Depresión en la tercera edad

Depresión, una condición frecuente durante la tercera edad

Depresión, una condición frecuente durante la tercera edad
Valora Cuideo

En teoría, la tercera edad es una época para el descanso y la reflexión, una etapa en la que las personas pueden hacer cosas que no hicieron en el pasado por no tener tiempo. Sin embargo, la mayoría de las veces no ocurre así. A medida que pasan los años no solo perdemos energía sino que incluso nos afectan mucho más las enfermedades. Y no solo hablamos de enfermedades asociadas al proceso de envejecimiento, sino también de otras tan comunes como la depresión.

La depresión es una enfermedad mental que aqueja cada vez más a las personas de tercera edad. En esta etapa es común sentir una pérdida de control sobre la vida, debido a los problemas que llegan con la vejez. Fallas en la visión, pérdida de la audición, valores alterados, pérdida de independencia y problemas de movilidad pueden dar cabida a emociones negativas como la tristeza, la ansiedad y sobre todo la soledad.

A diferencia de lo que muchos piensan, este estado de abatimiento e infelicidad no es un estado pasajero de tristeza. Se trata de una condición de la que no se puede salir sin tratamiento y que puede durar semanas, meses y hasta años. Con frecuencia se cree, de manera errónea, que la vejez es responsable de los síntomas de la depresión, que por lo general son pesimismo, tristeza, apatía, desesperanza, falta de apetito o de sueño, o no querer estar junto a la familia o amigos. Pero no es así. La depresión no es natural en el proceso de envejecimiento.

Sin embargo, la buena noticia es que una vez que se diagnostica, las personas pueden mejorar si cumplen con un tratamiento adecuado. Afortunadamente la depresión es una de las enfermedades que tiene mejor respuesta al tratamiento farmacológico. Lo importante es poder detectarla. Y para ello tanto los cuidadores como los familiares cumplen un rol fundamental.

Consejos para manejar la depresión en personas mayores

Si hay algo que no podemos detener es el paso del tiempo. Envejecer es inevitable, no obstante, lo que sí podemos hacer es asegurarnos de que las personas mayores a nuestro alrededor estén lo más saludables posibles y estar al pendiente de cualquier cambio en su conducta.

Según los expertos, el poder reconocer, diagnosticar y aplicar tratamiento temprano a la depresión puede ayudar a prevenir y a contrarrestar sus consecuencias tanto emocionales como físicas. Pero para lograr esto es necesario que los cuidadores y los familiares de las personas de tercera edad tomen en cuenta ciertos aspectos. Manejar la depresión en un ser querido no es una tarea sencilla, por ello es vital aplicar ciertas recomendaciones.

Conoce sus limitaciones y respeta sus preferencias

En primer lugar, es importante estar siempre consciente de las limitaciones físicas de la persona mayor y alentarlos a visitar al médico regularmente. También es vital respetar sus preferencias individuales. Las personas de tercera edad tienden a ser menos flexibles en lo que respecta a cambios en su estilo de vida, por ello pueden ser reacios a adoptar nuevos hábitos.

Maneja las situaciones con tacto y paciencia

También hay que tener mucho tacto al momento de hacerles sugerencias. Muchas personas mayores, sobre todos las que tienen una autoestima frágil, pueden interpretar ciertos actos y expresiones como una prueba del deterioro de su estado y pueden incluso molestarse con las personas que intentan ayudarlos.

Bríndale cariño, comprensión y entusiasmo

Además de tomar en consideración estos aspectos, las personas a su alrededor pueden ayudarlos en su día a día para manejar sus estados depresivos. El ejercicio es una excelente actividad, así como realizar otro tipo de actividades agradables y sociales. Para ellos es importante rodearse de personas cariñosas y positivas.

Apóyate en un profesional para su cuidado

Contar con un cuidador puede ser de gran ayuda en estos casos, ya que más allá de estar al pendiente de su salud y su comportamiento, puede resultar una gran compañía para ellos. El poder hablar de sus sentimientos con alguien que los entienda y les genere confianza es muy positivo para las personas mayores. Tenlo en cuenta, en especial si no cuentas con el tiempo suficiente para atender a esa persona como realmente quisieras.

Comparte esta entrada:
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.