No podemos engañar a nadie: detestamos el Parkinson. Y lo hacemos porque odiamos ver a nuestros seres más queridos perder el control sobre sus cuerpos, su motricidad y su vida, volviéndose cada vez más lentos, con sus músculos rígidos y sus extremidades temblando; pero la...