PUBLICADO EL 12/01/2021
¿Crees que la cantidad de años que vivimos y su calidad es arbitrario? ¿Y si te dijésemos que estás equivocado/a? Los hábitos que tenemos a lo largo de nuestra vida tienen más impacto de lo esperado.

A veces pensamos que la cantidad de años que vivimos y la calidad de estos es bastante arbitrario. ¿Y si te dijésemos que estás equivocado/a? Así lo aseguran los investigadores de las Zonas Azules. Ya te estamos oyendo... ¿Qué eso es de Zonas Azules? No, no son las zonas en las que se paga por aparcar (aunque también). En este contexto hace referencia a los municipios en los que hay más concentración de personas centenarias (mayores de 100 años). Resulta que, investigando, han visto que esto no es coincidencia: hay unos hábitos que estas personas tienen en común.

En Cuideo no hemos investigado tan a fondo, pero lo que sí está claro es que la mayoría de hábitos que proponen son saludables e importantes para las personas mayores, y no tan mayores.

Cuáles son las zonas azules del mundo

Pero primero de todo, ubiquemos en un mapa los sitios de los que estamos hablando. ¿Dónde están las zonas azules? En concreto se han encontrado cinco lugares que cumplen los requisitos: Okinawa (Japón), Cerdeña (Italia), Nicoya (Costa Rica), Ikaria (Grecia) y Loma Linda (California).

Hábitos para vivir más y mejor

¿Qué tenemos que hacer para conseguir más años y de calidad? Partimos de la base de que solo el 10% de los años que viviremos lo dictan los genes, el resto son los hábitos, según Dan Buettner, el fundador de las Zonas Azules. Es por eso que es de suma importancia nuestro estilo de vida.

Los investigadores han llamado a estos hábitos “los poderosos 9”. Son cosas sencillas que se pueden hacer en el día a día que se pueden agrupar en cuatro: moverse, tener una correcta visión de la vida, comer sabiamente y conectar. Vamos a desglosarlo un poco:

  1. Moverse naturalmente. Las personas que han llegado a edades tan avanzadas no han ido al gimnasio ni han corrido maratones, han hecho algo más sencillo y poderoso; añadir actividades físicas en sus rutinas. Ir a pasear o trabajar en el campo serían unos ejemplos. La cuestión es mover el cuerpo, evitar tener una vida sedentaria, pero no forzarlo para llegar al límite de sus capacidades.

  2. Tener un propósito. Levantarse cada día con un objetivo, vivir con un objetivo. Eso es clave. Eso da sentido a nuestros días y evita que vivamos esperando algo. Con un propósito vital, somos proactivos y más positivos.

  3. Saber parar y relajarse. Todas las personas nos estresamos. Da igual si tienes 10 o 100 años. Pero la clave está en saber parar, respirar y relajarse. El estrés conlleva enfermedades inflamatorias crónicas. Crea tu rutina diaria para relajarte; media, reza, agradece, pasea en silencio por la montaña o el prado y céntrate en el canto de los pájaros. Estos momentos ayudan a desestresarte, a desinflamarte y a vivir más y mejor. No hace falta que dediques horas a tu ritual, con 10 minutos al día de verdadera relajación basta.

  4. La regla del 80%. Esta es muy sencilla: come hasta que te llenes un 80%. Comer hasta no poder más es contraproducente. De esta manera, comerás lo que tu cuerpo necesita, ni más ni menos. Además, las personas en las Zonas Azules cenan poco y no pican nada antes de irse a dormir.

  5. Tener una dieta vegetal. Estas personas tienen dietas principalmente basadas principalmente en legumbres. Estas, los vegetales y las frutas son los imprescindibles en cualquier dieta. De hecho, la carne solo está presente unas cinco veces al mes y la porción que toman es tan pequeña como una baraja de cartas.

  6. Toma vino rico en Cannonau. Y que sea con Cannonau es muy importante. Pero también lo son las cantidades y las maneras: la mayoría de las personas centenarias toman entre una y dos copas de vino rico en Cannonau al día (no más), que es el elemento que tiene el beneficio.

  7. Tener la tribu correcta. Con tribu se quiere decir amigos, familia, rodearse de personas buenas con las que conectes y con las que seas verdaderamente feliz. Como dice el fundador de las Zonas Azules, Dan Buettner, la soledad mata. Pero también lo hace estar con la gente equivocada. Según los estudios de Framingham, que aún sigue en marcha tres generaciones después, la adicción al tabaco, la obesidad, la felicidad y la soledad son contagiosas. He aquí la importancia de la gente con la que nos rodeamos.

