PUBLICADO EL 25/08/2020
POR Cuideo
Pacientes con Ictus durante el Covid-19 deben extremar las medidas de prevención para evitar contagios y cuidar su salud. Algunos pacientes sufren un Ictus después de superar el coronavirus.

Las personas que han sufrido algún Ictus a lo largo de su vida son consideradas un grupo de riesgo debido a su afección cerebral. Debemos extremar las medidas de prevención del coronavirus para garantizar la salud de estos pacientes.

Además, cada vez más investigadores se dedican a estudiar cómo afecta el Covid-19 al sistema nervioso y al cerebro, ya que afecta a las personas de diferentes maneras y algunos pacientes ya han desarrollado alguna enfermedad cerebrovascular después de haber superado el coronavirus.

Ictus: El impacto del coronavirus en el cerebro

Varios médicos han detectado en diferentes pacientes que el coronavirus también afecta al cerebro, pero al afectar a las personas de distintas maneras aún nos queda mucho por estudiar y aprender.

La mayoría de los casos de Covid-19 presentan síntomas leves como dolor muscular, fiebre, dolor de cabeza, sensación de confusión y mareos. Entre los casos más graves se destaca la aparición de complicaciones neurológicas y aumenta la probabilidad de que el coronavirus sea mortal.

Secuelas Covid-19: Personas con Ictus y otras enfermedades cerebrovasculares

Se ha demostrado que el coronavirus puede causar delirios, desorientación, pérdida del olfato y/o el gusto, confusión, alucinaciones, anosmia y cefaleas. En los casos de más gravedad y poco frecuentes, se puede llegar a desarrollar Ictus isquémico, inflamación cerebral, hemorragia intracraneal o encefalopatía.

Muchos expertos de alrededor del mundo apuntan que las secuelas del Covid-19 son parecidas a las secuelas de un Ictus. También siguen investigando la hipótesis de que es posible que algunos pacientes que hayan sido dados de alta sin ningún síntoma cerebral o neurológico los desarrollen más adelante, ya que varias personas que han superado el coronavirus dicen no poder retomar su vida con normalidad debido a que se notan el cerebro aturdido y aseguran experimentar despistes, pérdidas puntuales de memoria, falta de concentración y problemas cognitivos, a pesar de que en las radiografías no se perciban lesiones cerebrales.

Aún así, no parece que el Ictus sea una de las complicaciones principales del coronavirus, pero tiene la capacidad de producirlo, ya que al coagular la sangre favorece la aparición de trombos e incrementa el riesgo de experimentar un Ictus. Por este motivo es importante que controlemos los síntomas y vigilar cualquier signo que nos pueda parecer anormal.

¿Qué es un Ictus?

Un Ictus, infarto cerebral o accidente cerebrovascular es un bloqueo repentino en la circulación cerebral a través de las arterias de una determinada zona del cerebro, es decir, es un término que se utiliza para hacer referencia a cualquier tipo de patología cerebrovascular aguda:

  • Brusca obstrucción de un vaso sanguíneo cerebral (Trombosis o Embolia).
  • Rotura de la arteria cerebral (Derrame cerebral).
  • Apoplejía (Obstrucción y rotura a la vez).

 

El Ictus es la patología que representa la segunda causa de muerte (la primera en mujeres), una de las principales causas de discapacidad permanente en adultos y la segunda causa de demencia tras la enfermedad de Alzheimer.

Tipos de Ictus

Según el origen del problema en la arteria cerebral hablaremos de un tipo u otro de Ictus:

ICTUS ISQUÉMICOS

Detención de la circulación cerebral debido a una obstrucción del vaso sanguíneo. Suele ser transitorio y dejar secuelas, pero cabe la posibilidad de sufrir más de uno con síntomas y signos diferentes. 

En este caso, hablamos de un infarto cerebral.

ICTUS HEMORRÁGICO

Las arterias de una zona determinada del cerebro se rompen y la sangre se expande. Deja lesiones permanentes y los síntomas van en función de la parte del cerebro que ha sido afectada.

En este tipo de Ictus, estamos hablando de una hemorragia cerebral.

 

En ambos tipos de Ictus, la zona que depende del vaso sanguíneo afectado acaba sufriendo un proceso de necrosis, provocando que estas zonas "muertas" dejen de realizar su función (concentración, movilidad, equilibrio, atención, memoria, lenguaje...).

Síntomas Ictus 

El Ictus Hemorrágico muestra sus síntomas en función de la parte afectada del cerebro.

PARTE DERECHA DEL CEREBRO

  • Parálisis del lado izquierdo del cuerpo.     
  • Pérdida de la percepción espacial.
  • Problemas de visión, en uno o ambos ojos.
  • Pérdida de memoria.
  • Pérdida de la creatividad e imaginación.    
  • Comportamiento acelerado, nervioso e impaciente.

 

PARTE IZQUIERDA DEL CEREBRO

  • Parálisis del lado derecho del cuerpo.
  • Problemas en el lenguaje hablado y escrito.
  • Pérdida de memoria y de capacidades cognitivas como contar.        
  • Comportamiento lento y cauto.

