Cofosis: causas, síntomas y tratamientos

Cofosis: causas, síntomas y tratamientos

La cofosis, también conocida como anacusia o sordez, es una condición en la cual una persona experimenta una pérdida total de la capacidad para percibir sonidos en una o ambas orejas.

Esta condición puede manifestarse de forma gradual o aparecer repentinamente, y es importante diagnosticarla rápidamente para poder tratarla adecuadamente y detectar posibles afecciones subyacentes.

En este artículo, exploraremos en detalle las causas, los síntomas y los tratamientos disponibles para la cofosis, con el objetivo de proporcionar información útil y ayudar a quienes se enfrentan a esta condición.

¿Qué es la cofosis?

La cofosis es una forma extrema de sordera, que se caracteriza por una pérdida auditiva superior a los 120 decibeles. Puede afectar a una sola oreja (cofosis unilateral) o a ambas (cofosis bilateral).

Es importante destacar que la simple incapacidad para escuchar de un oído no es suficiente para confirmar la anacusia, ya que existen diferentes umbrales auditivos.

Una pérdida auditiva profunda, por lo general, se sitúa más allá de los 90 decibeles y aún permite la percepción de ciertos sonidos.

Para determinar si una persona es sorda de un oído, es fundamental someterse a un examen completo del oído, nariz y garganta (ORL) realizado por un médico especialista.

Causas de la cofosis en las personas mayores

Identificar las causas de la cofosis puede resultar complicado o incluso imposible en algunos casos. Sin embargo, existen varios factores que pueden contribuir a esta condición.

Factores genéticos

Los factores genéticos son responsables de más de la mitad de los casos de cofosis conocidos, especialmente en el caso de la cofosis infantil, donde representan más del 80% de los casos. Es importante distinguir entre la cofosis genética no sindrómica (la más común) y la cofosis genética sindrómica.

En el primer caso, existen alrededor de 200 genes diferentes que pueden ser responsables de la sordera. En el segundo caso, el síndrome de Usher es una de las principales causas, ya que afecta a la cóclea, los ojos y, a veces, también al vestíbulo (parte central del laberinto del oído interno).

Causas congénitas

En el caso de causas congénitas, la cofosis generalmente se manifiesta desde el nacimiento o poco después del mismo.

Es fundamental diagnosticarla tempranamente mediante una prueba de audición simple, ya que, de lo contrario, puede obstaculizar el desarrollo del niño de manera significativa.

Cofosis adquirida

Cuando la cofosis no está relacionada con factores genéticos o congénitos, se la considera adquirida. En muchos casos, la cofosis adquirida tiene origen infeccioso, como consecuencia de infecciones o enfermedades como la otitis, la meningitis, el sarampión o la laberintitis.

También puede ser causada por tumores benignos en el nervio auditivo, la toma de medicamentos ototóxicos, la exposición prolongada a ruidos fuertes o traumatismos sonoros, como explosiones.

Síntomas de la cofosis en los ancianos

El síntoma más evidente y notable de la cofosis es la pérdida total de la audición. Sin embargo, existen otros signos que pueden alertar, especialmente antes de recibir un diagnóstico definitivo.

Acúfenos en la edad adulta

Es común que las personas con cofosis también experimenten acúfenos, que son percepciones auditivas como zumbidos, pitidos o ruidos constantes en los oídos.

Esto puede ser más pronunciado cuando la pérdida auditiva ocurre repentinamente, ya que los sonidos internos generados por el sistema auditivo pueden volverse más perceptibles al no haber sonidos ambientales que los enmascaren. En algunos casos, también pueden presentarse vértigos, que son sensaciones de mareo y desequilibrio.

Vértigos en la vejez

Los vértigos y las náuseas están directamente relacionados con el buen funcionamiento del sistema vestibular del oído interno, el cual contribuye a nuestro equilibrio y capacidad para orientarnos en el espacio.

Cuando se presenta cofosis, especialmente si es unilateral, asociada con acúfenos y/o vértigos, estos síntomas pueden indicar la presencia de la enfermedad de Ménière o hidrops endolinfático.

Ante cualquier duda y al notar los síntomas de la cofosis, es importante buscar atención médica profesional. El otorrinolaringólogo es el especialista más capacitado para diagnosticar la afección y recetar el tratamiento adecuado.

También se puede acudir al médico de atención primaria o a un audiólogo, quienes podrán brindar orientación y apoyo.

Tratamientos para la cofosis en la vejez

Una vez que se ha desarrollado la cofosis, la pérdida de audición no puede ser curada. Sin embargo, existen opciones de tratamiento para compensarla, al menos parcialmente. A continuación, se mencionan algunos de los tratamientos disponibles:

Auxiliares auditivos / Audífonos

La elección de un audífono es la solución más sencilla y efectiva, especialmente cuando la pérdida auditiva no es total. Los audífonos pueden ser muy útiles en etapas tempranas de la cofosis, cuando al menos uno de los oídos aún es capaz de percibir ciertos sonidos.