  8. Los seres queridos primero. Es decir, la familia va primero. Tener las personas mayores cerca o incluso convivir con ellas tiene beneficios hasta para los más pequeños, reduciendo sus tasas de enfermedades y mortalidad. Otro hecho que han descubierto los investigadores es que este punto añade hasta tres años de vida a los miembros de la familia.

  9. Sentimiento de pertenencia. A una asociación, grupo religioso, equipo de voluntariado… Da igual en qué grupo, pero sentirse parte de uno es muy importante. De hecho, los investigadores de las Zonas Azules han visto que reunirte cuatro veces al mes con el grupo al cual perteneces añade entre 4 y 14 años de esperanza de vida.

Beneficios del estilo de vida de las Zonas Azules

Ahora que hemos visto qué es una buena vida y cómo la viven las personas estudiadas, veamos qué más nos puede aportar seguir sus pasos.

La mayoría de beneficios son a largo plazo, ya que es un estilo de vida para no solo vivir más años, sino vivir los años. Pero a corto plazo también se notan ciertos cambios que nos ayudan a encontrarnos mucho mejor.

Beneficios a corto plazo

Empecemos por moverse. Hacer ejercicio hasta cambia la forma del cerebro. Creamos serotonina, dopamina y endorfina, tres de las hormonas responsables de la felicidad, la calma y el placer. Mover el cuerpo instantáneamente nos hace más felices.

En cuanto a correcta visión de la vida… ¿Qué mejor manera de empezar el día que con positivismo y un objetivo? Trabajar poco a poco para conseguir algo, levantarnos con una razón. Todo esto hace que le encontremos más sentido a nuestra vida.

Además, la dieta es casi nuestra identidad: somos lo que comemos. Si comemos bien, tenemos más energía, lo que conlleva más ganas de hacer cosas y mejor estado de ánimo. Este beneficio se nota a los pocos días de empezar la dieta correcta.

Por último, conectar con las personas es muy importante para nuestra felicidad diaria: al estar rodeado/a de personas que te hacen feliz, automáticamente el estado de ánimo mejora.

Zonas azules y cómo vivir una buena y larga vejez (y vida)

Beneficios a largo plazo

Hay beneficios que se tardan más en notar, pero son igual o más importantes que los de a corto plazo. Son los que acaban haciendo que vivamos, y que vivamos más. Justamente este es el primer beneficio. Pero hay más.

Vivir con más energía, con más fuerza y con más salud es otro punto a favor de seguir estos hábitos y de los que más impacto tienen en el día a día. Incluso las tasas de enfermedades crónicas, como el Alzheimer, el cáncer, la depresión y la demencia disminuyen.

Además, la calidad del sueño mejora y, consecuentemente, la calidad del día. Y si esas horas en las que estamos despiertos las pasamos con personas  que nos aportan, no solo mejoran tu calidad de vida y felicidad tanto a corto como a largo plazo, sino que contagias tu felicidad a otras personas.

Hemos dicho que tener un propósito de vida es un beneficio a corto plazo, pero al tenerlo siempre, hace que cada día a lo largo de tu vida te levantes con una sonrisa y una energía extra.

Y finalmente, formar parte de un grupo y ayudar a los demás puede dar satisfacción a corto plazo, pero a la larga también se da a la persona que recibe la ayuda. Y esto es un ciclo vicioso, ya que los humanos sentimos placer al ver que hemos ayudado a alguien. Por lo que nos retroalimentamos con placer y felicidad ayudando a los demás.

Os animamos a ver la TED Talk del fundador de las Zonas Azules. Es en inglés, pero tiene subtítulos en español.

 

Una pequeña curiosidad…

¿Sabes por qué se llaman Zonas Azules? El fundador empezó a marcar las zonas que encontraban con mayor tasa de personas centenarias con un rotulador azul, que era el que tenía a mano. Cuando escribieron el informe del estudio, decidieron llamarlo ‘Las Zonas azules’, ya que así era como estaban marcadas. ¡Un simple color de un rotulador ha marcado el nombre de todo un estilo de vida positivo!

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

6 votos con una valoración media de 3.5.