PUBLICADO EL 22/12/2020
Este año es importante celebrar unas Navidades seguras para las personas mayores y toda la familia. Son fechas ilusionantes, pero también difíciles, por lo que os proponemos 5 maneras de animarlas.

Navidad siempre se ha definido como las fechas más felices e ilusionantes del año. Puede que este 2020 nos intente quitar esto también, pero podemos evitarlo y mantener a toda la familia segura. Es importante seguir las restricciones que las autoridades marquen y encontrar nuestra Navidad en ellas.

Recomendaciones para pasar las navidades con los mayores

Los gobiernos están ajustando las medidas para estas fiestas y una de ellas es que no se pueden reunir más de un cierto número de personas (cambia según la Comunidad Autónoma) de dos burbujas diferentes; esto es clave para evitar que el virus lo tenga fácil para llegar a los mayores. Como más personas seamos, más medidas tendremos que tomar para reducir los riesgos. Por eso, una de las recomendaciones más importantes es que las personas mayores de la familia pasen todas las celebraciones de estas Navidades con las mismas personas. Así se reducirá el círculo y las posibilidades de que sean contacto de un positivo de coronavirus. Es importante no perder nunca de vista que las personas mayores son unas de las de más riesgo ante este virus.

Aunque sea una situación distinta a la de cada día, las medidas básicas no deben olvidarse: lavarse las manos con agua y jabón justo al empezar la celebración y a lo largo de la jornada con frecuencia, así como usar el gel hidroalcohólico, el cual ya debería ser como el móvil hoy en día: casi una extremidad más de nuestro cuerpo. De igual manera, el uso de la mascarilla y mantener distancia física (especialmente con los mayores) durante toda la reunión son unas de las mejores precauciones que podemos tomar.

Para evitar que el virus viaje a sus anchas en la mesa, es de vital importancia que no se comparta comida. Esta medida no solo protegerá a las personas mayores, sino a toda la familia. Además, ventilar la casa con frecuencia también es una medida muy eficaz.

Como más alto se hable, las partículas de saliva viajan con más fuerza y más lejos, por lo que debemos evitar hablar fuerte a las personas mayores. En caso de que tengan pérdida de audición, mejor hablar claro, sin ruido de fondo y vocalizando.

Finalmente, las personas mayores deberían ir hasta el sitio de encuentro en transporte privado. Es recomendable que siempre sea la misma persona conductora y que en el vehículo haya el mínimo de pasajeros posible.

5 actividades navideñas con personas mayores

Y ahora toca animar un poco la fiesta. Lo más importante es que no sientan que les estamos haciendo las cosas, sino que forman parte del proceso: sentirse útil y valorado/a es la base de toda emoción positiva. Partiendo de aquí, os proponemos 5 actividades navideñas y seguras en tiempo de pandemia para hacer con las personas mayores:

  • Decorad el hogar, pero este año hacedlo diferente. Últimamente está muy de moda crear tus propias decoraciones de Navidad. Os animamos a que los hagáis con las personas mayores de vuestra familia. ¡Os sorprenderéis de lo creativas que son!

  • Películas de Navidad (o no) y manta. Hoy en día podemos acceder a casi todas las películas legalmente desde internet. Hablad con los mayores, descubrid sus películas favoritas tanto de navidad como atemporales de todos los tiempos y haced un maratón. Poned las palomitas en boles distintos, eso sí.

  • Juegos de mesa. ¿Y qué tal una partida de cartas? Hace unas décadas ese era uno de los juegos más populares. Con esta actividad, las personas mayores se divertirán y vosotros, además, aprenderéis nuevos juegos.

  • Tarjetas de Navidad en vídeo. Os proponemos preparar unas tarjetas de Navidad en formato vídeo con las personas mayores para mandarlos a la familia.

  • Concurso virtual de decoración navideña. Ya somos unos expertos en videollamadas, por lo que podemos usar esa habilidad con los mayores y hacer un concurso de decoraciones navideñas. Solo se requieren cuatro pasos: decorar vuestro hogar, hacer una videollamada con toda la familia, decidir un premio (digital mejor, así hay menos probabilidades de contagio de coronaviurs) y votar. Toda fiesta tiene un anfitrión, y os proponemos que sea la persona más mayor de la familia.

Navidades seguras y divertidas con personas mayores

Evitemos la soledad en las personas mayores

La soledad en las personas mayores no es un problema nuevo, pero la pandemia lo ha agravado. Además, en estas fechas, los recuerdos afloran, tanto los buenos como los no tanto, por lo que en Navidad el sentimiento de soledad aumenta.

Cabe destacar la diferencia entre la soledad deseada y la no deseada. La primera no tiene efectos negativos, es más, puede hasta ser positiva. Pero cuando la persona no lo quiere, es donde llega el problema. Según varios estudios, como el titulado El reto de la soledad en la vejez en el que ha participado el especialista en gerontología, Javier Yanguas, la soledad no deseada tiene efectos adversos en la salud. A nivel físico, por ejemplo, empeora el funcionamiento vascular, disminuye la capacidad antiinflamatoria del cuerpo mientras aumenta la proinflamatoria, y amplifica el declive motor. A nivel psicológico, predice síntomas depresivos, aumenta los problemas de sueño, empeora el funcionamiento cognitivo y aumenta el riesgo de padecer alzhéimer, entre otros.

Este año, las fiestas son sensibles por temas sanitarios y por el sentimiento de soledad que ha acompañado a la mayoría de las personas mayores desde marzo. Es por eso que estas fiestas también son muy importantes. Navidad es familia y compañía. Durante todo el año los mayores deberían sentirse acompañados, pero especialmente en estas fechas.

Navidades a distancia, pero sintiéndonos cerca

No todas las personas tendremos el privilegio de pasar estas fiestas con los mayores de la casa, pero eso no implica que no podamos celebrarlas con ellos. Aunque estar físicamente sea lo preferible, hay herramientas que nos acercan y nos permiten acompañarlos. Una de ellas, ya muy famosa, es hacer videollamadas. Es la mejor opción, ya que podemos vernos y oírnos al mismo tiempo, por lo que es más parecido a estar juntos; incluso podemos hacerla durante las comidas. Si no, podemos llamarnos por teléfono tanto antes como después, así tendremos la sensación de que nos integramos en la burbuja navideña de la cual forma parte la persona mayor en cuestión.

Una tradición navideña es hacer regalos. No es tanto el objeto en sí, sino el hecho de tomarte tiempo en pensar en esa persona y en qué le puede gustar. Es el detalle. Por lo que hacer un regalo a las personas mayores hará que cada vez que lo vean piensen en nosotros y nos tengan más presentes, hará que se sientan menos solos, más importantes y más queridos.

La Navidad son las pequeñas cosas, tanto presenciales como virtuales. Este 2020 es el año de hacer volar la imaginación para  aterrizar y acercarnos. Como los aviones, volamos acompañados de personas, vayamos donde vayamos. Lo importante no es el destino ni cómo es el avión, lo importante son los pasajeros. No es tanto el cómo celebramos la Navidad, sino con quién. Haz tuyas estas fiestas; seguras, pero tuyas.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

2 votos con una valoración media de 4.5.