PUBLICADO EL 30/04/2020
POR Cuideo
Los ancianos son un grupo vulnerable ante el coronavirus y los niños son considerados de alta transmisión. Esto les ha privado de disfrutar de su relación beneficiosa para ambas partes.

Los beneficios de las relaciones entre jóvenes y adultos mayores son múltiples para ambas partes.

Debido a la pandemia global que estamos viviendo por el coronavirus, muchas personas mayores se han visto obligadas a separarse de sus hijos y nietos. 

Adultos mayores: Soledad durante el coronavirus

Como bien sabemos, las personas mayores son el principal grupo de riesgo del COVID-19. Por este motivo, su confinamiento es el más severo. 

Muchas de estas personas son abuelos o abuelas y no se les permite tener contacto con sus nietos, esto supone un enorme vacío emocional para todos. Viven la soledad del confinamiento pensando cuándo podrán volver a abrazar y besar a sus nietos.

Además, el Ministerio de Sanidad ha pedido mantener "bajo estricta observación" los contactos entre abuelos y nietos, siendo muy cuidadosos incluso cuando el nivel de transmisión sea casi indetectable, ya que los niños son un grupo de alta transmisión y no tenemos ninguna garantía de que el virus no esté ahí.

Abuelos y nietos: La necesidad de estar conectados durante el coronavirus

Los abuelos y abuelas, cada vez más, juegan un papel importantísimo en el desarrollo emocional y educativo de los niños, niñas y adolescentes.

Gracias al aumento de la esperanza de vida, el rol de los abuelos ha ido evolucionando hasta un punto que juegan un papel muy importante en el ámbito familiar, supliendo o ayudando a los padres, pero también dando un cariño y una educación muy especial a sus nietos.

El coronavirus ha privado a la sociedad de los beneficios intergeneracionales de las relaciones entre jóvenes y personas mayores.

Beneficios relación abuelos y nietos: Privados por el coronavirus

Muchos abuelos y abuelas han asumido el rol de educadores, compañeros de juegos y confidentes de sus nietos para ayudar o suplir a los padres y, con la evolución de la sociedad, se han convertido en imprescindibles en el ámbito familiar. Esto es muy positivo para la salud del adulto mayor, ya que se siente querido y útil.

El coronavirus ha provocado que los abuelos y abuelas no puedan disfrutar de la compañía de sus nietos, un factor esencial en sus vidas. Esta relación intergeneracional aporta una motivación clara para las personas mayores, para ser más activos, superar la sensación de soledad y no aislarse en casa. Los nietos son la fuente de cariño de sus abuelos y un puente hacia una generación totalmente tecnológica. Además, cabe destacar que ciertos estudios han demostrado que los abuelos que cuidan de sus nietos viven más.

No podemos olvidar que el Covid-19 también ha privado a los niños, niñas y adolescentes de la posibilidad de disfrutar del soporte 24/7 de sus abuelos, que estaban ahí siempre que se les necesitaba, y de su cariño libre y sin presión. Además, los nietos ven en sus abuelos una figura neutral que los hace imprescindibles como mediadores para los conflictos entre padres e hijos. No debemos olvidarnos que los abuelos transmiten la historia familiar como nexo de unión entre generaciones, a parte de muchos valores y experiencias de vida que ayudan al menor a desarrollar su identidad.

Banner cuideo cuidadores a domicilio

Hiperconectividad en tiempos de COVID-19: La solución para evitar la soledad de las personas mayores

Los humanos somos un ser social y, ahora más que nunca, sería tremendamente reconfortante tener contacto humano con nuestros seres queridos, pero por desgracia no puede ser así.

Los efectos negativos de la soledad en las personas mayores son graves para su salud mental, pero gracias a las tecnologías podemos seguir conectados con nuestros familiares. Es cierto que muchos no controlan Internet ni las redes sociales, pero siempre podemos ayudarlos a comprender lo más básico para poder comunicarnos y vernos. Las videollamadas son un gran recurso para poder mantenernos conectados en estos momentos difíciles y los abuelos agradecerán poder ver a sus nietos, aunque una vídeollamada no suplirá nunca el contacto humano.

Cuidadores de personas mayores: Figura esencial durante el coronavirus

Los cuidadores siempre han jugado un papel fundamental en el cuidado de personas mayores, pero hoy más que nunca pueden ayudar a sus pacientes a seguir en contacto con sus familiares, además de las múltiples ventajas de contar con el apoyo de un cuidador de personas mayores profesional en el domicilio.

Hoy más que nunca tenemos que estar ahí para los que nos han cuidado, educado enseñado y han luchado por nosotros y nuestros derechos. Tenemos que estar ahí para ellos, para lo que nos pidan y necesiten, para devolverles a nuestros seres queridos más mayores todo lo que nos han dado. Debemos asegurarnos de que nuestros familiares más adultos nos sienten más cerca que nunca, aunque no podamos tocarnos.

 

Tus padres en manos de los mejores profesionales.
Tu tranquilidad en manos de Cuideo.

 

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

5 votos con una valoración media de 3.8.