Sin embargo, una vez que se ha perdido por completo la audición y se ha diagnosticado la anacusia, el audífono tiene limitaciones, ya que la pérdida auditiva es irreversible. Por lo tanto, el uso de audífonos se considera principalmente en casos de sordera unilateral.

Cuando se supera esta etapa, el implante coclear es la opción que puede mejorar significativamente la audición del paciente.

Sistema CROS

Una de las consecuencias de la cofosis es la incapacidad para percibir los sonidos en 360 grados. Además de causar molestias, esto dificulta la comunicación, ya que puede ser necesario girar hacia el “oído bueno” para entender a la persona que está hablando. La sordera en un oído también representa un peligro en la vida diaria, como no poder escuchar vehículos que se acercan desde el lado afectado por la pérdida auditiva.

El sistema CROS (en inglés, Controlateral Routing of Signal) es una solución diseñada para abordar este problema específico. Consiste en dos elementos: un transmisor colocado en el oído no auditivo y un receptor (que en realidad es un audífono) ubicado en el oído que sí tiene capacidad auditiva.

De esta manera, el oído que puede escuchar recibe todos los sonidos captados por el transmisor. Si bien puede llevar tiempo adaptarse a este sistema, facilita enormemente la comunicación y previene accidentes al permitir una percepción más completa del entorno sonoro.

También existen sistemas BICROS, que se utilizan cuando el oído que puede escuchar también presenta pérdida auditiva. En este caso, el receptor cumple una doble función, no solo reenviando los sonidos captados al oído con audición, sino también amplificándolos.

Implante coclear e implante de anclaje óseo

Cuando el sistema CROS no es suficiente, a veces es necesario recurrir a una solución auditiva implantable. El implante coclear es el más conocido y se utiliza principalmente en casos de cofosis bilateral. En este procedimiento, se implantan electrodos muy delgados directamente en la cóclea para estimular el nervio auditivo, lo que facilita la transmisión de los sonidos al cerebro.

También existen implantes de anclaje óseo, como el implante Baha (Bone Anchored Hearing Aid), que pueden ofrecer mejores resultados que los audífonos convencionales. Al igual que el implante coclear, este tipo de implante requiere una intervención quirúrgica.

A diferencia de los auxiliares auditivos, no amplifican los sonidos, sino que los convierten en vibraciones para estimular el oído interno. Esto permite la audición a través de la conducción ósea.

Es importante tener en cuenta que la vibración ósea solo puede mejorar la audición si aún hay umbrales auditivos presentes.

Independientemente del tratamiento preferido para la cofosis, la lectura labial (interpretación visual de los movimientos de los labios al hablar) se utiliza con frecuencia por las personas con discapacidad auditiva como complemento para la comunicación.

Cuideo: cuidado especializado para personas con cofosis

En Cuideo, entendemos las necesidades únicas de las personas que padecen cofosis y nos enorgullece ofrecer cuidado especializado para atender a aquellos que viven con esta condición auditiva. Nuestro equipo de profesionales está altamente capacitado y cuenta con la experiencia necesaria para ofrecer un apoyo integral a las personas mayores que experimentan pérdida auditiva total.

Nuestros cuidadores en Cuideo son conscientes de los desafíos que enfrentan las personas con cofosis y se esfuerzan por crear un entorno seguro, cómodo y comprensivo.

Comprendemos la importancia de la comunicación efectiva y nos adaptamos a las necesidades individuales de cada persona. Nuestro objetivo es promover la independencia y la calidad de vida de nuestros clientes, dándoles el apoyo necesario para enfrentar los desafíos diarios asociados con la cofosis.

Nuestros profesionales en Cuideo están capacitados para utilizar técnicas de comunicación visual, para facilitar la interacción con las personas con cofosis.

Asimismo, trabajamos en estrecha colaboración con especialistas en salud auditiva, como audiólogos y otorrinolaringólogos, para garantizar que nuestros cuidadores estén al tanto de los últimos avances en tecnología y terapias de apoyo para la cofosis.

Entendemos que la cofosis puede afectar no solo la audición, sino también otros aspectos de la vida diaria. Por lo tanto, nuestros cuidadores se centran en garantizar un cuidado integral que abarque no solo las necesidades físicas, sino también el bienestar emocional y social de las personas con cofosis.

Esto puede incluir actividades de estimulación sensorial, promoción de la participación en actividades sociales y apoyo en la búsqueda de recursos y servicios de apoyo adicionales.

En Cuideo, estamos orgullosos de garantizar una atención personalizada y de calidad a los ancianos que viven con cofosis. Nuestro compromiso es garantizar que cada individuo reciba un cuidado individualizado y compasivo que les permita llevar una vida plena y significativa. Si usted o un ser querido está buscando apoyo para el cuidado de la cofosis, puede confiar en nuestro equipo de profesionales en Cuideo para proporcionar la atención experta que se merece.

¿Sabes que Cuideo es la solución de más de 40.000 familias para contar con los cuidadores a domicilio mejor preparados?

Solicita información o llámanos al 664 124 320

Solicita información

Atendemos de lunes a domingo

Autorizo el tratamiento de mis datos por Cuideo para tramitar la solicitud de información requerida.

Información básica protección de datos