Ventajas de ser pensionista por incapacidad permanente total

Ventajas de ser pensionista por incapacidad permanente total

Hay 600.000 personas en España que debido a una incapacidad no pueden trabajar en su oficio y en el que se han formado. Esta situación las pone en una situación económica y de oportunidades complicada. Por eso, existe una ayuda tanto económica como social para ayudarlas a tener una vida completa y con las necesidades básicas cubiertas: la incapacidad permanente total. ¿Cuáles son las ventajas de ser pensionista por incapacidad permanente total? Desde Cuideo te lo queremos explicar con detalle.

Qué es la incapacidad permanente total

Antes de entrar en las ventajas de ser pensionista por dicha situación, es importante entender qué es la incapacidad permanente total y cuándo se puede solicitar su reconocimiento. Este tipo de incapacidad es definida por la Seguridad Social, organismo que la concede, como aquella que inhabilita a una persona trabajadora a realizar parte o todas las obligaciones principales de su profesión habitual, pero que no inhabilita a realizar otro oficio. Aquí surge una gran pregunta: ¿qué se considera trabajo habitual? Es aquel que cumple una de las dos siguientes condiciones:

  • El trabajo que se ha desempeñado los últimos 12 meses si la incapacidad permanente total es a causa de una enfermedad común.
  • Si la incapacidad es debido a un accidente (independientemente de si es laboral), es el trabajo que se estaba desempeñando en ese momento.

¿Cuánto tiempo dura la incapacidad permanente total? Es común que cada cierto tiempo se haga una revisión para comprobar que la situación no ha cambiado y que la persona sigue requiriendo la ayuda. Por tanto, en principio es para toda la vida. Por tanto, ¿suelen quitar una incapacidad permanente total? Existen situaciones que pueden conducir a la retirada de dicha incapacidad:

  • Cuando se detecta que la persona beneficiaria ha obtenido la prestación de manera fraudulenta.
  • Si la situación de incapacidad se ha agravado por imprudencias de la persona beneficiaria.
  • Cuando la situación de incapacidad se ha agravado por abandonar el tratamiento y la rehabilitación o se ha rechazado realizarlos.
  • Por haberse curado.
  • En caso de fallecimiento de la persona beneficiaria.
  • Por la obtención de la pensión de jubilación.
  • Por una revisión de oficio legal por parte de la entidad gestora.

¿Qué grado de discapacidad tiene una incapacidad permanente total? Toda persona con una incapacidad permanente total reconocida recibe automáticamente el grado de discapacidad del 33%. Dependiendo del caso, puede recibir un grado superior.

Beneficios de ser pensionista por incapacidad permanente total

Tengo incapacidad permanente total, ¿qué beneficios tengo? Tener la incapacidad permanente total reconocida implica tener unos descuentos y ventajas tanto a nivel económico como social, laboral, educativo y de vivienda. Como resumen, estas son las ventajas de la incapacidad permanente total, las cuales a continuación los explicamos con más detalle.

VentajaTipo de ventaja
Pensión mensualEconómica
Becas estudiantilesDescuento en la matrícula
MuseosDescuento en las entradas
Compra de cochesDescuento en los impuestos
Adaptar viviendas y cochesDescuento en la modificación

Ventajas económicas

Entre las ayudas para pensionistas por incapacidad están las ventajas económicas. Debido a la desventaja laboral por no poder ejercer el oficio del que se tiene experiencia, esta ayuda consta de una prestación económica vitalicia que varía según la edad y el hecho causante. ¿Cuántas mensualidades se cobran por incapacidad permanente total? Dependerá del tipo de pensión que se perciba.

¿Cómo se calcula la pensión por incapacidad permanente total?

Se hace aplicando un porcentaje a la base reguladora que corresponda a la persona beneficiaria según si la incapacidad viene de una enfermedad común, de un accidente laboral o no laboral.

