Enfermedades mentales: todo lo que debes saber

Tabú sobre las enfermedades mentales

La sociedad ha creado un gran tabú en torno a las personas que padecen alguna enfermedad mental. El concepto que la mayoría de la gente tiene sobre las enfermedades mentales es completamente erróneo. Y eso en gran parte es debido a la falta de conocimientos sobre estas.

El principal error recae en que se ha creado un rechazo social hacia quienes padecen una patología mental. Se tiende a pensar que una persona con alguna enfermedad mental está tan desequilibrada que se vuelve un monstruo. Esto no debería ser así, ya que muchas de ellas son completamente aptas para afrontar su vida cotidiana como cualquier otra persona con la ayuda de medicación.

El tabú de las enfermedades mentales

El mayor problema de las enfermedades mentales y la salud de la persona que las sufre es su invisibilidad en la sociedad. Viven en un mundo que les juzga por el diagnóstico de su enfermedad y por los estereotipos e ideas erróneas que se asocian a este.

Los estereotipos sociales son la principal barrera a la que están sometidas este tipo de enfermedades. Esto causa a las personas con dichas patologías problemas a la hora de relacionarse con los demás, de formar y cuidar una familia y de llevar una vida corriente, repercutiendo así en su recuperación.

Todo este tabú es debido al desconocimiento y a la importancia extrema de la razón en la sociedad, provocando que se subestimen otros detalles del ser humano. La desconfianza y el rechazo son lo que debemos evitar con estos pacientes. Así evitaremos crearles miedo por lo que los demás puedan decir y dejar que se expresen libremente.

La influencia de las películas en la creación del tabú

Actualmente, vivimos en un mundo donde la cultura es influenciada por el cine y la televisión. Muchas personas creen comprender muchos aspectos de la vida a través de las películas, aunque para ellas sean desconocidos.

Muchas patologías y enfermedades mentales son reflejadas en proyectos audiovisuales que llegan a nuestra televisión o al cine. El problema es cómo presentan a los personajes que las sufren: suelen tergiversar la realidad y proyectar una imagen peligrosa e incluso monstruosa; asesinos, villanos delirantes…

Sin embargo, también podemos encontrar una serie de películas que visibilizan casos de pacientes con problemas de salud mental de una manera mucho más realista. En Cuideo hemos numerado las 10 mejores películas para entender las enfermedades mentales y ayudar a la sociedad a dar algunos pasos para romper el tabú.

Trastornos mentales: El tabú debe romperse

Para la gran mayoría de la sociedad una persona con una enfermedad mental es una loca y una marginada social, pero son estereotipos que no deben convertirse en realidad.

Las personas que sufren algún tipo de enfermedad mental no tienen porqué esconderse. Padecer este tipo de afecciones no significa que no puedan ser igual de productivas, útiles y creativas que una persona sin esta condición. Además, sus ilusiones, planes y necesidades de apoyo son iguales que las de todos, por eso tienen los mismos derechos de vivir y de sentir que cualquier otra.

Reconocer que alguien a quien queremos o que nosotros mismo padecemos un trastorno mental es algo complicado porque en muchos ámbitos sigue siendo tabú y se crea un miedo a lo que los demás puedan decir.

La realidad de las enfermedades mentales

Este tipo de patologías son mucho más comunes de lo que pensamos y es algo que podemos llegar a sufrir todos y todas en cualquier momento de nuestra vida. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1 de cada 4 personas en el mundo sufrirá a lo largo de su vida algún problema de salud mental.

La mayoría de personas que ya se encuentran en esta situación, por culpa de los tabús de la sociedad, tienden a negar los síntomas que padecen y les cuesta pedir ayuda. En lugar de visitar a un especialista en el tema de la salud mental, acuden a su médico clínico habitual. Este último tiende a decir “usted no tiene nada”, aunque la persona presente síntomas claros, pero no físicos.

Existe una gran variedad de patologías de este tipo. Cada una de ellas se manifiesta de manera distinta, pero en general se caracterizan por una combinación de alteraciones del pensamiento, la percepción, las emociones, la conducta y las relaciones sociales.

Hoy en día, los casos de trastornos depresivos y los trastornos de ansiedad son los diagnósticos más consultados de la última época, pero hay muchos más trastornos de este tipo:

  • 350 millones de personas padecen depresión, convirtiéndola en la principal enfermedad mental de la sociedad.
  • 60 millones sufren trastornos de bipolaridad.
  • 43 millones de personas tienen demencia.
  • 21 millones de personas han padecen esquizofrenia u otros tipos de psicosis.

Pese a la gran cantidad de personas en el mundo que padecen trastornos mentales, los sistemas sociosanitarios no han logrado una forma de hacerles frente y de derribar los tabúes que ha creado la sociedad.

