PUBLICADO EL 19/01/2021
En Cuideo siempre presumimos de que somos capaces de encontrar al cuidador ideal para cada familia. Pero, ¿cómo lo hacemos? Así resumiendo, con tecnología, con humanidad y con escucha activa.

En Cuideo siempre presumimos de que somos capaces de encontrar al cuidador ideal para cada familia. Pero, ¿cómo lo hacemos? Así resumiendo, con tecnología, con humanidad y con escucha activa.

Una persona cuidadora es mucho más que una ayuda en el día a día. Ella y la persona mayor pasan muchas horas juntas. Es por eso que la calidad de ese tiempo es de vital importancia para ambas. Las relaciones de calidad tienen un efecto muy positivo en el bienestar, igual que las malas tienen efectos negativos. En Cuideo nos preocupamos de que ambas personas sean lo más compatibles posible en todos los aspectos.

Las tareas a realizar, básico en la selección

Cuando contactamos con cuidadores/as y familias hacemos muchas preguntas, pero todas son sumamente necesarias para entender tanto las necesidades como a las personas y así realizar una valoración muy amplia. Las respuestas las volcamos en una herramienta tecnológica que hemos creado nosotros mismos que nos ayuda a encontrar familias y cuidadores afines de manera rápida y eficaz.

Match cuidadores cuidado


Estas entrevistas nos ayudan a saber si la persona cuidadora sabe alimentar por sonda, controlar la medicación o hacer ejercicios cognitivos; así como a identificar las necesidades de la persona mayor o dependiente o si hay alguna patología detectada, como Párkinson, demencia o Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC).

Por supuesto un cuidador o una cuidadora tiene que tener experiencia en demencia si la persona dependiente tiene Alzhéimer, o ha de saber movilizar personas si tiene que asistir a alguien con movilidad reducida. Pero, ¿si la persona mayor es muy comunicativa y le gusta contar historias? Necesita a alguien que sepa escuchar. ¿Y si resulta que la persona a cuidar y el cuidador/a son unos apasionados del arte? Pues mejor que mejor.

Como cuenta la Coordinadora de Selección de Cuideo, Anna Rosselló, “nosotros pensamos que la selección del cuidador/a se basa en dos pilares fundamentales. Por un lado, la búsqueda del perfil que disponga de los conocimientos, experiencia y/o formación necesarios para cuidar al usuario en concreto. Por otro lado, y no menos importante, buscamos el perfil que mejor se adapte al carácter, al estado emocional y a las aficiones del usuario. De esta manera el usuario está bien cuidado física y cognitivamente. Además, el impacto emocional es beneficioso para ambas partes”.

La importancia de la calidad de la compañía

Las competencias de los cuidadores/as que trabajan con Cuideo tienen que ser válidas para cada caso. Además, cuentan con una experiencia antes de trabajar con nosotros. Pero en nuestro esfuerzo por encontrar al cuidador/a ideal incluimos otras variables que creemos importantes y que no siempre se tienen en cuenta.

Sabemos que es difícil que dos personas encajen, sobre todo en un momento tan delicado para una familia como el de introducir a una persona cuidadora en casa. “Somos conscientes que cuando un cuidador entra en un domicilio por primera vez, no es fácil para nadie. Por eso cuanto mejor sea la afinidad entre ambos, mejor será la relación y la calidad del servicio tanto para el usuario como para el trabajador”, apunta Rosselló.

En los años que llevamos de experiencia, en Cuideo nos hemos encontrado muchos casos diferentes. Algunos no tan buenos, por supuesto, pero podemos asegurar que la inmensa mayoría de familias están contentas con el cuidador o cuidadora que hemos encontrado para ellas. Y la verdad es que nos pone muy contentos conseguirlo y haber hecho ese match.

Cuidadores que forman parte de la familia

Si explicásemos todos los casos con éxito, esta publicación sería un sinfín de párrafos, pero queremos mostraros tres.

Ana es una persona dependiente usuaria de Cuideo. Recibe la ayuda de una cuidadora, Roxana. Ella ha sido elegida siguiendo este proceso de selección, ¡y ha sido todo un éxito! De hecho, estas son las palabras de Ana:

“Estoy encantada con Roxana. Me hace la vida mucho más fácil. Dios la bendiga. Mis dificultades para moverme me agobiaban, pero ya no tanto. Además, creo que es buena gente y confío en ella, que también es muy importante, o más importante.

Hay casos en los que la persona que necesita ayuda es mayor y convive con otra persona de su edad que no se puede hacer cargo de ella. La persona cuidadora en estas situaciones tiene que encajar con ambas. Este es el caso de José, que necesitaba ayuda con su madre. Gracias a Cuideo, ha encontrado varias personas cuidadoras, lo cual ha permitido que la familia pueda estar tranquila sabiendo que está en las mejores manos. Y es que las cuidadoras, como asegura Jose, “han hecho muy buenas migas con mis padres".

Sara es otro ejemplo. Ella necesitaba ayuda con sus padres. Además, de estar más tranquila sabiendo que sus padres están bien atendidos, la cuidadora “se ha ganado toda mi confianza y mis padres están contentísimos con su trabajo, atención, compañía y ayuda”, asegura.

Está claro que la calidad de las relaciones personales es una parte muy importante del cuidado. Es por eso que tiene un peso tan grande en nuestro proceso de selección.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

9 votos con una valoración media de 4.3.