacidad. El avance normativo y la información conducirán, sin duda, a una sociedad más igualitaria y accesible.

Personas protegidas por la LGDPD

La LGDPD protege a las personas con discapacidad. Su objetivo es eliminar las barreras que les impiden desarrollar su vida cotidiana en las mismas condiciones que cualquier otra persona.

Por tanto, el colectivo protegido queda determinado en el artículo 4 de la LGPD como:

  • Personas que presenten deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales permanentes que les impidan la participación plena y efectiva en la sociedad al interactuar con diversas barreras.
  • Personas que tengan reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33 %. En este sentido, computan los pensionistas a la Seguridad Social por incapacidad permanente en grado de total, absoluta y gran invalidez. También los pensionistas por clases pasivas con una pensión de jubilación o retiro por incapacidad permanente para el servicio o inutilidad.

Principios destacados de la LGDPD

Los principios sobre los que se defienden los derechos de las personas con discapacidad son:

  • Dignidad.
  • Autonomía.
  • Independencia.
  • No discriminación.
  • Igualdad de oportunidades y de género.
  • Normalización.
  • Accesibilidad universal.
  • Diseño para todos.
  • Participación e inclusión social.
  • Diálogo civil.
  • Respeto a la vida y personalidad.

 

Para hacer valer estos principios, la ley establece dos tipos de medidas:

  • En sentido positivo, reconoce derechos exigibles por las personas con discapacidad.
  • En sentido negativo, identifica infracciones y sanciones para quien no respete los derechos de las personas con discapacidad.

 

En la actualidad, la plena igualdad de las personas con discapacidad todavía no está garantizada al completoCuideo defiende la necesidad de conocer la ley para poder garantizar la seguridad, dignidad, salud y bienestar de los usuarios con grado de discapacidad.

 

Conoce los factores claves de la LGDPD: Derechos, infracciones y sanciones marcadas por la Ley de Discapacidad.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

6 votos con una valoración media de 4.4.