Los trastornos mentales o enfermedades mentales son afecciones que tienen un impacto en el pensamiento, estado de ánimo, comportamientos y sentimientos del paciente que sufre alguna de estas enfermedades. Pueden ser crónicas u ocasionales. También pueden afectar a su capacidad de relacionarse con otras personas y a su vida en general.

Tipos de enfermedades mentales más comunes

Existen muchos tipos de enfermedades mentales. Algunas son más fáciles de tratar, otras hacen que la persona tenga que estar supervisada constantemente por un profesional de la salud mental. Los trastornos mentales más comunes son:

  • Trastornos de pánico.
  • Ansiedad.
  • Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC).
  • Fobias.
  • Trastornos del estado de ánimo, como la depresión o la bipolaridad.
  • Trastornos alimentarios.
  • Trastornos de personalidad.
  • Trastornos psicóticos, como la esquizofrenia.

Causas de las enfermedades mentales

Los trastornos mentales no son creados por el carácter de la persona. Existen varios factores de riesgo que pueden contribuir en la aparición de las diferentes enfermedades mentales, como:

  • Genética.
  • Historia familiar.
  • Lesión cerebral traumática.
  • Consumo de alcohol.
  • Consumo de sustancias o drogas.
  • Experiencias de vida: exposición a altos niveles de estrés, malas relaciones sociales o ser víctima de abusos.

Quién puede desarrollar un trastorno mental

Como hemos observado, todas las personas podemos llegar a ser diagnosticadas con algún tipo de trastorno mental a lo largo de nuestra vida. Muchas veces tan solo hace falta un pequeño detonante para que la situación nos sobrepase, perdamos el control y no sepamos gestionarla. Conoce los desencadenantes de enfermedades mentales al detalle.

¿Cómo saber si tienes alguna enfermedad mental? Esto solo puede determinarlo un psiquiatra. Es muy contraproducente autodiagnosticarse patologías de cualquier tipo, pero en especial de este ámbito, ya que la salud mental es muy sensible. Si consideras que puedes tener algún trastorno mental, desde Cuideo te animamos a que pidas ayuda a profesionales. De esta manera, si se confirma, estarás en buenas manos.

Cómo tratar a una persona con un trastorno mental

Muchas personas que sufren problemas de salud mental tienen varias crisis antes de ser diagnosticados, otros les cuesta admitir que están enfermos debido al tabú de la sociedad y para otros el diagnóstico son respuestas a sus demonios internos.

Cada persona es un mundo y debemos adaptarnos a su patología y a sus necesidades rodeándolos de amor, aceptándolos como son y entendiendo que pueden vivir una crisis como el que tiene una bajada de tensión.

Después del diagnóstico, a veces se piensa que lo mejor para este paciente es el aislamiento y los medicamentos, pero esto no es cierto. Varios psicólogos y psiquiatras profesionales han demostrado que la mejor forma de ayudar a quienes tienen enfermedades mentales es integrarlos en la sociedad y ayudarlos a sentirse uno más.

Debemos ser conscientes de que una persona con un trastorno de este tipo puede llevar la misma vida que el resto de la sociedad. Normalmente solo necesitan un poco más de apoyo que los demás, aunque algunos necesitarán más cuidados que otros, dependiendo del tipo de enfermedad y de la etapa en que se encuentren.

Dependencia y salud mental en personas mayores

Las personas que sufren más frecuentemente trastornos psiquiátricos son las personas mayores. Cabe destacar que existen ciertas enfermedades relacionadas con la tercera edad, la mayoría no relacionadas con la mente.

En la primera etapa de la vejez, de los 65 a los 75 años, muchas veces se sufre depresión debido al cambio de rutina que provoca la jubilación. En la segunda etapa, sigue prevaleciendo la depresión, pero en algunos casos también aparece la demencia.

Cuando una persona mayor sufre cualquier tipo de problema mental tiende a sentirse inútil para la sociedad y sus seres queridos y tiende a no pedir ayuda. Si además padece algún tipo de demencia, aún requiere de más cuidados debido a las dificultades que se le presentan al realizar la mayoría de las tareas de su día a día.

La vejez es todo un reto y nuestro deber es ayudar a las personas mayores aunque no lo pidan. Debemos tener en cuenta que necesitan cariño y atención; así podemos ayudarles a evitar la soledad y, a su vez, la depresión.

Como hemos comentado, una persona con un trastorno puede llevar la misma vida que todos, solo necesitan un poco más de apoyo de los demás. Aquí empieza la tarea y las ventajas de los cuidadores a domicilio.

En Cuideo te ofrecemos la solución de calidad para el cuidado de las personas mayores de tu familia. Los servicios de cuidadores a domicilio son 100% adaptables a las necesidades de tus seres queridos y a las tuyas.