PUBLICADO EL 28/02/2018
POR Cuideo
Cuidar de un familiar puede ser muy satisfactorio, pero también muy complicado y frustrante. Te explicamos cuáles son los Signos de estrés en los cuidadores?

Los signos de estrés elevado son muy comunes entre las personas que cuidan de un tercero.

Un cuidador es una persona que cuida de otra que no puede atender sus necesidades personales más básicas ni realizar las tareas diarias sin ayuda. Esto puede ser debido a la edad o porque el paciente se encuentra afectado por una patología o demencia crónica.

Muchos cuidadores suelen ser miembros de la familia del paciente o amigos, otros son profesionales de pago. Cuidar de un familiar puede ser muy satisfactorio, pero también muy complicado. La mayoría de cuidadores familiares dicen asumir altos niveles de estrés y acaban desarrollando el Síndrome del Cuidador Quemado.

¿Cómo afecta a la salud el estrés?

Debemos aprender a diferenciar entre los sentimientos y los signos de estrés. Es muy importante detectar los signos de alerta, ya que el estrés a largo plazo puede provocar serios problemas de salud. En el caso de los cuidadores, el estrés suele afectar de las siguientes formas:

  • Obesidad
  • Depresión y ansiedad
  • Problemas de memoria a corto plazo y/o de atención
  • Sistema inmunitario débil
  • Mayor riesgo de enfermedades crónicas

 

15 Signos de estrés para alertarnos

Existen varios signos que alertan del estrés, pero los 15 más comunes entre los cuidadores son:

  • Cambios en las relaciones familiares

  • Anteponer las necesidades del paciente a las tuyas
  • Ansiedad sobre el futuro y sentimientos de culpabilidad
  • Dejar de relacionarse con los amigos
  • Sentirse imprescindible
  • Aumento o disminución del apetito
  • Consumo de bebidas alcohólicas u otras drogas
  • Trato despectivo a terceros
  • Depresión y cambios emocionales
  • Dificultades económicas y consecuencias laborales
  • Insomnio o dormir mucho
  • Irritabilidad y falta de concentración
  • Sentirse solo o abandonado por los demás
  • Dolores de cabeza o de cuerpo con frecuencia
  • Perder el interés en tus hobbies.

 

¿Cómo consigo volver a estar bien?

Si te sientes abrumado y estresado, te damos la claves para volver a sentirte bien:

  • No tengas miedo de expresar tus sentimientos, por muy raro que parezca, tu situación es completamente normal. Espresalo con profesionales y con sus familiares.
  • Habla con tu médico de cabecera para que te recomiende métodos para afrontar la situación; grupos de apoyo, asesoramiento o medicamentos para hacerte sentir mejor.
  • Cuida a tu salud. No consumas alcohol ni drogas, mantén una dieta sana y equilibrada, haz ejercicio de forma regular y descansa lo suficiente.
  • Infórmate sobre el problema médico de tu ser querido o paciente, así conseguirás una sensación de control.
  • Reparte las horas de cuidado con algún familiar, amigo o cuidador profesional a domicilio.
  • Realiza otras actividades aparte de cuidar al paciente; reúnete con tus amigos, trabaja, cuida de tus hijos, entra en un grupo de apoyo…

 

Las cuidadoras a domicilio que colaboran con Cuideo son expertos en todo tipo de patologías y demencias como en cuidar personas con Alzheimer, Parkinson o cuidados tras un Ictus.

Queremos que ganes en tranquilidad y asegurarte la mejor calidad del servicio. Nos encanta regalar sonrisas a grandes personas.

 

Ofrecemos nuestros servicios de atención domiciliaria en varios puntos de España:

Cuidar ancianos en Madrid

Cuidar ancianos en Barcelona

Cuidar ancianos en Sevilla

Cuidar ancianos en Bilbao

Cuidar ancianos en Valencia

Cuidar ancianos en Zaragoza

Cuidar ancianos en San Sebastián

Cuidar ancianos en Pamplona

Cuidar ancianos en Alicante

Cuidar ancianos en Málaga

Cuidar ancianos en Vizcaya

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

3 votos con una valoración media de 5.