PUBLICADO EL 10/01/2018
POR Cuideo
Varios estudios han demostrado que los abuelos que cuidan de sus nietos viven más y se protegen de enfermedades como el Alzhéimer.

Todos sabemos que la mayoría de abuelos se desviven para dar lo mejor a sus nietos y seres queridos. Su día a día se basa en intentar hacerlos felices.

Hoy en día, muchas parejas no podrían permitirse la conciliación de la vida laboral con la familiar sin sus padres, hasta el punto de posponer o incluso renunciar a tener hijos. Sin embargo, el beneficio es mutuo.

Varios estudios han demostrado que los abuelos que cuidan de sus nietos viven más y se protegen de enfermedades como el Alzhéimer ¿A qué se debe?

Los abuelos y los nietos

Vivimos en un momento donde la mayoría de padres les faltan horas para estar con sus pequeños y combinarlo con su vida laboral. En estas ocasiones siempre suelen recurrir a los abuelos para que cuiden de los pequeños durante la ausencia de los padres.

Como bien sabemos, los ancianos tienen facilidad en sentirse solos e inútiles para sus seres querido. Por esto, cuidar de los nietos beneficia la salud del anciano y elimina el riesgo de la aparición de demencias relacionadas con la soledad.

Cuando los abuelos no tienen contacto con los nietos esto influye negativamente en su salud y bienestar, según varios psicólogos. Aún así, tener la custodia de un nieto puede tener efectos negativos en la salud del mayor, pero el cuidado ocasional de este puede ser beneficioso para el anciano, siempre y cuando, el cuidado de los nietos esté adaptado a las posibilidades del abuelo.

De hecho, tiene bastante sentido si tenemos en cuenta que cuidar de un niño requiere el desarrollo de varias actividades beneficiosas para la salud cognitiva y física. Un par de ejemplos claros serían la práctica de ejercicio físico para mantener el ritmo del pequeño o el ejercicio mental de enseñarle nuevas palabras o tareas cotidianas como atarse los cordones de los zapatos.

El riesgo de morir en los siguientes 20 años disminuye un 37% entre los abuelos que cuidan de sus nietos.

Estudio sobre el Envejecimiento en Berlín

La psicóloga Sonja Hilbrand fue la principal investigadora del estudio sobre el envejecimiento publicado en la revista “Evolution and Human Behavior”, realizado en Berlín.

Escogieron alrededor de 600 participantes mayores de 70 años. Estos respondieron varios cuestionarios y se les hicieron varias exámenes de salud cada dos años. Los investigadores tuvieron en cuenta la edad, el estado de salud, el tiempo de contacto con sus nietos y diversas condiciones socioeconómicas para realizar el estudio. Este duró desde 1990 al 2009.

El equipo creó tres grupos de abuelos:

  • Abuelos que cuidan de los nietos
  • Abuelos que no tienen hijos y ayudan a terceros como amigos o vecinos
  • Abuelos que sólo cuidan de ellos mismos

 

Después compararon los distintos resultados obtenidos. La mitad de los abuelos que cuidaban a sus nietos seguía con vida a los 10 años de la primera entrevista. Lo mismo ocurrió con los participantes que ayudaban de alguna manera a sus vecinos o amigos. En cambio, la mitad de los abuelos que solo cuidaban de ellos mismos murieron a los 5 años de la primera entrevista.

A través de este estudio se ha llegado a la conclusión de que la mitad de los abuelos que ayudan a familiares, amigos o vecinos viven unos 7 años más, mientras que los que no ayudan a terceros viven unos 3 años menos de promedio.

Otra forma de prevenir el enfermedades neurodegenerativas

“Women’s Health Aging Project” publicó otro estudio australiano donde se estudió la función cognitiva de 180 mujeres mayores de 65 años, con el fin de comprobar que beneficios tiene para un anciano cuidar de los nietos.

A través de esta investigación se comprobó que las abuelas que cuidan de sus nietos una vez a la semana presentaban un riesgo más bajo de contraer enfermedades neurodegenerativas como el Alzhéimer o el Párkinson. También se demostró que cuidar una vez a la semana de los nietos es beneficioso para los abuelos, pero tener la custodia o pasar más de cinco días a la semana con ellos puede ser perjudicial y favorecer la contracción de enfermedades neurodegenerativas.

Equilibrio de cuidado

No debemos perder de vista que si un anciano se convierte en el cuidador principal de sus nieto puede ser estresante y negativo para su salud, no obstante, no tener ningún tipo de contacto con él aún puede resultar más negativo.

En estos caso, lo ideal es encontrar el equilibrio entre el papel de canguro de los abuelos y su necesidad de sentirse útiles para su entorno, pero sin demasiado estrés.  

 

En Cuideo queremos remarcar que brindar cuidado a terceros puede mejorar la salud física y mental, pero debemos tener en cuenta que ayudar a otros no es lo único capaz de alargarnos la vida, sino que una dieta sana, el ejercicio físico y los días de relax son claves para cuidar bien de la salud de nuestros abuelos.  

 
 
¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

2 votos con una valoración media de 5.