PUBLICADO EL 09/03/2021
El edadismo son los comportamientos discriminatorios, tópicos y actitudes negativas hacia personas de edad avanzada. La discriminación por razón de edad que puede adoptar muchas formas diferentes.

Las personas mayores muy a menudo son víctimas, intencionadamente o no, de prejuicios basados únicamente en su edad. Debemos terminar con las prácticas discriminatorias hacia las personas mayores, lo cual también conlleva, entre otras cosas, poner fin al sexismo o el racismo. Para ello, es necesario que las instituciones den ejemplo y que los ciudadanos se conciencien de la necesidad de combatir este tipo de comportamientos.

¿Qué es el edadismo?

Edadismo, discriminación por edad

El término "edadismo", no recogido por la RAE, son todos los comportamientos discriminatorios, tópicos y actitudes negativas hacia individuos o grupos de personas por su edad avanzada. La discriminación por razón de edad puede adoptar muchas formas diferentes.

Se puede encontrar en simples comentarios sobre las limitaciones físicas o psicológicas relacionadas con la edad, en actitudes que infantilizan a las personas mayores o incluso las denigran, pero también en ciertas prácticas institucionales o políticas.

El edadismo surge de la observación del debilitamiento físico y cognitivo de ciertas personas mayores, como los pacientes con demencia, por ejemplo, que se generaliza y se atribuye falsamente al resto de mayores. Considerar que todos son dependientes, vulnerables o incluso menos "útiles" que el resto de la comunidad es una discriminación que mantiene las desigualdades sociales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte de la presencia de actitudes negativas sobre la edad y de sus peligros para la salud: las personas mayores que tienen actitudes negativas hacia el envejecimiento podrían vivir 7,5 años menos que las que viven bien la vejez. El edadismo no solo aumenta el aislamiento social, sino también el estrés cardiovascular.

Edadismo, prejuicios y clichés

La discriminación por razón de edad está arraigada en nuestra sociedad y se transmite a través de tópicos recurrentes que sitúan automáticamente a las personas mayores en una posición de inferioridad, sin tener en cuenta sus capacidades y su situación personal. Estas son las actitudes discriminatorias más comunes:

  • "Todas las personas mayores son inactivas"

¡Falso! Y sería un gran error pensar así. Actualmente, hay unos 600 millones de personas mayores en el mundo, y se prevé que su número se duplique en los próximos años hasta alcanzar los 2.000 millones en 2050. En muchos países, la mayoría de las personas mayores de 60 años gozan de excelente salud y son muy activas físicamente.

Los avances médicos y la evolución de nuestra civilización permiten prever una generación de jubilados y jubiladas que esperan el fin de su actividad profesional en muy buen estado para poder dedicarse plenamente a su tiempo de ocio y disfrutar de la vida. Algunas de ellas incluso siguen trabajando en empresas familiares o prestan un apoyo indispensable a sus hijos e hijas en el cuidado de los nietos y nietas.

  • "Las personas mayores no entienden la tecnología y son incapaces de utilizarla".

Esto es edadismo digital. Esta idea preconcebida está muy extendida y fuertemente arraigada entre las generaciones más jóvenes criadas en la era digital. Las nuevas tecnologías son uno de los sectores en los que hay más discriminación y prejuicios contra las personas mayores.

  • "A tu edad, no puedes hacer eso".

Esto es edadismo protector. Las actitudes discriminatorias no son necesariamente fruto de la mala intención. La discriminación por razón de edad se manifiesta a menudo en comentarios o comportamientos de origen benévolos, pero que resultan sobreprotectores para las personas mayores y les privan de sus libertades.

Edadismo y conceptos erróneos sobre la vejez

¿Cómo luchar contra el edadismo?

Comunicación y prevención

Al igual que el racismo o el sexismo, el edadismo se arraiga por el uso y la repetición de comportamientos a menudo inconscientes. Por lo tanto, es necesario informar y sensibilizar para tomar conciencia y comprender los efectos negativos de estas actitudes y poder evitarlas.

Al mismo tiempo, es interesante desarrollar iniciativas y actividades entre generaciones para reducir esta brecha intergeneracional, que a menudo puede ser fuente de prejuicios e incomprensión mutua.

Jubilación y edadismo

Para poder acabar con la discriminación por edad, una vía es que las instituciones desvinculen la vejez y la jubilación. Una persona que se acerca a la edad de jubilación puede enfrentarse a menudo a un comportamiento discriminatorio dentro de su actividad profesional.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) recomienda la supresión progresiva de la edad legal obligatoria de jubilación para borrar las actitudes generalistas y discriminatorias hacia la edad, tanto en las empresas como en la sociedad. La idea es permitir que cada persona elija el momento adecuado para dejar de trabajar, en lugar de imponerlo únicamente en función de la edad.

Edadismo en tiempos de pandemia

La epidemia del coronavirus ha afectado especialmente a las personas mayores. En España, según el Ministerio de Sanidad, más del 21% de las personas que han pasado el coronavirus son mayores de 60 años, grupo de edad en el que también se concentran la mayoría de defunciones, en especial a partir de los 80 años.

Pero la pandemia también ha favorecido la discriminación por edad. El comportamiento discriminatorio hacia las personas mayores ha aumentado inevitablemente desde el comienzo de la pandemia, ya que se les agrupa y clasifica como una misma categoría de población, cuando en realidad son muy heterogéneos.

 

Tanto ante la pandemia como en el día a día se debe poner en relieve la heterogeneidad de las personas mayores como se hace en el resto de grupo de edades. También debemos cambiar nuestro lenguaje y comentarios sobre la vejez, ya que nuestro lenguaje acaba creando nuestras creencias. De esta manera, podemos conseguir que las personas mayores vuelvan a formar parte de la sociedad como se merecen.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

1 votos con una valoración media de 5.