soledad en personas mayores

Soledad, el problema de las personas mayores

Soledad, el problema de las personas mayores
Valora Cuideo

La jubilación, aquello en lo que la mayoría soñamos porque creemos que conseguiremos una vida tranquila y feliz, pero no siempre es así si nos invade la soledad.

Cuando llega el momento de dejar el empleo donde llevamos toda la vida supone un gran cambio. La rutina se rompe, dejamos de relacionarnos diariamente con los compañeros de trabajo y el salir de casa con un fin específico.

En algunas ocasiones, esto puede provocar que nazca un sentimiento de soledad, tristeza, de preocupación o incluso de depresión profunda. A su vez, los ancianos, como más mayores, más cuidados necesitan.

Desde Cuideo nos encargamos de enviarte un cuidador a domicilio dar cariño y cuidar a los mayores del hogar, detectando su carencias y necesidades.

¿Por qué necesitamos relacionarnos?

El contacto con otras personas es vital para la salud, física y mental, del ser humano. Desde que nacemos vivimos rodeados de los familiares y los amigos del colegio, sintiéndonos parte de un colectivo que nos da un afecto, una compañía, un apoyo y que nos quiere. Nos necesitamos entre nosotros para poder sobrevivir.

¿Cuándo y cómo puede aparecer la soledad?

A partir de cierta edad, empezamos a notar ciertas carencias físicas y mentales que nos ponen complicado el poder disfrutar de la jubilación. La falta de independencia despierta en los ancianos una gran frustración, provocando que dejen de sentirse útiles para la sociedad y sus seres queridos, dándoles una fuerte bajada de autoestima que les causa una crisis existencial. Una vez nos hemos jubilado podemos empezar a echar en falta la rutina de levantarnos con una motivación y con quehaceres, hecho que influye al aumento de la depresión y del sentimiento de soledad.

Otro factor a tener en cuenta sería el momento en que un anciano pierde a su cónyuge, esto le puede hacer entrar en una decadencia personal donde aparezca el sentimiento de soledad. Esta persona esperará un apoyo de los familiares más cercanos, si se siente con carencias de cuidado por parte de los miembros de su familia la situación podría empeorar. Es posible que algún familiar acoja a la persona mayor en su casa, pero sin tiempo para darle la compañía y el cuidado que se merece. Esta desatención y la necesidad, cada día más creciente, de tener la ayuda de alguien puede causar efectos muy negativos en su estado de ánimo y salud. En este caso, la mejor opción para el cuidado de las personas mayores es contratar un cuidador a domicilio.

La incidencia por soledad se da más en hombres, ya que al jubilarse se encuentran solos, separados o viudos. Las mujeres inciden más tarde, pero también en gran número, por su mayor esperanza de vida.

¿Cómo puede afectar la soledad a las personas mayores?

Como hemos dicho, para vivir necesitamos una relación frecuente con otros seres humanos, en caso de perder este contacto experimentamos un deterioro cognitivo con lapsus de memoria y pérdida de agilidad mental, que pueden llegar a desembocar en demencia.

El aislamiento en que se pueden encontrar los jubilados puede convertirse en actitudes hurañas o agresivas. En muchas ocasiones tienden a hacer cosas para llamar la atención de aquellas personas que cree que la tienen desatendida, como por ejemplo saltarse alguna comida.

Está comprobado por varios estudios que la soledad puede provocar más muertes prematuras que la obesidad, ya que provoca síntomas parecidos a los del estrés cognitivo; la presión arterial se eleva, causando insomnio y síntomas de depresión. Además, puede llegar a causar enfermedades cardiovasculares y afectar al sistema inmunológico, aumentando los síntomas de la depresión.

Algunos consejos para ayudarlos

Es importante que los familiares y los amigos den un apoyo a la persona y que la empujen a hacer ejercicio diario, a mantener una alimentación saludable y a realizar actividades con otras personas mayores. Mantente alerta para saber que necesita y escúchalo ante toda para no dejar que se sienta solo.

La compañía es clave para combatir los peligros que puede suponer la soledad en la edad avanzada, para que se sientan escuchados, cuidados, valorados y felices. Las relaciones sociales son un factor indispensable en el cuidado de las personas mayores, para asegurarles una buena calidad de vida. Necesitan que les demuestren que no están solos. Si le gustan los animales no dudes en animarle a comprarse un perro o un gato para que le haga compañía todo el día, también le obligará a mantenerse activo para cuidarlo y mimarlo.

Hay muchas actividades y talleres en espacios y casales para abuelos, para mantenerlos activos y en constante relación con gente de su edad. No te olvides de las actividades en familia, adoran la compañía de los que más quieren.

Poder garantizar el buen cuidado de la persona mayor del hogar durante los ratos que no puedas atenderla es indispensable, por eso es aconsejable contratar un cuidador o cuidadora a domicilio expertos en cuidados de personas mayores.

Cuidadores de personas mayores a domicilio

Cuidar de la gente de la tercera edad es complicado, por eso Cuideo cuenta con cuidadores y cuidadoras cualificados con experiencia demostrable y expertos en varias patologías. Conocemos con detalle las necesidades de los ancianos y los cuidamos con empatía, profesionalidad y pasión para darles todo lo que necesitan.

Si tienes a personas mayores bajo tu cuidado y sientes que no puedes dedicarle todo el tiempo que necesita, no dudes en contactar con Cuideo, tus cuidadores a domicilio de confianza.

Comparte esta entrada:
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.