PUBLICADO EL 09/04/2020
POR Cuideo
El coronavirus ha comportado que nos encerremos en casa, pero el confinamiento con un familiar con Alzheimer o demencia puede ser complicado. Te aconsejamos.

La pandemia del Covid-19, generada por el coronavirus nos hace encontrar en un momento de alarma sanitaria que comporta ciertos cambios de rutina, actividades y hábitos de la vida en general.

En estos momentos tan excepcionales de alarma sanitaria, el día a día del confinamiento en el hogar con un familiar con Alzheimer o cualquier otra forma de demencia, se convierte en una situación muy complicada. Desde Cuideo queremos ayudaros a hacer la cuarentena lo más llevadera posible.

Coronavirus: Situación actual de las familias y las personas mayores

El Covid-19 ha obligado a activar el estado de alarma para tomar medidas drásticas para contener su propagación y evitar el colapso del sistema sanitario. 

Para lograr detener esta pandemia, las autoridades han impuesto medidas como el distanciamiento social y el confinamiento domiciliario. Debemos cumplir estas indicaciones por responsabilidad social y autoprotección. Las personas mayores, así como pacientes con diferentes enfermedades crónicas, deben permanecer confinados en casa sin excepción alguna.

Los centros de día permanecen cerrados y las visitas a las residencias están restringidas. Muchas familias han decidido sacar a sus familiares de las residencias ante la situación de alarma sanitaria por coronavirus, para así poder ocuparse de sus cuidados en casa. El problema recae en que, para una persona con deterioro cognitivos, esta situación puede ser muy difícil de comprender y asimilar.

Familiar con Alzheimer: Cómo asegurar una buena comunicación

Para los cuidadores y familiares de personas mayores con Alzheimer supone un gran desafío explicarle a su ser querido porque no pueden salir a pasear o porque no pueden ir al centro de día. 

Es esencial conseguir encontrar las explicaciones necesarias para que el paciente con Alzheimer pueda comprender la situación que estamos viviendo, sino puede sentirse confundido, desplaçado, aumentando así su nerviosismo e inquietud y comportando posibles alteraciones de conducta.

Tanto o más importante que la información que le traslademos, es la actitud con la que lo hacemos. Deberemos hacerlo desde la calma y mostrándonos tranquilos, seguros y confiados. 

El mensaje que queremos transmitir al persona con Alzheimer deberá adaptarse a la fase de la enfermedad en que se encuentra y el grado de afectación al lenguaje que presente. Es muy importante asegurarnos de que recibe la respuesta que necesita para poner fin a su incertidumbre.

Consejos para facilitar la comunicación con paciente de alzheimer

Es necesario comprender que la enfermedad de Alzheimer reduce la capacidad de aprendizaje y dificulta la memoria y la adquisición de información. 

Existen ciertas recomendaciones que pueden ayudar a facilitar la comunicación con un familiar con Alzheimer:

  • Debemos asegurarnos de que la persona mayor nos presta atención.

  • Espacios con mucho ruido, estímulos o actividad dificultan la comunicación.

  • Mensajes claros y breves.

  • Es necesario repartir la información de la manera más simplificada posible, es decir, daremos la información por partes y a un ritmo que la persona mayor pueda seguir y comprender.

  • Dejar el tiempo que necesite para procesar la información que se le ha explicado.

  • Repetiremos la información las veces que sean necesarias, siempre con calma y paciencia.

  • Debemos dar tiempo para que se pueda expresar y plantearse dudas para ver qué es lo que le preocupa.

  • Debemos responder a todas sus dudas e inquietudes de forma paciente, sencilla y comprensible.

  • No podemos interrumpir al paciente con Alzheimer cuando se expresa, podríamos aumentar su nerviosismo y no lograremos comprender sus inquietudes.

  • Si potenciamos el uso de la comunicación no verbal como soporte al lenguaje verbal del usuario, ya sea por el tono, el volumen, la gestualidad o la expresión facial.

 

Cuidado de personas mayores a domicilio _ coronavirus

Familiar con Alzheimer: Cómo explicar la situación del estado de alarma por Covid-19

La prioridad de la conversación debe ser exponer la situación actual y las limitaciones en que nos encontramos. Es recomendable evitar explicarle de dónde proviene el virus o darle cifras de las personas infectadas, esto puede generar ansiedad e intranquilidad.

Existen muchas formas de explicarlo, pero nosotros os sugerimos algunos mensajes a trasladar al usuario sin generarle angustia:

  • Existe un nuevo virus que se contagia con mucha facilidad y provoca que mucha, mucha gente deba ir al médico o ser ingresada en el hospital. Se llama coronavirus.

  • Este virus tiene unos síntomas parecidos a una gripe; tos, fiebre, dificultad para respirar, entre otros.

  • En la mayoría de los casos los síntomas son leves, pero las personas mayores o pacientes con enfermedades crónicas pueden presentar complicaciones más graves.

  • Las autoridades sanitarias y el gobierno han pedido que, durante unos días, no salgamos de casa ni recibamos visitar para evitar que mucha gente se contagie, porque como más gente se infecta hay más personas que atender y los médicos no logran dar abasto.

  • Si seguimos las instrucciones de quedarnos en casa y no mantener contacto físico con otras personas no nos pasará nada.

Es posible que se presenten momentos de incertidumbre, inquietud o ansiedad. Repetiremos la información al paciente todas las veces que lo necesite, pero debemos evitar caer en conversaciones monotemáticas o repetitivas sobre el tema. Por este motivo, es muy importante establecer unas rutinas que incluyan diferentes actividades que ayuden a mantener el bienestar físico y mental.

Actualmente circula mucha información sobre el coronavirus y al enfermedad que provoca, Covid-19. Es muy importante evitar los rumores falsos e informarnos a través de fuentes oficiales y fiables como la televisión, el Ministerio de Sanidad, la OMS y UNICEF. 

Familiar con Alzheimer: Crucial la figura de una persona cuidadora durante el coronavirus

La figura de una persona cuidadora se convierte en un pilar principal de apoyo para las personas mayores, les ayuda a seguir adelante día a día con salud, comodidad y bienestar.

En momentos como este, los cuidadores y cuidadoras a domicilio desempeñan un rol fundamental; cuidar de las personas de riesgo para garantizar su seguridad y ofrecerle los cuidados y el apoyo que necesitan. Además, será de gran ayuda para los familiares, ya que podrán estar asesorados en todo momento por un profesional sanitario.

También ayudará a la persona mayor con Alzheimer a comprender la situación actual, a mantener una rutina saludable y se asegurará de que se siguen las medidas de prevención contra el Covid-19 necesarias para garantizar su salud y bienestar.

 

En Cuideo ayudamos a las familias a encontrar al cuidador ideal para sus familiares y mantenemos un seguimiento continuado para asegurarnos de que todo va sobre ruedas. Nunca te quedarás sin cuidador o cuidadora. Asegúrate de que tus seres queridos están en las mejores manos profesionales.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

16 votos con una valoración media de 5.