Antes de aplicar el porcentaje, tenemos que tener clara cuál es la base reguladora de incapacidad permanente total que nos corresponde. Esto definirá la cuantía de la pensión final ¿Cómo se calcula la base reguladora por incapacidad permanente total? Os lo contamos:

  • Si la incapacidad es debida a una enfermedad común:
    • Si cuando sucedió el hecho causante se tenía más de 52 años y menos de 65, se tendrá que dividir por 112 las bases de cotización durante los 96 meses inmediatamente anteriores al mes previo al del hecho causante. Al resultado, se le aplicará el porcentaje que corresponda en función de los años de cotización.
    • Si cuando sucedió el hecho causante se tenía menos de 52 años, se tendrá que hacer lo mismo que en el supuesto anterior, pero dividiendo la suma de las bases mensuales de cotización en número igual al de meses de que conste el período mínimo de cotización exigible.
    • En caso de que el momento en el que sucedió el hecho causante se tenía 65 años o más y no se reúnen los requisitos para tener la pensión de jubilación, se tendrá que dividir por 112 las bases de cotización durante los 96 meses inmediatamente anteriores al mes previo al del hecho causante.
  • Si la incapacidad es debida a un accidente no laboral, se tendrá que dividir por 28 la suma de las bases de cotización durante un período ininterrumpido de 24 meses. Se puede elegir este periodo dentro de los 7 años inmediatamente anteriores a la fecha del hecho causante de la incapacidad.
  • Si la incapacidad es debida a un accidente laboral o enfermedad profesional, la base reguladora se calcula sobre salarios reales sin exceder del tope máximo de cotización ni ser inferiores al tope mínimo vigentes en el momento de la incapacidad. Por tanto, se tendría que dividir por 12 la suma de varios elementos que conforman las pagas de un trabajador o trabajadora.

Para más información sobre esta última operación y más detalles de los tres supuestos, podéis echar un vistazo a la página de la Seguridad Social donde se especifica cada caso.

Cómo calcular incapacidad permanente total

El porcentaje que se aplica a la base reguladora es:

  • Un 55% por norma general. Puede subir al 20% en mayores de 55 años en casos específicos, como no estar trabajando.
  • Un 50% en las personas con edad de jubilación que no cumplen los requisitos para la pensión de dicho tipo.
  • Del 30% al 50%, según gravedad del incidente, a las personas que el hecho causante de la incapacidad haya sido un accidente laboral o una enfermedad profesional.

Por tanto, ¿cuánto se cobra por una incapacidad permanente total? La cuantía es diferente en cada persona debido a la complejidad de su cálculo. La cantidad económica se adapta bastante a cada caso personal.

Además, en el momento de hacer la Declaración de la Renta y el pago del IRPF se tienen beneficios fiscales,  ya que esta prestación económica está exenta de IRPF.

En caso de que la persona con la incapacidad sea la responsable a nivel económico del núcleo familiar, también puede recibir más ayudas.

Ventajas laborales

Como hemos comentado, esta ayuda se concede cuando no se puede seguir realizando el trabajo habitual, pero sí otro tipo de labor profesional. Esto implica que puede trabajar en un oficio diferente al que le ha causado la incapacidad permanente total y tener tanto estos ingresos como la ayuda económica. Así mismo, el subsidio por desempleo o paro es compatible con la pensión económica de la incapacidad permanente total.

Ventajas en estudios

Con el fin de facilitar el acceso a la educación y poder reinventarse laboralmente, hay una gran cantidad de becas disponibles. Nuestra recomendación es que ante un curso, ciclo o grado que te interese, mires si tiene descuento disponible para personas con dicha condición. Están disponibles tanto en centros públicos como privados.

Ventajas en la vivenda

La incapacidad permanente total en algunos casos conlleva movilidad reducida. En estos casos, la casa se debe adaptar para poder garantizar una buena calidad de vida, lo cual puede ser bastante caro. Para ayudar a hacer esto posible, existen ayudas para cubrir parte de los gastos de las obras para adaptar la vivienda con esta finalidad.

También hay ayudas para comprar viviendas de protección oficial centradas en el pago de la entrada y en los intereses del préstamo o hipoteca.

Ventajas en transporte público y privado

Con el mismo motivo que en el caso de la vivienda, si una persona con incapacidad permanente total total tiene movilidad reducida, deberá comprar y, por ende, matricular un coche adaptado o adaptar el suyo propio. En ambos casos hay ayudas:

  • Ayudas para adaptar el vehículo particular ya en propiedad.
  • Ayudas para matricular un vehículo adaptado.
  • IVA reducido del 4% a la compra de un nuevo vehículo.

Además, en caso de necesitar una plaza reservada para aparcar el coche cerca de la vivienda principal o del trabajo, se tiene derecho a ella. Para más información al respecto, se debe acudir al ayuntamiento del municipio y cumplir ciertos requisitos.

En cuanto al transporte público, hay abonos a precios reducidos para personas con discapacidad, aunque el porcentaje mínimo requerido es diferente en cada Comunidad Autónoma. Al tener incapacidad permanente total, se otorga el 33%, por lo que es posible tener la opción de acceder a uno.

