dieta adecuada en la tercera edad

Dieta adecuada para personas mayores durante el otoño

Dieta adecuada para personas mayores durante el otoño
Valora Cuideo

Debemos preocuparnos de que nuestros mayores lleven la dieta adecuada. La alimentación de las personas mayores es algo que debe cuidarse durante todo el año. Con el proceso de envejecimiento se reduce la capacidad de obtener los nutrientes necesarios. No obstante, es importante saber que en otoño este cuidado debe ser mayor. Y es que durante esta época, es fundamental subir las defensas para ayudar al cuerpo en la transición del calor al frío.

Ten en cuenta que las personas mayores son más propensas a tener las defensas bajas, lo que propicia la aparición de nuevas enfermedades y complicaciones. Además, con el cambio de estación, que da paso a la llegada del frío, es mucho más habitual que las defensas se debiliten. Es por ello que la alimentación juega un papel fundamental.

 

Una buena alimentación es clave para reforzar la salud de las personas mayores. Así es menos probable que los ataquen ciertas enfermedades que se inician en otoño como la gripe o el resfriado. Para ello es importante optar por alimentos que proporcionen los nutrientes que el cuerpo necesita. Y en Cuideo queremos darte toda la información que necesitas.

Antioxidantes y aceite de oliva

Los alimentos que no pueden faltar en ninguna dieta para personas de tercera edad son aquellos que contienen antioxidantes. Este tipo de alimentos son básicos en la lucha contra el envejecimiento. Entre ellos están las frutas y las verduras frescas como bayas, uvas negras, remolacha y los tomates.

También es importante consumir alimentos que contengan vitamina A (o betacaroteno) porque también tienen un efecto antioxidante. Entre estos podemos mencionar el maíz, el boniato, la calabaza y la granada.

 

Por otro lado, también se recomienda la inclusión de aceite de oliva en la dieta. Este alimento contiene grasas saludables que resultan especialmente beneficiosas para controlar enfermedades cardiovasculares. Además, algunos expertos afirman que tiene efectos positivos en la memoria.

Dieta adecuada para la tercera edad

Vitamina C. Fundamental durante la época

Frutas como el limón, la naranja, el kiwi y las frambuesas son ricas en vitamina C y por ende son ideales para combatir la apatía física y la fatiga. Es una de las vitaminas esenciales que deben consumir las personas mayores para mantener la salud y tener a raya algunas enfermedades. Además, también destaca por su poder antioxidante y por su capacidad de favorecer la absorción del hierro.

Vitaminas del complejo B

Los alimentos que contienen vitamina B tienen su principal efecto en el sistema nervioso central. Las podemos encontrar en alimentos integrales y legumbres, así como en proteínas como los garbanzos, las judías o las lentejas.

 

Por otro lado, las verduras de hoja verde son también una buena fuente de ácido fólico (vitamina B9) que, junto con el hierro, es vital para evitar las anemias que aparecen por la carencia de nutrientes. También es importante consumir pescados como el atún o el salmón, ya que gracias a la acción de sus ácidos grasos se fortalece el desarrollo del sistema cerebral y nervioso.

Hierro, esencial para la energía

Los ancianos deben incluir en su dieta alimentos con alto contenido de hierro. Este mineral ofrece múltiples ventajas, pero la principal es que favorece la prevención de infecciones, además que otorga resistencia física.

 

Si no se consume suficiente hierro el resultado será cansancio y debilidad. Y con ello aparecerán enfermedades como anemia, fatiga, insomnio, dolor de cabeza y dermatitis, así como disminución en la concentración intelectual o menor resistencia a las infecciones. Este último es uno de los problemas que más se acentúa en el caso de las personas de tercera edad.

Recomendaciones generales para llevar una alimentación adecuada

En cualquier época del año el consumo de agua es fundamental y en otoño no es diferente. El cuerpo necesita estar hidratado, además de que necesita eliminar toxinas, un proceso que se lleva a cabo gracias al agua.

Con el paso de los años, las personas pierden la sensación de sed, por ello es importante que familiares y cuidadores estén al pendiente del consumo de líquidos.

 

El desayuno en otoño debe caracterizarse por ser energético. Esto para poder afrontar la jornada del día mucho mejor. Para ello es recomendable consumir un vaso de zumo de naranja recién exprimido para cubrir las necesidades diarias de vitamina C. Esta comida también debería contener una ración de cereales y algún lácteo. Recuerda que una alimentación balanceada es siempre la clave para mantener una buena salud.

 

Adicionalmente, es importante que las preparaciones primero cumplan con los requerimientos individuales de la persona mayor, y segundo, que sean preparados de una forma saludable para que se puedan aprovechar todos sus beneficios. Recuerda que nuestros cuidadores pueden cubrir esta tarea si tú, como familiar, no cuentas con la disposición de preparar una comida adecuada para tu ser querido.

Comparte esta entrada:
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.