depresión en la tercera edad

Depresión durante la tercera edad ¿Cómo reconocerla?

Depresión durante la tercera edad ¿Cómo reconocerla?
Valora Cuideo

La tercera edad se considera una época de descanso y reflexión luego de haber vivido una vida plena y llena de experiencias. Sin embargo, no todas las personas mayores disfrutan de este período debido a la depresión, un estado de tristeza constante muy difícil de controlar y que puede ocasionar diversos problemas de salud.

En Cuideo conocemos bien este padecimiento, nuestro equipo de cuidadores a domicilio sabe cómo lidiar con él y está preparado para ofrecer soluciones. Pero, para que puedas reconocer los síntomas de la depresión, qué puede causarla y cómo combatirla queremos compartir contigo esta información.

Arrancar el problema de raíz: ¿Cuáles son las causas de la depresión?

Podemos pensar que las causas de tan temible enfermedad en las personas mayores simplemente radican en su edad, pero van más allá de eso. Las causas de la depresión son tantas que algunas veces pueden pasar desapercibidas. Entre ellas podemos encontrar:

  • Trastornos médicos y dolencias crónicas de todo tipo.
  • Pérdida o disminución de las capacidades motores o de sentidos como la vista o la audición.
  • Cambios físicos por envejecimiento.
  • Debilidad constante.
  • Pérdida de la independencia y de la capacidad de poder llevar una vida activa.
  • Recursos económicos y financieros limitados.
  • No poder participar en las actividades que siempre le gustaron.
  • La lamentable pérdida de amigos, familiares o seres queridos.
  • Sensación de soledad en las residencias para ancianos o dentro de sus mismos hogares.

Estas y muchas otras situaciones pueden convertirse en una carga muy pesada para las personas de tercera edad, generándoles malestar emocional y la pérdida del control sobre sus vidas.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión y sus consecuencias?

Síntomas:

Ya sabes que la depresión puede tener muchas causas, pero los síntomas son siempre los mismos. Una persona que sufre de depresión, se encuentra mucho más que triste.

Sentimentalmente, emociones negativas como la ansiedad, la impotencia, la rabia, la fatiga, la inconformidad, la apatía y la desesperanza invaden sus pensamientos. Esto le genera baja autoestima y la obliga a aislarse socialmente. Una persona en este estado, es incapaz de ver las cosas buenas y positivas de su vida, y sólo piensa en acabar con el problema de la forma más “fácil” posible, y es ahí cuando las ideas suicidas comienzan a aparecer.

En cuanto a los síntomas físicos, una persona depresiva suele presentar inapetencia y cambios alimenticios, hasta el punto de padecer anorexia y ver reducidos sus niveles de energía. Esto, como consecuencia, genera insomnio y cansancio constante, lo que le impide llevar un ritmo de vida normal y le exige tener asistencia domiciliaria.

Si has sentido alguna de estas cosas o conoces a alguien que tenga este tipo de pensamientos recurrentes, es muy probable que sea depresión.

Consecuencias:

La depresión se manifiesta de forma física y mental, y puede complicarse hasta convertirse en un problema grave de salud.

Varios estudios afirman que aquellas personas de edad avanzada que padecen depresión, muestran cambios corporales y envejecen aún más rápido que el resto de sus coetáneos.

Es un hecho que la depresión en la tercera edad contribuye al deterioro mental y a la aparición de la demencia, la pérdida de memoria y otras enfermedades como Alzheimer, ya que afecta el sistema nervioso central y reduce las concentraciones de folato, vitamina B y ácido fólico en la sangre. Esto también afecta su circulación, ocasionándole problemas de tensión y enfermedades cardiovasculares como ACVs y otras enfermedades como cáncer, trastornos tiroideos y mal de Parkinson.

Se ha determinado, incluso, que el índice de mortalidad de las personas de tercera edad que sufren depresión es mucho mayor a la de aquellos que están satisfechos y contentos con sus vidas.

¿Cómo tratar la depresión?

Envejecer es inevitable, pero la depresión sí puede controlarse. Y eso lo sabemos muy bien en Cuideo. Nuestros cuidadores a domicilio están capacitados para identificar los signos de la depresión y ayudar a las personas mayores a lidiar en contra de tan temible enfermedad.

Los ayudaremos a hacer ejercicio y actividades agradables regularmente, a aprender buenos hábitos alimenticios y de sueño, a tomar sus medicamentos de forma correcta y a evitar sustancias nocivas como el alcohol o las drogas, pero, sobre todo, siempre estaremos ahí para ellos cuando quieran conversar sobre sus sentimientos, los haremos sentir en confianza y lograremos que se rodeen de personas positivas y que tengan mucho cariño que dar.

Comparte esta entrada:
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.