 

En el caso del Ictus Isquémico Transitorio los síntomas son muy parecidos, pero suelen desaparecer al cabo de 24 horas. Los más característicos son:

  • Pérdida repentina de la fuerza en la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo.
  • Pérdida súbita de la visión de uno o de ambos ojos.
  • Boca torcida.
  • Sensación de inestabilidad, vértigo intenso, caídas o desequilibrios bruscos.
  • Alteración repentina en la sensibilidad en la cara, brazo y/o pierna. Aparecen hormigueos en estas zonas.
  • Dolor de cabeza repentino e intenso, parcial o total.
  • Dificultad repentina para hablar, expresarse o comprender el lenguaje.

Ictus: Posibles secuelas

Cuando una personas sufre un Ictus puede experimentar diferentes secuelas:

COGNITIVAS

Las secuelas cognitivas que suele dejar un Ictus en los pacientes son alteraciones neurocognitivas y lingüísticas como:

  • Desorientación.
  • Falta de atención.
  • Pérdidas de memoria.
  • Pérdida de la capacidad de tomar decisiones.
  • Pérdida de la capacidad de organizar y planificar actividades.
  • Pérdida de la comprensión y expresión lingüística (Afasia).

 

FÍSICAS

Las secuelas físicas de un Ictus en los pacientes suelen ser motoras y sensitivas:

  • El paciente deja de mover o percibir una parte de su cuerpo.
  • Alteración para poder tragar con seguridad líquidos y alimentos.
  • Pérdida de parte del campo visual.
  • Alteración para poder hablar de manera inteligible. Esto es debido a la dificultad en la movilidad de la musculatura oro-facial y lingual.

 

CONDUCTUALES

El paciente que ha sufrido algún tipo de Ictus experimenta cambios en su personalidad y esto puede afectar directamente a sus relaciones sociales y afectivas.

Riesgo Coronavirus: Personas con Ictus

Varios expertos de todo el mundo han llegado a la conclusión de que los pacientes con antecedentes de Ictus tienen el triple de riesgo que el resto de personas de que el Covid-19 sea mortal.

El Ictus es una urgencia que el sistema sanitario está preparado para atender, durante la pandemia se sigue ofreciendo servicio para atender rápida y efectivamente a los pacientes que lo necesiten. El Ministerio de Sanidad advierte de la necesidad de acudir a urgencias en caso de pensar que tu o alguien de tu alrededor pueda estar sufriendo un Ictus, ya que los casos de muerte por infarto cerebral están incrementado debido al miedo de muchos pacientes a acudir al hospital e infectarse de coronavirus. Debemos mantener la calma y llamar al 112 de inmediato.

Covid-19: Recomendaciones para personas con Ictus y sus cuidadores

El Ministerio de Sanidad ha dejado una serie de recomendaciones para los pacientes con Ictus y sus cuidadores para garantizar su salud y bienestar durante la pandemia por coronavirus:

  • Continuar con la medicación habitual.
  • Mantener las indicaciones del médico habitual para el control de sus factores de riesgo vascular (ejemplos: hipertensión, diabetes...).
  • Saber reconocer los síntomas principales de un Ictus.
  • Mantener las medidas de prevención frente al Covid-19.
  • Evitar desplazamientos innecesarios al centro de salud.
  • En caso de síntomas anormales, no esperes, mantén la calma y llama al 112.
  • Cuidar la alimentación.
  • Hacer ejercicio diario.
  • No fumar ni consumir alcohol.
  • Permanece conectado a tu entorno social. No te aísles o no permitas que el paciente se aísle.

 

CUIDADORES Y CUIDADORAS A DOMICILIO:  IDEALES PARA AYUDAR A PACIENTES CON ICTUS A PREVENIR EL CORONAVIRUS

Los cuidadores a domicilio son el mejor apoyo para las personas mayores con antecedentes de Ictus, sobre todo en tiempos de pandemia. Ellos ayudarán en todo lo que el usuario necesite y velarán por su seguridad, salud y bienestar. 

Las ventajas de contar con el apoyo de los cuidadores y cuidadoras a domicilio son varias, entre ellas ayudan al mayor a controlar la toma de la medicación, van a hacer la compra, les acompañan a dar un paseo, a hacer recados y a las citas médicas o a urgencias en caso de que sea necesario. También cuidarán de su alimentación y les prepararán actividades físicas y mentales para cumplir con el ejercicio diario.

Además, los cuidadores son la mejor compañía que podemos ofrecer a los adultos mayores en esta crisis sanitaria, así evitaremos que se sientan solos y nos aseguraremos de que están muy bien atendidos por profesionales sanitarios. Tener una conversación y afecto les ayudará a mejorar su calidad de vida y extremar las medidas de prevención del Covid-19 protegerá su salud.

Los cuidadores y cuidadoras que colaboran con Cuideo han superado un estricto proceso de selección que solo superan el 19% de los candidatos. Todos cuentan con formación, experiencia laboral y referencias válidas. Además, tienen un carácter amigable, paciente, cariñoso, simpático, trabajador, organizado, empático, altruista y con vocación por ayudar a los demás.

Desde Cuideo encontraremos al cuidador ideal para tus seres queridos.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

5 votos con una valoración media de 4.