Personas Mayores: la libertad de escoger dónde queremos envejecer

La libertad de dónde envejecer

Sentirse libre es sinónimo de sentirse vivo. Tener libertad y poder decidir dónde queremos vivir cuando nos hacemos mayores es un derecho fundamental.

Sin embargo, muchas personas mayores sienten que pierden ese derecho cuando sus familiares empiezan a tomar decisiones sin preguntarles su opinión o ignorando sus deseos y preferencias.

Respetar la dignidad de las personas mayores, permitiéndoles ejercer sus derechos, promocionar su estilo de vida, autónomo e independiente y dejarles tomar sus propias decisiones es esencial para poder disfrutar de esta etapa de la vida.

La libertad de las personas mayores

Cuando nos hacemos mayores, nuestra autonomía e independencia pueden verse afectadas por alguna enfermedad o patología, pero ello no debe significar perder la capacidad de tomar tus propias decisiones. Envejecer no es motivo para perder la libertad de elegir cómo queremos envejecer.

Conforme nos hacemos mayores soñamos con disfrutar nuestra jubilación con tranquilidad y paz, rodeados de nietos, en casa. Pero, es frecuente que muchas personas, al hacerse mayores, tengan que vivir en casa de un familiar o necesiten cuidados. Esto conlleva un sentimiento de pérdida de libertad y la sensación de ser un estorbo para los demás.

Tomar nuestras propias decisiones

Si una persona cumple con las claves para un envejecimiento activo, saludable y feliz podrá disfrutar de esta etapa de la vida de forma plena, feliz y llena de salud.

El derecho a decidir sobre nuestra vida no desaparece con el paso de los años. Sin embargo, la edad puede condicionar las capacidades funcionales y mentales de toda persona y su camino de vida. Por ello, contar con una buena salud es fundamental para poder disfrutar de esta etapa de la vida y poder seguir dirigiendo la misma.

En ocasiones, las personas mayores necesitan cuidados y nuestros familiares, que viven lo que se conoce como “la generación sandwich”,  deben preocuparse, a la vez, de sus hijos y de sus padres. En estos casos, es frecuente preguntarse: ¿buscamos una residencia? o ¿buscamos una persona cuidadora a domicilio?

Decidir sobre el cuidado de las personas mayores

Cuando esto sucede, la persona mayor debe poder exponer su opinión. Debe contar con la libertad de poder escoger donde disfrutar esta etapa de su vida y sus familiares deben escucharle y apoyar su decisión. Llegar a un acuerdo sobre la mejor opción de cuidado para vuestro familiar mayor es la mejor alternativa.

Para poder alcanzar un acuerdo, sin discusiones, resulta esencial la comunicación y la comprensión de la persona mayor. Para ello, la familia debe tener en cuenta qué es lo que desea la persona mayor, sus necesidades, si padece alguna enfermedad, qué tipo de cuidados requiere. Así nos aseguraremos de que escogemos la opción que le garantice la mejor calidad de vida posible, intentando mantener al máximo su autonomía.

¿Cuidados a domicilio o Residencia?

Actualmente, existen diferentes formas de ayudar a los mayores a sentirse independientes, eficientes y activos durante el día.

La mayoría de familias optan por encargarse ellos mismos de los cuidados o ingresar a sus mayores en una residencia, en algunas ocasiones, sin contemplar otras opciones y muchos ignoran que hay empresas como Cuideo, que se encargan del cuidado de sus mayores.

Las residencias pueden ser una buena alternativa en casos de grado alto de dependencia. Pero el familiar se siente solo. Las personas cuidadoras a domicilio ofrecen una atención personalizada y pueden ser un gran apoyo para una persona que vive sola.

Cuideo ayuda a las familias a entender las necesidades de nuestros mayores y a buscar la mejor opción para sus cuidados, en su propia casa, garantizando tranquilidad y confianza y permitiéndoles disponer de tiempo libre para sus tareas

Cuidados a domicilio : La importancia de encontrar la persona cuidadora ideal

La tarea de los cuidados de personas mayores es muy delicada por lo que supone que una persona ajena entre en nuestro hogar y se encargue de la atención de nuestros seres queridos.

Resulta fundamental contratar expertos profesionales del sector y no recurrir a personas cuidadoras sin experiencia ni formación, que, además, podrían aprovecharse de la vulnerabilidad de una persona mayor y de su familia.

Apoyo a domicilio: ¿Por qué Cuideo?

Las empresas de selección de personas cuidadoras para mayores como Cuideo han nacido para facilitar a las familias la difícil tarea  de encontrar a la persona ideal para el cuidado de sus seres queridos más mayores, ya sea durante el día, la noche o por tan sólo unas horas al día. Esta es la mejor opción en caso de que tu familiar mayor viva solo o que necesites ayuda con sus cuidados.

En Cuideo nos aseguramos de ayudar a las familias a actuar dentro del marco laboral vigente en cada momento, evitando así situaciones de contratación irregular con las consecuencias que pueden derivarse de tal proceder.

Cuideo: Líder de cuidados a domicilio

Cuideo es la empresa de selección pionera en el sector de los cuidados de personas mayores y cuenta con la mayor plataforma de personas cuidadoras profesionales. Todos nuestros colaboradores han superado un estricto proceso de selección, después de valorar y tener en cuenta aspectos importantes tanto de la persona mayor, de la familia y de la persona cuidadora.

Más de 2.000 familias ya confían en nosotros.

Estudiamos cada caso con gran detalle. Realizamos una valoración gratuita con uno de nuestros coordinadores profesionales en psicología y así nos aseguramos de encontrar la persona cuidadora ideal para cada situación familiar. Te ofrecemos los mejores consejos para contratar cuidadores y cuidadoras a domicilio y te ayudamos en todo el proceso, incluidos trámites y gestiones laborales de contratación.

La pasión, la vocación por cuidar de los demás, la empatía, la paciencia, la experiencia demostrable y las referencias válidas son requisitos fundamentales para poder colaborar con Cuideo.

Cuideo es el mejor apoyo domiciliario para las personas mayores. Te ayudamos a hacer el mejor regalo a tus mayores: la libertad de vivir y envejecer en su propio hogar. Cuidar de ellos como ellos cuidaron de ti.