PUBLICADO EL 11/07/2019
POR Cuideo
Los cuidados durante el verano son mucho más necesarios debido a los cambios de temperatura y otros factores que perjudican la salud del mayor.

Los cuidados durante el verano son mucho más necesarios debido a los cambios de temperatura y otros factores que pueden perjudicar a la salud del mayor.

Cuidar a personas mayores es una tarea que necesita dedicación todos los días del año. Sin embargo, hay meses en los que las temperaturas suben tanto que debemos redoblar nuestros esfuerzos para ofrecer un mejor cuidado a los adultos mayores.

Verano en la tercera edad

El verano es la época más calurosa del año. Debido a ciertos factores, el calor, afecta un poco más a las personas de tercera edad. Para evitar trastornos como el golpe de calor, la deshidratación o la fatiga, es importante tomar medidas adicionales.

Aunque todos deberíamos protegernos del calor, las personas mayores son especialmente sensibles en verano. Además, dado el hecho de que muchas veces necesitan de la ayuda de su cuidador o cuidadora para moverse o caminar y poder prevenir caídas, es esencial saber qué acciones se deben tomar.

Cuidados especiales para ancianos en verano

En verano, el sol es el enemigo número uno de las personas mayores. Debemos evitar ciertos efectos negativos que pueden producir la calor y el sol en nuestros seres queridos. Para asegurar su salud, bienestar y calidad de vida debemos asegurarnos de proteger su físico. 

Sigue las siguientes recomendaciones para el cuidado de la piel, los ojos y los pies de nuestros mayores, así les garantizarás un verano lleno de diversión, tranquilidad, comodidad, actividad y salud física.

Ancianos: Cuidados para la piel y el sol en verano

Todos debemos protegernos de los rayos UV. No debemos olvidar que los rayos solares pueden dañar nuestra piel y que son el principal factor riesgo de desarrollo del cáncer de piel u otras enfermedades como la dermatitis crónica..

Sin embargo, en el caso de los ancianos esto es vital, ya que el sol incide de manera directa en la dermatoporosis, una condición que se caracteriza por la delgadez y la fragilidad cutánea que provoca el envejecimiento de la piel, así como en la progresión de la osteoporosis.

Lo más recomendable es evitar la exposición al sol entre las 11 y las 17 horas, y durante el tiempo que la persona mayor esté al aire libre debe utilizar un bloqueador solar con un factor de protección alta. Debemos ser conscientes de que los rayos UV nos alcanzan igual un día nublado o lluvioso.

Es muy importante vestir al mayor con ropa fresca y ligera. Utiliza telas de algodón, holgadas y de colores claros para facilitar la transpiración en caso de sudoración. Los accesorios como gorros o gafas de sol son ideales para proteger los ojos y la cabeza.

Cuidado de los ojos para ancianos en verano

Es necesario saber que en verano, exponemos a los ojos a ciertas condiciones que pueden ser perjudiciales y debemos tomar precauciones, sobre todo en ancianos, ya que suelen sufrir problemas o enfermedades oculares.

El sol, el aires acondicionado y el calor seco son perjudiciales para nuestros ojos. Estos producen sequedad ocular. Para evitar esto debemos utilizar unas buenas gafas de sol, no mirar directamente al sol, usar gorro o sombrero y lava tus manos y ojos a menudo para evitar irritaciones.

Cuidados para los pies para mayores en verano

En verano debemos extremar el cuidado de los pies para evitar problemas a causa del calor, calzado inadecuado, sudoración excesiva en los pies y, especialmente, una higiene deficiente.

Las siguientes recomendaciones para mantener los pies del mayor sanos durante la época estival:

  • Después de lavar los pies, secarlos perfectamente con la toalla e hidratar la planta con crema indicada para ello. Especialmente por la noche.
  • También podemos usar un antitranspirante o productos secantes como el talco o los antifúngicos.
  • Evitar que el mayor comparta toallas o calzado para evitar infecciones fúngicas.
  • No caminar descalzo en superficies calientes, fomenta la aparición de durezas y aumenta el riesgo de infecciones fúngicas.

 

Personas mayores: Recomendaciones de cuidados en verano

A continuación te ofrecemos algunas recomendaciones para aumentar los cuidados de las personas dependientes en verano.

Hidratación del mayor en verano

El mayor problema que enfrentan las personas mayores en el verano es la deshidratación.

A medida que envejecemos, las personas pierden la sensación de sed, por ello es común que no pidan agua o que no les guste tomarla. Sin embargo, es un aspecto que no debemos descuidar nunca, especialmente en verano.

En la época estival, nuestro cuerpo transpira más, esto con el objetivo de mantener la temperatura adecuada. Por ello, es importante reponer el líquido perdido. Si la persona de tercera edad no sufre de problemas renales, el cuidador o cuidadora debe ofrecerle de dos a tres litros de agua diaria.

