cuidados tercera edad

Consejos para ayudar a tu familiar con los cambios de la tercera edad

Consejos para ayudar a tu familiar con los cambios de la tercera edad
Valora Cuideo

Con la tercera edad suceden una serie de cambios en la vida que hay que aprender a manejar. Los hábitos y el comportamiento de las personas mayores van cambiando y es importante que las personas a su alrededor sepan afrontar estos desafíos. Lo esencial es no juzgarlos en vano y recordar siempre que ellos no tienen la culpa. Se trata de una serie de cambios normales del proceso de envejecimiento.

 

Recuerda que la entrada a cualquier etapa de la vida conlleva cambios de comportamiento. Y en el caso de los ancianos se trata de la adaptación a la vejez. Ten en cuenta que su comportamiento está influenciado por varios factores y que puede ser voluntario o involuntario, consciente o inconsciente, público u oculto.

 

Ellos necesitan poder adaptarse a esta nueva forma de vida. Afrontar cambios nunca es tarea fácil y cuando se trata de personas mayores puede ser aún más complicado. Por ello es importante que tanto familiares como cuidadores cuenten con el conocimiento necesario para ayudarlos a acostumbrarse a esta nueva etapa.

 

 

Principales cambios de la tercera edad: cómo actuar ante ellos

Uno de los temas más importantes que debe manejar la familia de la persona mayor es el cuidado que se le dará. Es normal que cuando se trata de familias numerosas sea difícil ponerse de acuerdo en este sentido. No obstante, lo fundamental es tener una buena comunicación familiar para lograr entenderse y llegar a un acuerdo por el bienestar del familiar.

 

También es esencial que llegado el momento de la toma de decisiones respecto a su cuidado y su futuro, los familiares permitan que la persona mayor dé su opinión. Escuchar sus preferencias es fundamental. Hay que recordar siempre que se trata de su vida.

 

-          Pérdida de memoria

 

Aunque uno de los problemas más comunes en esta etapa es la pérdida de memoria, no des por hecho que se trata de algo normal. Es importante que si notas este problema, se acuda a un especialista para que haga el diagnóstico adecuado.

 

Pero más allá de que se trate de un problema poco grave o de un tipo de demencia senil como el Alzheimer lo importante es saber cómo manejar la situación. La paciencia es fundamental y los cuidadores deben tratar de ayudarlos de forma amable con aquello que han olvidado, repitiendo la información las veces que sea necesario.

 

-          Dificultad para desempeñar tareas cotidianas

 

Con el paso de los años y la aparición de ciertas enfermedades es normal que las personas mayores pierdan algunas de sus capacidades y les sea difícil realizar tareas cotidianas. Puede que haya olvidado cómo prender ciertos aparatos, cómo utilizar algún electrodoméstico u hacer alguna actividad que le era habitual. La clave sigue estando en la paciencia y en ayudarle explicándole cómo hacerlo. Ten en cuenta que es probable que vuelva a olvidarlo.

 

-          Problemas de visión

 

La vista es uno de los primeros sentidos que se ve afectado en la vejez. Por ello puede darse el caso de que tenga problemas para leer, para calcular distancias y hasta para identificar colores. Estos problemas pueden traer como consecuencia el no poder conducir más o la imposibilidad de salir solos. Es importante ayudarlos a aceptar que ya no podrá hacerlo, en especial por su seguridad. Será una transición difícil pero con esfuerzo y paciencia podrás hacer que lo entienda.

 

-          Pérdida de iniciativa para realizar actividades sociales

 

En esta etapa de la vida las personas mayores suelen perder las ganas de participar en actividades sociales o en sus pasatiempos habituales. Los cambios que experimentan en su vida pueden conducirlos a un aislamiento. En este caso el rol del cuidador es esencial para ayudar a mantenerlos animados y motivados.

-          Asimilar la dependencia

 

Derivado de todos los cambios que el mismo proceso de envejecimiento genera, el cual varia en mayor o menor medida de acuerdo a cada persona, algo por lo que tienen que pasar las personas de la tercera edad en algún momento es, asimilar que dependen de alguien en alguna medida. Hay que entender que depender de un familiar o de un auxiliar de ayuda a domicilio, no es algo fácil de aceptar.

El rol del cuidador

Es importante que el cuidador tenga en cuenta que su labor va más mucho más allá del cuidado físico. El entendimiento de estos cambios internos es vital para ofrecerles un cuidado integral. De esta forma podrán sentirse acompañados pero también comprendidos.

 

Para una persona mayor, saber que ya no puede hacer lo que hacía de forma habitual es un shock fuerte para cualquiera. Por lo que contar con apoyo tanto de familiares, amigos, así como del cuidador encargado de estar junto a él, para ayudarlo en lo que necesite es fundamental para afrontar de forma positiva estos cambios.

Comparte esta entrada:
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.