PUBLICADO EL 22/07/2020
POR Cuideo
El calor puede afectar mucho a las personas mayores. Conoce todo lo que necesitas para comprenderlo y ayudarlo a disfrutar del verano al máximo con seguridad, salud y bienestar.

A partir de los 60 años es muy importante controlar la alteración de la temperatura corporal en personas mayoresEl verano puede conllevar hipertimia, haciendo elevar la temperatura corporal del paciente a más de 38º.

Debemos ayudar a las personas mayores a refrescarse. En Cuideo te ayudamos a comprender a tus seres queridos y a hacer que disfruten del verano al máximo.

Cómo afecta el calor a las personas mayores

Ciertos grupos de riesgo deben tomar cuidados especiales durante el verano, sobre todo ante una ola de calor. Las personas mayores forman parte de estos grupos de riesgo.

A parte de los golpes de calor, durante el verano también debemos preocuparnos de que el mayor esté bien hidratado y no sufra deshidratación, ya que en verano tenemos sensación de menos sed, pero realmente necesitamos beber mucho más líquido.

Golpe de calor en ancianos: Síntomas

Debido a las temperaturas elevadas de la época veraniega debemos mantener cuidados especiales al mayor para protegerlo de los efectos nocivos de una ola de calor y tomar ciertas medidas de prevención contra el golpe de calor, ya sea en casa, en la calle, en la playa o en la piscina. Además, es crucial que las personas que acompañen al usuario a cuidar conozcan cómo identificar y cómo actuar en caso de un golpe de calor.

Los síntomas principales de un golpe de calor son:

  • Somnolencia
  • Dolor de Cabeza
  • Náuseas
  • Desorientación
  • Confusión
  • Deshidratación
  • Piel caliente y enrojecida

 

En caso extremos, el paciente puede llegar a experimentar hipertermia y requerirá de atención médica urgente.

Cuidados de personas mayores durante la pandemia por coronavirus

Personas mayores: Recomendaciones de cuidados en verano

A continuación te ofrecemos algunas recomendaciones para aumentar los cuidados de las personas dependientes en verano y garantizar su seguridad, salud y bienestar.

Hidratación del mayor en verano

El mayor problema que enfrentan las personas mayores en el verano es la deshidratación.

A medida que envejecemos, las personas pierden la sensación de sed, por ello es común que no pidan agua o que no les guste tomarla. Sin embargo, es un aspecto que no debemos descuidar nunca, especialmente en verano.

En la época estival, nuestro cuerpo transpira más, esto con el objetivo de mantener la temperatura adecuada. Por ello, es importante reponer el líquido perdido. Si la persona de tercera edad no sufre de problemas renales, el cuidador o cuidadora debe ofrecerle de dos a tres litros de agua diaria.

A algunas personas mayores no les gusta tomar agua, pero aun así debemos asegurarnos de que la consuman. Para ello podemos ofrecerles como substitutos de la agua: gelatinas con fruta, aguas aromatizadas, helados, leche, caldos, etc. Lo importante es que se mantenga hidratado.

Cuida la alimentación de tu mayor durante el verano

Las comidas deben variar en esta estación. Durante el verano no suelen apetecer los platos calientes, ya que dan sensación de más calor. Los platos fríos y ligeros como el gazpacho, las verduras frescas, las ensaladas o la fruta de temporada son fundamentales.

Con el calor, el apetito disminuye.Es muy importante asegurarnos de que nuestros mayores ingestan las proteínas y los nutrientes necesarios para afrontar la época estival con energía y salud. Los ingredientes ideales para añadir a los platos fríos son: huevo duro picado, queso, embutidos, etc.

La fruta es rica en agua y azúcares, ideales para el postre y a cualquier hora del día.

Aumentar el cuidado e higiene personal

En épocas veraniegas tenemos más calor y hacemos más actividades, por ello necesitamos ducharnos más veces de lo normal. Debemos ayudar al mayor a aumentar su higiene personal durante el verano y a controlar las posibles alteraciones de temperatura corporal.

