PUBLICADO EL 29/04/2021
Tener contacto estrecho con gente de diferentes edades tiene muchos beneficios tanto para las personas mayores como para las jóvenes y la sociedad en general.

En general, las personas tendemos a relacionarnos con gente parecida a nosotros, con gustos y aficiones similares, pero también de la misma edad aproximadamente. Como consecuencia, no siempre se trata con personas de otras generaciones, tanto dentro como fuera de la familia. Sin embargo, tener contacto estrecho con gente de diferentes edades tiene muchos beneficios tanto para las personas mayores como  para las jóvenes. En motivo del Día Europeo de la Solidaridad y Cooperación entre Generaciones, que se celebra cada 29 de abril, queremos centrarnos en los beneficios tanto para los mayores como los jóvenes e ideas de actividades intergeneracionales.

¿Qué es la solidaridad intergeneracional?

La solidaridad intergeneracional es la ayuda entre personas o grupos de personas de diferentes generaciones, poniendo el foco en una de ellas. Esto permite aprender de las experiencias de los demás y conocer realidades que de otra manera no sería tan fácil.

Beneficios de las relaciones intergeneracionales para las personas mayores

Para las personas mayores, vivir experiencias con gente más joven tiene numerosos beneficios. Queremos nombrar algunos de ellos.

  • Gracias al trato con personas de otras generaciones, se rompen barreras y se ve al otro como un igual, por lo que aumenta el respeto entre generaciones.
  • Las personas mayores, al cuidar de la menor y transmitirle cultura y conocimiento, se sienten útiles.
  • Al tratar con otras generaciones, la persona mayor adquiere nuevos conocimientos, por lo que mantiene el cerebro activo y el estado cognitivo en buen estado.
  • Aumenta la autoestima y la autoconfianza de las personas mayores al mismo tiempo que disminuye los pensamientos negativos. Así mismo, aumenta su vitalidad.
  • La persona mayor crea una red de apoyo que le hace sentir acompañada, tanto cuando todo va bien como en tiempos difíciles. Por tanto, esto y los momentos que pasan las diferentes generaciones juntas hacen que disminuya el sentimiento de soledad.
  • Se sienten valoradas y que forman parte de un grupo y de la sociedad. Es una gran manera de trabajar la integración de las personas mayores.
  • Con todo esto, se potencia el envejecimiento activo.

Beneficios de las relaciones intergeneracionales para las personas jóvenes

Así mismo, la juventud que se relaciona con mayores crece mucho a nivel personas gracias a los beneficios de estas amistades, como:

  • Rompe mitos y prejuicios hacia la vejez entre las personas jóvenes.
  • Gracias al contacto con personas mayores, se rompen barreras y las ven como un igual, por lo que aumenta el respeto hacia ellas y todas las personas.
  • Visibiliza los problemas con los que se encuentran y conviven las personas mayores, por lo que aumenta la empatía hacia esas situaciones y el querer cambiarlas.
  • Aumenta la responsabilidad social entre los jóvenes.
  • Aprenden de las experiencias de las personas mayores y pueden conocer vivencias desde el punto de vista de alguien que lo ha vivido.

 

Chica adolescente mostrándole algo en un móvil a una mujer mayor

Ideas de actividades intergeneracionales

Llevar a cabo una actividad intergeneracional es más fácil de lo que parece. Muchos momentos de nuestra vida diaria se pueden adaptar para hacerlas con personas de diversas edades. Os ponemos tres ejemplos sencillos, pero muy útiles.

  • Jardinería. Trabajar con plantas tiene muchos beneficios, como la relajación y  la concentración. Cuidar de un ser vivo aporta mucha responsabilidad. Esta es una oportunidad para intercambiar reflexiones en calma, derribar barreras entre generaciones y desarrollar aún más empatía.
  • Ver documentales. No solo es el hecho de verlo juntos, sino de hablar sobre el tema que trata. Permite que todas las personas partan de una misma base, pero que aporten cosas distintas según lo que han vivido y sus conocimientos. Es una actividad muy enriquecedora.
  • Ir a tomar un café. A veces es algo tan simple como esto. El objetivo es pasar un buen rato con personas de diferentes generaciones, y una actividad como esta es una gran oportunidad para hablar, reflexionar y aprender.
  • Jugar a juegos de mesa. La diversión crea grandes conexiones. Hay personas que tienden a pensar que las personas mayores no se divierten tanto. Esto es totalmente erróneo. También juegan, ríen y se lo pasan bien.
  • Cocinar. En caso de que todas las partes disfruten en la cocina, una actividad muy beneficiosa es la de compartir recetas y cocinar juntos.  De esta manera se comparte conocimiento y se experimenta en compañía.

Además, hay proyectos a gran escala que están obteniendo muy buenos resultados. Un caso es el de la convivencia entre personas mayores y estudiantes universitarios. Hay programas que ponen en contacto a gente de la tercera edad que tiene sitio en casa y a jóvenes que buscan un hogar para poder estudiar en la universidad. Esta combinación tiene muchos beneficios, como:

  • Combate la soledad tanto en la persona mayor como en la joven.
  • Rompe barreras generacionales y da lugar a la empatía y a la comprensión mutua.
  • Constituye una red de apoyo para ambos: el joven se siente apoyado en sus momentos de estrés y el mayor cuenta con una persona que le escucha, ayuda y puede socorrerlo si fuese necesario.

 

Así pues, una relación profunda con personas de otras edades puede mejorar la calidad de vida de todas las partes. Incluso tienen un efecto muy positivo a nivel social, al incrementar la empatía, la responsabilidad social y la integración de todas las personas.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

3 votos con una valoración media de 3.