PUBLICADO EL 26/07/2020
POR Cuideo
Las piscinas y las personas mayores pueden fomentar las caídas, pero en un entorno adaptado pueden aportar numerosos beneficios.

Como cada verano, el calor aumenta y todos anhelamos ir a la piscina para refrescarnos. Cuando una persona mayor quiere acceder a una piscina es necesario que esté adaptada a sus necesidades.

En plena pandemia por coronavirus la gente se pregunta si es seguro asistir a piscinas públicas o es mejor optar por una piscina privada. En Cuideo te lo contamos todo para que toda la familia podáis disfrutar de un verano seguro.

Accesibilidad piscinas: Coronavirus

Según varios investigadores, el coronavirus se inactiva al entrar en contacto con el agua; las posibilidades de supervivencia del virus en este medio es baja. Además, en las piscinas se aplica el cloro como tratamiento desinfectante. Este está destinado a eliminar virus, bacterias y otros tipos de patógenos para evitar contagios.

El mayor problema de las piscinas públicas son las aglomeraciones. Por este motivo, es muy importante que sigamos las medidas de seguridad recomendadas para garantizar su propia salud y la de los demás.

Normativa escaleras piscinas

La normativa principal en las piscinas municipales es mantener las distancias de seguridad entre los grupos sentados en tumbonas, mesas o en el césped y usar la mascarilla en los vestuarios, lavabos o si saludas a alguien conocido. Igual pasa en las piscinas cubiertas.

Las piscinas municipales han reducido su aforo habitual para conseguir garantizar estas medidas de prevención contra el coronavirus.

Además, deben tomar la temperatura a todas las personas que accedan a la piscina y limpiar dos o tres veces al día las superficies que entran en contacto con más gente (botón de las duchas, barandillas, mesas, sillas, tumbonas...).

Higiene personal en la piscina: Coronavirus

Te dejamos algunos consejos para cuidar la higiene personal en las piscinas municipales y propias:

  • Importante ducharse antes de entrar al agua y al salir.
  • No hay que utilizar la misma toalla para secarse en el vestuario que en el recinto de la piscina.
  • Si utilizamos gafas y gorro de baño debemos limpiar y secarlos bien. 

Personas mayores: Cómo adaptar la piscina

Para las personas mayores que tienen piscina en casa es muy importante adaptar el entorno para evitar lesiones y caídas. Por ello, debemos facilitarles el acceso a la depuradora, tener una vía de fácil acceso al vaso de la piscina, barandillas y/o bordes recubiertos con pavimento antideslizante y contar con suelo antideslizante, incluso dentro de la piscina.

No obstante, para muchas personas mayores, el uso de la piscina depende de su temperatura. Si la de tu casa suele estar muy fría deberías plantearte obtener algún sistema de climatización como una bomba de calor o lonas térmicas.

Es muy recomendable que en piscinas propias de personas mayores se automatizen la mayoría de procesos. Claros ejemplos son el uso de cloros salinos y limpiafondos automático. También se recomienda que el mayor cuente con la ayuda de un servicio de mantenimiento para que solo deba preocuparse de disfrutar la piscina y las demás instalaciones.

Escaleras de piscinas para personas mayores

Las típicas escaleras de piscinas, las escaleras verticales, son un poco inestables e inseguras para los adultos mayores. Además, no suelen llegar hasta el suelo de la piscina y obliga a saltar sin haber entrado del todo.

Existen escaleras que se adaptan a la perfección a las necesidades de las personas de edad avanzada con algún problema de movilidad:

  • Escalera recta.
  • Escalera de fácil acceso Land.
  • Rampa de obra.
  • Escalera amovible Tokio.
  • Peldaño antideslizante.
  • Elevadores.
  • Escalera sin obra Helsinki.
  • Escalera Romana.
  • Gradas de transferencia.

 

Es crucial que, indiferentemente del modelo de escaleras para piscinas seleccionado, debe estar fabricada con material de acero inoxidable.

Ofrecer fácil acceso a la piscina para las personas de edad avanzada con problemas de movilidad será la mejor forma de motivarlos a hacer ejercicios o a disfrutar de baños refrescantes y relajantes.

    Ejercicios personas mayores: Beneficios

    La actividad física en la piscina es muy beneficioso para las personas mayores y presenta muchas ventajas para su rendimiento:

    • El riesgo de lesiones se reduce, sobre todo en piscinas con poca profundidad, sin riesgo de ahogarse. Además, si algún usuario se cae no es lo mismo que si pasa en una superficie firme.
    • Menos esfuerzo, ya que reduce la fuerza que la gravedad ejerce sobre nuestro cuerpo, permitiéndonos movernos con más facilidad.
    • Al estar dentro del agua se controla la temperatura corporal, porque evita que se experimenten cambios drásticos de temperatura y previene los golpes de calor.
    • Si la temperatura del agua está entre los 27-31º, los usuarios notaran una sensación relajante y placentera.
    • Dentro del agua nuestras articulaciones no soportan peso ni presión, algo que agradecen mucho las personas con algún problema reumático.
    • Es mucho más fácil realizar diferentes tipos de actividades de fuerza, resistencia, aeróbicos..., ya que ofrece una mayor facilidad para ejercitar los músculos.

     

    Es muy importante que seamos conscientes de nuestras limitaciones y no intentar hacer ejercicios que nos resulten muy difíciles o incómodos.

     

    Además, el ejercicio en las piscinas para personas mayores aporta numerosos beneficios para su salud:

    • Aumenta la agilidad y la rapidez de los movimientos.
    • Favorece la oxigenación del organismo.
    • Aumenta la capacidad de ventilación, pero las personas con problemas respiratorios graves deben asegurarse de que pueden ejercitarse en el agua.
    • Ayuda a tener mejor equilibrio y a evitar caídas.
    • Mejora de la circulación sanguínea.
    • Ayuda a controlar la tensión arterial.
    • Evita retención de líquidos.

     

    Ejercicios en piscina para adultos mayores

    Algunos ejercicios dentro de la piscina para personas mayores que pueden ser muy favorables para su salud y bienestar:

    • Natación.
    • Caminar por el agua.
    • Ejercicios con tabla.
    • Movilizaciones.
    • Patada trasera.
    • Bicicleta.
    • Elevaciones laterales y frontales de las piernas.
    • Movimientos circulares de brazos.
    • Brazadas.

     

    En Cuideo queremos compartir contigo la importancia de la actividad física en la tercera edad y recomendarte qué ejercicios fomentar en adultos mayores.

     

    ¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

    Todavia no hay votos.