A algunas personas mayores no les gusta tomar agua, pero aun así debemos asegurarnos de que la consuman. Para ello podemos ofrecerles como substitutos de la agua: gelatinas con fruta, aguas aromatizadas, helados, leche, caldos, etc. Lo importante es que se mantenga hidratado.

Cuida la alimentación de tu mayor durante el verano

Las comidas deben variar en esta estación. Durante el verano no suelen apetecer los platos calientes, ya que dan sensación de más calor. Los platos fríos y ligeros como el gazpacho, las verduras frescas, las ensaladas o la fruta de temporada son fundamentales.

Con el calor, el apetito disminuye.Es muy importante asegurarnos de que nuestros mayores ingestan las proteínas y los nutrientes necesarios para afrontar la época estival con energía y salud. Los ingredientes ideales para añadir a los platos fríos son: huevo duro picado, queso, embutidos, etc.

La fruta es rica en agua y azúcares, ideales para el postre y a cualquier hora del día.

Evita cambios bruscos de temperatura

También es importante evitar los cambios bruscos de temperatura.

Si el adulto mayor se encuentra al aire libre, es vital que esté bajo la sombra. Además es importante mantener la casa fresca, no excesivamente fría. Es recomendable que las habitaciones cuenten con aire acondicionado tengan una temperatura que oscile entre los 22 y los 24 grados. 

Muchas personas mayores no les gustan los aires acondicionados. Esto pasa porque con la edad perdemos tejido graso y nos pueden afectar enfermedades como la osteoporosis. En estos casos, lo ideal es cubrirlos con ropa abrigadora para que el frío no les moleste.

Cuida el sueño de tus mayores en verano

El calor y el aumento de las horas de luz nos hacen dormir menos e inciden de forma directa en los trastornos del sueño en la tercera edad. La falta de sueño o insomnio afecta a la calidad de vida del mayor. Provoca agotamiento, irritabilidad y mareos.

La calidad del sueño es muy importante para un correcto estado de salud en las personas de edades avanzadas. Lo más recomendable para evitar que nuestro mayor padezca un trastorno del sueño es cenar de forma ligera, seguir una rutina de horarios y hacer ejercicio a diario.

Ayuda a domicilio, la opción ideal para el cuidado de mayores

Si tienes a tu cuidado una persona mayor, debes saber que una de las mejores opciones es contratar ayuda a domicilio. De esta manera podrás encargarte con tranquilidad de tus demás responsabilidades con la seguridad de que tu ser querido estará en manos de profesionales.

En Cuideo ofrecemos el mejor servicio de asistencia a domicilio para el cuidado de personas de tercera edad. Nuestro equipo de profesionales está 100% capacitados para afrontar cualquier situación por difícil que sea. La paciencia y la dedicación son nuestras principales herramientas.

Viajes con personas mayores: Cuidados de verano

Disfrutar en familia es lo más bonito del verano.

Las personas mayores desean que llegue la época estival para poder disfrutar del tiempo libre de sus nietos. Varios estudios demuestran que los abuelos que pasan tiempo con sus nietos viven más, ya que beneficia su autoestima, salud y calidad de vida. 

Cuando viajamos con personas mayores debemos asegurarnos de llevar todo lo necesario para poder actuar ante cualquier incidencia:

  • Tarjetas sanitarias.
  • Conocer la documentación y los procedimientos necesarios para ser atendidos en el extranjero en caso de problemas de salud: asistencia en el extranjero, tarjeta sanitaria europea...
  • Botiquín con la medicación habitual del mayor y con lo básico para atender una caída.
  • Llevar las recetas médicas de los medicamentos del mayor.

Cómo afrontar una ola de calor en la tercera edad

En pleno S.XXI, cada verano es más caluroso, debido al cambio climático. Debemos ser conscientes de que esto afecta con gran intensidad a la salud de nuestros mayores.

Conoce cómo afecta el calor a los más mayores, cómo prevenir un golpe de calor según el lugar y cómo actuar en nuestro post "Verano: Cuidados especiales al mayor ante una ola de calor".

También es muy importante controlar la tensión arterial de nuestros mayores durante el verano. El calor afecta a la tensión, y muchos tratamientos para personas de la tercera edad tienen cierta relación con esta, provocando que sea indispensable su control. 

 

Disfrutar el verano con nuestros mayores es posible, divertido y tienen muchas sabiduría que aportarnos. Seguir estas recomendaciones para reforzar sus cuidados garantizará su salud, bienestar y calidad de vida.

En Cuideo animamos a las familias a pasar tiempo y a viajar junto sus mayores. 

Tus padres en manos de los mejores profesionales. Tu tranquilidad en manos de Cuideo.

 

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

40 votos con una valoración media de 4.8.