Ventajas sociales: descuentos

Muchos museos, espacios de ocio, espacios culturales e instituciones tienen descuentos para personas con discapacidad. En algunos sitios pueden llegar a ser entrada gratuita. Este tipo de ventajas también las tienen otros colectivos, como menores de cierta edad, estudiantes y personas mayores.

Ventajas en tratamientos farmacéuticos y equipamiento médico

Las personas que perciben  una pensión tienen un precio reducido en medicamentos con receta hasta un máximo de descuento en los casos de tratamientos de larga duración o de por vida. Estos son diferentes según la situación económica y personal de la persona beneficiaria.

Ayudas compatibles con incapacidad permanente total

Como hemos comentado, la prestación del paro es compatible con esta ayuda, pero no es así con todas.

¿Cuándo se puede jubilar una persona con incapacidad permanente total?

En  caso de que la incapacidad permanente total conlleve un grado de discapacidad del 45% o más y  esta conlleva una reducción de la esperanza de vida, se puede pedir la jubilación anticipada a los 5 años.

¿Qué sucede si llego a la jubilación cobrando la pensión de incapacidad permanente? Estas dos pensiones no son compatibles, por lo que  si se cumplen los requisitos para tener la jubilación, se dejará de comprar la ayuda de incapacidad para sustituirla por la prestación económica de la jubilación.

Ayudas para autónomos con incapacidad permanente total

Las ventajas de ser pensionista por incapacidad permanente total se aplican tanto a personas que trabajan por cuenta propia como ajena, por lo que una persona autónoma también tiene derecho a ella. Así lo recogió una sentencia del Tribunal Supremo en 2016.

Esto implica que una persona autónoma con esta incapacidad reconocida tiene los mismos beneficios que hemos comentado que una en las mismas condiciones trabajando por cuenta ajena.

Incapacidad permanente total y ayuda familiar

Cuando una persona con responsabilidades familiares está en el paro, ya ha consumido todo el subsidio de desempleo y no tiene rentas, tiene derecho a una ayuda familiar de 463 € mensuales. Se debe tener en cuenta que esta ayuda no es compatible con la prestación de incapacidad permanente total. Así lo marca el artículo 163 de la Ley General de la Seguridad Social de 2015.

Quién puede pedir la incapacidad permanente total

¿Cómo poder tener los beneficios de incapacidad permanente total? Se debe hacer una solicitud para que se reconozca la ayuda. Hay tres requisitos mínimos para poder solicitar la pensión por incapacidad permanente total: que no se pueda acceder a la pensión de jubilación, que la persona beneficiaria esté afiliada o en alta en la Seguridad Social y que en un pasado ya se haya cotizado si la incapacidad es por enfermedad común. Dependiendo de la edad que se tenga en el momento de pedir la ayuda, se requerirá un tipo de cotización distinto:

  • Si se tiene menos de 31 años, se tiene que haber cotizado la tercera parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 16 años y la del hecho causante.
  • Si se tiene 31 años o más, se tiene que haber cotizado un cuarto del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 20 años y la del hecho causante con un mínimo de 5 años. Además, la quinta parte de ese tiempo de cotización debe haberse realizado en un tiempo concreto:
    • Si se está en obligación de cotizar, se debe haber hecho en los 10 años inmediatamente anteriores al hecho.
    • En caso de que se acceda a la pensión desde una situación sin obligación de cotizar, debe de haberse cotizado en los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en que cesó la obligación de cotizar.

Para información más detallada, os animamos a leer la página de la Seguridad Social en la que se especifican los requisitos.

Cómo solicitar la incapacidad permanente total

La pensión por incapacidad permanente total se puede solicitar tanto presencialmente como por Internet. Tan solo se tiene que llevar la documentación solicitada a la Dirección Provincial del INSS del domicilio de la persona beneficiaria. En caso de realizar la tramitación online, se debe acceder a la Sede Electrónica de la Seguridad Social.

Tipos de incapacidad permanente

La incapacidad permanente total no es la única incapacidad que se puede reconocer y cada una tiene un tipo de base reguladora.

Tipo de incapacidadBase reguladora
Incapacidad Permanente ParcialSe usa la base reguladora que se usó para el cálculo del subsidio de la incapacidad temporal de la que deriva la incapacidad permanente.
Incapacidad Permanente Total55%
Incapacidad Permanente Total Cualificada55%
Incapacidad Permanente Absoluta100%
Gran Invalidez100%