Depresión durante la tercera edad: ¿Cómo reconocerla?

Depresión en la tercera edad

Las personas alcanzan su madurez esperando disfrutar esta etapa de sus vidas, haciendo todo aquello que en el pasado no pudieron hacer por falta de tiempo. Pero no siempre ocurre así. A medida que pasan los años perdemos energía y nos vemos afectados por enfermedades, normalmente asociadas al envejecimiento, pero también podemos padecer otras enfermedades comunes como la depresión.

La depresión es una enfermedad mental que sufren cada vez con mayor frecuencia las personas mayores. Determinadas situaciones de la vida como la pérdida de audición o visión, pérdida de independencia o problemas de movilidad pueden generar emociones negativas como la tristeza, la ansiedad o la soledad.

En Cuideo conocemos bien esta enfermedad. Las personas cuidadoras a domicilio que colaboran con nosotros saben cómo tratarla y están preparado para ofrecer soluciones a las familias. En este artículo te vamos a ayudar a reconocer las causas que pueden provocar una depresión, sus síntomas y cómo combatirla.

Cuáles son las causas de la depresión

Se suele pensar, de manera errónea, que la principal causa de la depresión en las personas mayores es la edad. Sin embargo, no es así. La depresión no es algo natural en el proceso de envejecimiento. Existen múltiples causas y algunas pueden pasar desapercibidas. Entre las causas más comunes podemos encontrar:

  • Trastornos médicos y dolencias crónicas de todo tipo.
  • Pérdida o disminución de las capacidades motores o de sentidos (vista, audición).
  • Cambios físicos por envejecimiento.
  • Debilidad constante.
  • Pérdida de la independencia y de la capacidad de poder llevar una vida activa.
  • Recursos económicos y financieros limitados.
  • No poder participar en actividades que siempre le gustaron.
  • La lamentable pérdida de amigos, familiares o seres queridos.
  • Sensación de soledad en residencias para ancianos o dentro de sus hogares.

Estas situaciones, entre otras muchas, pueden generar malestar emocional en las personas mayores y pérdida del control sobre sus vidas, desembocando, finalmente, en una depresión.

Cuáles son los síntomas de la depresión y sus consecuencias

Síntomas de la depresión

Si bien la depresión puede tener muchas causas, los síntomas son siempre los mismos.

  • Las emociones negativas como la tristeza, la ansiedad, la impotencia, la rabia, la fatiga, la inconformidad, la apatía y la desesperanza invaden sus pensamientos. Se genera una baja autoestima que obliga a quien la padece a aislarse socialmente. Una persona en esta situación es incapaz de ver las cosas buenas y positivas de la vida. Solo ve lo negativo.
  • Por otro lado, se pueden percibir una serie de síntomas físicos. Una persona afectada de depresión suele presentar inapetencia y cambios alimenticios, que pueden llegar a la anorexia y ve reducidos sus niveles de energía. Como consecuencia de este estado padecerá también insomnio y cansancio constante que le impedirá llevar un ritmo de vida normal y, en algunos casos, exigirá tener asistencia domiciliaria.

Si has sentido algo parecido a lo que hemos descrito o conoces a alguien que tenga este tipo de pensamientos recurrentes es muy probable que esté padeciendo una depresión.

Consecuencias de la depresión

Una depresión puede complicarse hasta provocar problemas graves de salud.

  • Varios estudios afirman que las personas mayores que padecen depresión muestran cambios corporales y envejecen aún más rápido que el resto de sus coetáneos.
  • La depresión en las personas mayores contribuye al deterioro mental, la aparición de la demencia, la pérdida de memoria y otras enfermedades como Alzheimer. Esto se debe a que el sistema nervioso central se ve afectado por la depresión.
  • También se ve afectada la circulación, ocasionando problemas de tensión, enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades como trastornos de tiroides y Parkinson. Incluso el índice de mortalidad de las personas mayores que sufren depresión es mucho mayor al de aquellas que no la padecen.

Consejos para tratar la depresión en las personas mayores

Envejecer es inevitable. No podemos detener el paso del tiempo, pero podemos ayudar a que las personas mayores de nuestro entorno vivan de forma saludable

Según los expertos, reconocer, diagnosticar y aplicar un tratamiento temprano a la depresión puede ayudar a prevenir y a contrarrestar sus consecuencias tanto emocionales como físicas.

En Cuideo conocemos bien esta enfermedad. Las personas cuidadoras a domicilio con las que confiamos saben cómo tratar a las personas mayores con depresión y están preparadas para ofrecer soluciones a las familias, cumpliendo así un rol fundamental en la vida de estas personas.

A continuación, os damos algunas recomendaciones importantes que debemos tener en cuenta cuando tenemos un familiar mayor que padece depresión.

Conoce sus limitaciones y respeta sus preferencias

Es importante ser consciente de las limitaciones físicas de las personas mayores. En este aspecto recomendamos animarlas a visitar al médico regularmente.

También es importante respetar sus preferencias individuales. Las personas mayores suelen ser menos flexibles a los cambios en su estilo de vida y son reacias a adoptar nuevos hábitos.

Gestiona las situaciones con tacto y paciencia

Hay que tener mucho tacto cuando se realizan sugerencias. Muchas personas mayores, sobre todo las que tienen una autoestima frágil, pueden interpretar ciertos actos y expresiones como una prueba del deterioro de su estado y pueden incluso molestarse con las personas que intentan ayudarlas.

Ofrece cariño, comprensión y entusiasmo

El ejercicio es una excelente actividad, además de otro tipo de actividades agradables y sociales que ayudan en el día a día de las personas mayores con depresión a conducir sus estados emocionales. Para ello es importante estar rodeados de personas cariñosas y positivas.

Busca ayuda profesional para su cuidado

Contar con una persona cuidadora a domicilio puede ser una gran ayuda en estos casos, ya que más allá de estar pendiente de su salud y su comportamiento, resultará una gran compañía para las personas que sufren depresión.

Poder hablar de sus sentimientos con alguien que los entienda y les genere confianza es muy positivo para las personas mayores.

Ten en cuenta estas recomendaciones, en especial si no cuentas con el tiempo suficiente para atender a esa persona querida que sufre depresión, como realmente quisieras.