PUBLICADO EL 03/12/2020
Debido al sistema inmunitario debilitado, se recomienda a las personas mayores vacunarse contra ciertas enfermedades para reducir el riesgo de contagio y complicaciones.

Uno de los descubrimientos científicos que más vidas ha salvado ha sido la vacuna, ya que permite terminar con pandemias, como ha hecho en el pasado con la viruela, y controlar otras, como la gripe o la neumonía. Por eso, es muy importante seguir las recomendaciones sanitarias y vacunarse.

Aunque es prácticamente imposible no contagiarse con un virus o bacteria, no todo el mundo lo pasa igual. El riesgo de complicación de una enfermedad depende de varios factores, como la edad. A medida que nos hacemos mayores, nuestro sistema inmunitario se debilita y a nuestro cuerpo le cuesta más luchar. Por eso es recomendable que las personas mayores se vacunen.

Qué son las vacunas y beneficios

Pero, exactamente ¿qué es una vacuna? Es una preparación hecha a partir del virus o bacteria muerto o atenuado del que nos queremos defender. Al introducirlo en nuestro cuerpo en estas condiciones, podemos luchar contra él y crear anticuerpos para poder ganar la batalla si en un futuro nos exponemos de nuevo.

Los beneficios de las vacunas no son solo a nivel individual. Al hacernos inmunes a una enfermedad, también protegemos a nuestra comunidad, ya que cortamos la cadena de contagio. Esto se conoce como inmunidad de grupo. Por lo que una manera de reducir el riesgo de enfermedades en personas mayores es que toda la sociedad tenga sus vacunas al día. Además, se reduce la presión en el personal sanitario y los hospitales al no saturar el servicio.
 

Vacunas recomendadas para personas mayores

Desde el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades y el Ministerio de Sanidad de España se recomienda que las personas mayores de 65 años se vacunen de gripe, neumonía, difteria, tétanos y tosferina. Hay algunas que son anuales, como la vacuna de la gripe y otras que se ponen cada ciertos años, como la vacuna contra la neumonía.

La difteria y la tosferina son enfermedades respiratorias víricas. En el caso de la difteria, algunos de los síntomas se parecen a los del coronavirus, como el dolor de garganta, la fiebre y la asfixia, pero además se puede tener insuficiencia cardíaca, parálisis y quedar en coma. Esta enfermedad está controlada gracias a la vacuna, que ha conseguido que entre 2014 y 2018 solo se detectaran 6 casos. La tosferina, por su parte, en 2018 hubo 4.000 casos.

El tétanos lo produce una bacteria que vive en el suelo y el polvo y que se introduce en nuestro cuerpo a través de heridas. Es una enfermedad muy grave que empieza con contracciones musculares dolorosas, dificulta respirar y tragar y termina expandiendo la rigidez muscular por todo el cuerpo. Gracias a la alta tasa de vacunación, desde 2010 solo se han detectado 10 casos en España.

Neumonía

La vacuna contra la neumonía realmente ataca la enfermedad neumocócica, producida por una bacteria que provoca meningitis (afecta principalmente a menores de 5 años), neumonía y sepsis principalmente. De estas tres patologías, la que más mortalidad hay entre las personas mayores es la neumonía. Se transmite a través de las gotas que desprendemos al toser y estornudar. Gracias a la vacuna se han reducido los casos de neumocócica, pero los datos oficiales muestran que en 2018 hubo más de 3.500 casos, siendo las personas mayores unas de las más afectadas.

La gripe y el coronavirus

A lo largo de esta pandemia se ha confundido mucho entre la gripe y el coronavirus, ya que al ser ambas enfermedades contagiosas respiratorias provocadas por un virus hay algunos síntomas parecidos, como la fiebre y el dolor muscular, pero se diferencian por otros como la pérdida del gusto y el olfato y las dificultades respiratorias.

En el caso de las personas mayores, el primer síntoma de gripe puede ser el empeoramiento de enfermedades previas. Además, son uno de los grupos de más riesgo. En caso de complicación a cualquier edad, se puede contraer neumonía.

El debate entre ambas patologías epidémicas ha ido más allá con la vacuna, poniendo en duda si la vacuna de la gripe es un factor de riesgo en caso de contraer el coronavirus. El Ministerio de Sanidad de España lo niega y apunta que hay varios estudios que muestran que vacunarse podría estar relacionado con una menor gravedad y mortalidad de COVID-19.

Actualmente estamos en plena campaña de vacunación de la gripe, que se está llevando a cabo con todas las medidas de seguridad. Este año, aparte de inmunizar a personas de riesgo, se quiere evitar sobrecargar el sistema sanitario en plena pandemia del coronavirus. La vacuna de la gripe va dirigida a las personas mayores de 65 años, profesionales sanitarios y sociosanitarios, embrazadas y personas con enfermedades crónicas. En cuanto a las primeras, se espera llegar a un 75% de mayores vacunados.

Campaña de la vacunación de la gripe 2020 (Ministerio de Sanidad)
Campaña de la vacunación de la gripe 2020 del Ministerio de Sanidad

 

El año que viene está previsto que se empiece a suministrar la vacuna del coronavirus y las personas mayores de 64 años son uno de los grupos prioritarios al ser de elevado riesgo. Desde las instituciones se les recomienda vacunarse. Desde las instituciones se está preparando todo lo necesario para llevarla a cabo.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

1 votos con una valoración media de 5.