Las preguntas frecuentes, resueltas

Cuidados internos de personas mayores y ancianos 24h

Por supuesto. Por eso te enviaremos diferentes candidaturas para que las puedas ver presencialmente y decidas cuál va a ser la cuidador@ que estará y velará por tus mayores.

Las cuidadoras internas trabajan desde el domingo a las 21h hasta el sábado 9:00h. Por lo que disponen por ley de 36h continuadas de descanso en fin de semana. Si se requiere cubrir toda la semana en modalidad de interna, tendrían que ser 2 trabajadores. El segundo cuidador de fin de semana cubriría a la interna de entre semana realizando el horario de Sábado 9h a Domingo 21h.

Se puede modificar ligeramente el horario teniendo en cuenta que el descanso de la trabajadora interna siempre ha de ser de 36h continuadas.

Viene incluido en el salario de un trabajador interno sus 2 principales derechos que son:

Derecho a realizar las 3 comidas diarias en el domicilio.

Derecho a disponer de una habitación individual con cama y un pequeño espacio para sus enseres.

La cuidadora interna, legalmente, tiene derecho a dos horas de descanso diarias para dedicarlas a las comidas principales. En el caso de que nuestr@s cuidador@s coman junto a las personas que cuidan-que es lo más habitual- la distribución horaria del disfrute lo negociará con el cuidador@ (podrían reunirse en un mismo día, por ejemplo)

El contrato es entre la familia y el cuidador. Y Cuideo se encarga de todos los trámites laborales para que estéis tranquilos y sin preocupaciones. Por ejemplo, mensualmente te enviamos la nómina cuyo importe deberás abonar a tu cuidador@.

En el presupuesto inicial que te enviamos están incluidos y detallados todos los costes derivados de salario, la cuota de seguridad social -domiciliada en la cuenta- y la cuota de seguimiento de Cuideo. ¡Te lo ponemos fácil!

Desde hace bastantes años la familia es responsable de tener contratadas a sus empleadas del hogar. Existen sanciones económicas que alcanzan desde los 10.000€ hasta los 30.000€, incluso hay sanciones penales.

Además, desde Cuideo luchamos por la profesionalización de la profesión.

No debería afectarte. De hecho, dependiendo de la comunidad autónoma donde residas, puedes hasta tener deducciones

El contrato acostumbra a tener 60 días de periodo de prueba. En el caso de que pasado este periodo quieras prescindir de la cuidador@, la indemnización será de 12 días por año trabajado (pasado el primer año será de 20 días).

No hay servicio de permanencia.

¡Pues la sustituimos! Te animamos a que puedas leer las cláusulas y condiciones especiales del servicio contratado pero en Cuideo cubrimos las sustituciones de tu cuidador/a para que no tengáis que preocuparos de nada!

El cuidador tendrá derecho a disfrutar 30 días naturales al año. El disfrute de éstos será una negociación entre tú y él. En Cuideo pedimos a las familias que nos puedan avisar con 5 días de antelación mínimo, ¡y la sustituimos!

Sobre los festivos: las cuidadoras tienen derecho a disfrutarlos. De todos modos, siempre podrás negociar con ella y llegar a un acuerdo.

Al obtener una cuenta de cot¡zación asignamos en ese momento una MUTUA que cubre tanto las contingencias comunes (enfermedad común) como accidentes laborales del cuidador/a.

Así mismo, recibirás una carta de la mutua dándote la bienvenida y pidiéndote que la devuelvas firmada.

Cuando la empleada esté de baja:

Lo más importante es que nos avises y envíes los partes de baja.

Una vez de baja saber que los tres primeros días no se cobran y del 4º al 8º inclusive van a cargo del empleador. El importe de estos días es el 60% de la base de cotización. A partir del 9º día si la empleada sigue de baja debe gestionar su prestación por incapacidad temporal.

No obstante, estando de baja, puedes despedir a la cuidadora, por lo que no tiene por qué asumir el coste de seguridad social de las dos. El Régimen Especial de Empleadas del Hogar permite despedir a una persona que está de baja.

Cuidados de ancianos y personas mayores de larga duración

Por supuesto. Por eso te enviaremos diferentes candidaturas para que las puedas ver presencialmente y decidas cuál va a ser la cuidador@ que estará y velará por tus mayores.

El contrato es entre la familia y el cuidador. Y Cuideo se encarga de todos los trámites laborales para que estéis tranquilos y sin preocupaciones. Por ejemplo, mensualmente te enviamos la nómina cuyo importe deberás abonar a tu cuidador@.

En el presupuesto inicial que te enviamos están incluidos y detallados todos los costes derivados de salario, la cuota de seguridad social –domiciliada en la cuenta- y la cuota de seguimiento de Cuideo. ¡Te lo ponemos muy fácil!

Desde hace bastantes años la familia es responsable de tener contratadas a sus empleadas del hogar. Existen sanciones económicas que alcanzan desde los 10.000€ hasta los 30.000€, incluso hay sanciones penales.

Además, desde Cuideo luchamos por la profesionalización de la profesión.

No debería afectarte. De hecho, dependiendo de la comunidad autónoma donde residas, puedes hasta tener deducciones

El contrato acostumbra a tener 60 días de periodo de prueba. En el caso de que pasado este periodo quieras prescindir de la cuidador@, la indemnización será de 12 días por año trabajado (pasado el primer año será de 20 días).

No hay obligación de permanencia.

¡Pues la sustituimos! Te animamos a que puedas leer las cláusulas y condiciones especiales del servicio contratado pero en Cuideo cubrimos las sustituciones de tu cuidador/a para que no tengáis que preocuparos de nada!

El cuidador tendrá derecho a disfrutar 30 días naturales al año. El disfrute de éstos será una negociación entre tú y él. En Cuideo pedimos a las familias que nos puedan avisar con 5 días de antelación mínimo, ¡y la sustituimos!

Sobre los festivos: las cuidadoras tienen derecho a disfrutarlos. De todos modos, siempre podrás negociar con ella y llegar a un acuerdo.

Al obtener una cuenta de cotización asignamos en ese momento una MUTUA que cubre tanto las contingencias comunes (enfermedad común) como accidentes laborales del cuidador/a.

Así mismo, recibirás una carta de la mutua dándote la bienvenida y pidiéndote que la devuelvas firmada.

Cuando la empleada esté de baja:

Lo más importante es que nos avises y envíes los partes de baja.

Una vez de baja saber que los tres primeros días no se cobran y del 4º al 8º inclusive van a cargo del empleador. El importe de estos días es el 60% de la base de cotización. A partir del 9º día si la empleada sigue de baja debe gestionar su prestación por incapacidad temporal.

No obstante, estando de baja, puedes despedir a la cuidadora, por lo que no tiene por qué asumir el coste de seguridad social de las dos. El Régimen Especial de Empleadas del Hogar permite despedir a una persona que está de baja.