PUBLICADO EL 22/03/2018
POR Cuideo
Categorías:

El familiar de una persona con Alzheimer se encuentra en un momento de decisiones y de grandes tareas. Las personas que padecen de Alzheimer van perdiendo todos sus recuerdos y, a su vez, la capacidad del “yo”. Esta enfermedad requiere de muchos cuidados y pude crear conflictos familiares. Aún así, en la mayoría de casos en que una persona padece Alzheimer, lo único que le queda de ese “yo” que ya no recuerda son las relaciones con sus familiares.

Cómo actuar en estos casos  

Muchas veces, la relación de los familiares y el enfermo se sujeta a los caprichos de la enfermedad. Aún así, es el único vínculo que permite a los pacientes aferrarse a quienes fueron y aún son. Las capacidades que aún conservan es muy importante ayudarle a preservarlas, es decir, debemos conservar al máximo posible la autonomía del enfermo. Debemos ser conscientes de que la demencia es un deterioro de la capacidad mental lo suficientemente grave como para interferir en la vida cotidiana del paciente. Es muy habitual que los familiares se acostumbren relativamente bien a la presencia de olvidos, pero no a las alteraciones conductuales muy frecuentes como la apatía, agitación o depresión. Estos síntomas del Alzheimer suelen generar confusión e incomprensión por parte de los familiares. Además, estos no suelen enfrentarse de forma adecuada a la situación porque no lo consideran síntomas de la enfermedad. Lo primero de todo es conocer qué es lo que está sucediendo. Infórmate sobre los síntomas, la evolución, las limitaciones, los problemas y los tratamientos del Alzheimer, además de las ayudas y los recursos que la sociedad nos ofrece. Conocer esta información puede ayudarte a adaptarte mejor a la situación. El hecho de diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer, debido a las demandas y tareas que va a suponer la misma, es fácil que aparezcan conflictos familiares. Lo más importante es una buena comunicación, organización y planificación para que los conflictos sean mínimos o nulos. Es muy necesario que la comunicación sea tranquila y paciente.

Actuación cuidador familiar

Todos los pacientes con diagnóstico de algún tipo de demencia, sea cual sea, requerirán de ayuda en su vida diaria. Sin excepción. En la mayoría de los casos son los familiares más cercanos quienes asuman los labores de cuidados. Se estima que aproximadamente el 80% de los pacientes con demencia viven con sus familias. Sin embargo, no en todos los casos, el cuidado del enfermo solo lo asume uno de los familiares. Sobre ella recae todo el peso del cuidado y acaba sufriendo consecuencias negativas de salud mental y física. La persona que asume el rol de cuidador deber ser consciente de que la tarea de cuidar conlleva a menudo la aparición de múltiples actividades que hacen que la vida del cuidador principal se vea determinada por estas tareas. A medida que avanza la enfermedad, el cuidador deberá ir adaptándose a los constantes cambios que esta conlleva. Incluso puede ser necesario que aprenda determinadas técnicas para que el cuidado de su enfermo sea satisfactorio. También para evitar lesiones. Ser cuidador familiar no es tarea fácil, puede llegar a conllevar varios problemas físicos y psíquicos, aparte de alteraciones económicas y sociales. Por esto, es muy importante que un cuidador sea consciente de que debe cuidarse para cuidar mejor. Es necesario buscar ayuda y dejarse ayudar.   En Cuideo somos profesionales en el sector de los cuidados. Podemos ayudarte a encontrar al cuidador ideal para tus mayores. Todos nuestros cuidadores son expertos en cuidados de todo tipo de demencias y patologías. Con el servicio por horas podrás contratar solo lo que necesites, cuándo y dónde sea. Así dispondrás de tu tiempo libre y tendrás la tranquilidad de que tu mayor está en las mejores manos. Infórmate sobre nuestros servicios.      También puede interesarte: Aprende a cuidarte para cuidar mejor Signos de estrés en los cuidadores Cuidadores: Consejos para contratar Síndrome del cuidador: Todo lo que debes saber Día Mundial del Alzheimer, Sigo siendo yo Comunicación con personas mayores: Consejos para lograrlo