ejercicio personas mayores

Ejercicio: pieza fundamental para envejecer saludablemente

Ejercicio: pieza fundamental para envejecer saludablemente
Valora Cuideo

Todos sabemos la importancia que tiene el ejercicio físico para llevar una vida saludable. Esta es la mejor manera de poner en movimiento el cuerpo y gastar adecuadamente las energías para estar activos. Se trata de una actividad vital en cualquier edad. Sin embargo, se hace mucho más importante a medida que pasan los años.

La actividad física es una pieza clave para envejecer saludablemente. Los ejercicios ayudan a ejercitar los músculos y las articulaciones para mejorar la aptitud física, así como a reducir el tiempo que se necesita para la recuperación y la regeneración de tejidos. Realizar actividades físicas también ayuda a poder realizar esfuerzos sin percibir dolores y a tener una mayor resistencia al cansancio.

Nunca es demasiado tarde para comenzar a ejercitarse. En el caso de las personas mayores solo es importante determinar qué tipo de ejercicios son los más adecuados, así como establecer el tiempo y la intensidad.

Ejercicios recomendados para personas de tercera edad

Cuando se trata de ejercicios para personas mayores, los expertos recomiendan cuatro tipos: los aeróbicos, los de balance, los de fuerza o potencia muscular y los de flexibilidad.

·      Ejercicios aeróbicos

Los ejercicios aeróbicos incluyen caminatas o bicicleta y deben realizarse durante 30 minutos al día. Este tiempo puede ser fraccionado, pero cada periodo no puede ser menor de 10 minutos. En cuanto a la intensidad, esta puede ser de moderada y vigorosa, pero siempre cuidando que la frecuencia cardiaca no aumente demasiado.

·      Ejercicios de balance

Los ejercicios de balance son ideales para tonificar los músculos y para mejorar el equilibrio. En ellos se practican posturas con dificultad progresiva y con movimientos que alteren el centro de gravedad, como balance de una pierna o sentadillas con una sola pierna. Este tipo de ejercicios debe realizarse por lo menos tres veces a la semana.

·      Ejercicios de fuerza o potencia muscular

El tercer tipo de ejercicio son los de fuerza o potencia muscular. En estos casos se puede utilizar el peso del cuerpo, así como implementos elásticos o pesas. Este tipo de ejercicio se utiliza para mejorar la cantidad y calidad del músculo y para ello es necesario mover grupos musculares grandes, como los cuádriceps, y hacer varias series con repeticiones.

·      Ejercicios de flexibilidad

Y finalmente, el cuarto tipo de ejercicio recomendado para personas mayores son los de flexibilidad. Este tipo de ejercicios mejoran las articulaciones y la elongación muscular, y pueden incluir estiramiento y elevación de brazos, así como rotaciones del tronco o del cuello. Deben realizarse de 2 a 3 veces por semana durante al menos 15 minutos.

Supervisión ejercicio, la clave para mantener todo bajo control

Para las personas mayores es fundamental practicar ejercicios físicos con regularidad. Estos movimientos corporales deben ser planeados, estructurados y repetitivos, pero diseñados y monitoreados por un profesional para no causar daño. Es importante tener en cuenta que cuando se trata de personas de tercera edad, la supervisión del ejercicio físico es vital para tener todo bajo control.

Dependiendo de su condición, la persona mayor podrá realizar uno u otro ejercicio. Por ello es vital que esta actividad física sea adecuadamente prescrita para evitar efectos adversos. De no ser así la persona podría ponerse en peligro.

Los ejercicios anteriormente descritos son los recomendados para personas mayores. Sin embargo, nunca deben realizar sin supervisión. En esto el cuidador cumple un papel fundamental. Ellos, al ser los encargados de prestar servicio asistencial al anciano, podrán encargarse de monitorear estas actividades diarias.

El auxiliar de ayuda a domicilio es una persona capacitada para manejar este tipo de situaciones, monitorear la presión arterial, las pulsaciones, la debida preparación, la hidratación, entre otros aspectos de importancia. Por lo que debe saber que para comenzar cualquier tipo de ejercicio siempre será necesario realizar un calentamiento previo, así como reservar un espacio de tiempo al enfriamiento del cuerpo al terminar.

Tomando en cuenta todas estas consideraciones, será posible que la persona mayor lleve a cabo actividades físicas que le aporten beneficios y los hagan sentir mucho más activos y saludables.

Comparte esta entrada:
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.