Evita cambios bruscos de temperatura

También es importante evitar los cambios bruscos de temperatura y no abusar del aire acondicionado, porque pueden provocar resfriados o choques térmicos por contraste con la temperatura exterior. La temperatura idónea es entre 21º y 23º.

Cuida el sueño de tus mayores en verano

El calor y el aumento de las horas de luz nos hacen dormir menos e inciden de forma directa en los trastornos del sueño en la tercera edad. La falta de sueño o insomnio afecta a la calidad de vida del mayor. Provoca agotamiento, irritabilidad y mareos.

La calidad del sueño es muy importante para un correcto estado de salud en las personas de edades avanzadas. Lo más recomendable para evitar que nuestro mayor padezca un trastorno del sueño es cenar de forma ligera, seguir una rutina de horarios y hacer ejercicio a diario.

Ayuda a domicilio, la opción ideal para el cuidado de mayores

Si tienes a tu cuidado una persona mayor, debes saber que una de las mejores opciones es contratar ayuda a domicilio. De esta manera podrás encargarte con tranquilidad de tus demás responsabilidades con la seguridad de que tu ser querido estará en manos de profesionales.

En Cuideo ofrecemos el mejor servicio de asistencia a domicilio para el cuidado de personas de tercera edad. Nuestro equipo de profesionales está 100% capacitados para afrontar cualquier situación por difícil que sea. La paciencia y la dedicación son nuestras principales herramientas.

Cómo mantener la casa fresca

Es muy importante mantener la casa fresca, no excesivamente fría. Es recomendable que las habitaciones cuenten con aire acondicionado tengan una temperatura que oscile entre los 22 y los 24 grados. 
Muchas personas mayores no les gustan los aires acondicionados. Esto pasa porque con la edad perdemos tejido graso y nos pueden afectar enfermedades como la osteoporosis. Si usamos el aire acondicionado en estos caso, lo ideal es cubrir al mayor con ropa de abrigo para que el frío no les moleste.

Si el adulto mayor se encuentra al aire libre, es vital que esté bajo la sombra.

Mantener la casa fresca sin aire acondicionado

Para mantener la casa fresca sin necesidad de recurrir al aire acondicionado podemos seguir una serie de consejos y recomendaciones de varios expertos:

  • Se recomienda bajar las persianas durante las horas de mayor incidencia solar para evitar que se recaliente el domicilio (de 11h a 17h). Los momentos más adecuados para ventilar el hogar son las primeras horas del día o por la noche.
  • Cierra las puertas de las habitaciones durante las horas de más calor para evitar que se extienda por el hogar. Abrirlas por la noche para que circule el aire.
  • Mientras cocinas o te duchas, utiliza el extractor para eliminar el aire caliente, si tienes.
  • Intenta no recurrir al horno ni a los fogones. Se recomienda consumir platos fríos como ensaladas y fomentar las comidas al aire libre, pero en la sombra.
  • Recurre a bombillas LED o de bajo consumo, ya que desprenden menos calor.
  • Quita las alfombras.
  • Evita los colores oscuros.
  • Cambia las sábanas, a poder ser que sean de algodón.
  • Evita poner la lavadora o el lavavajillas durante el día, siempre por la noche.
  • Fregar el suelo de casa con agua fría.
  • Si tienes balcón, jardín, patio o terraza riega el suelo al anochecer para refrescar.
  • Instala un ventilador en cada habitación de la casa.
  • Consume bebidas frías y recurre a una ducha fría en caso de acaloramiento extremo para lograr bajar la temperatura.

 

En Cuideo queremos compartir contigo las mejores recomendaciones para los cuidados de personas mayores en verano, para que conozcas los cuidados que se deben tener en los ojos, piel y pies cuando se exponen al sol. Además, queremos asegurarnos de que conoces todo lo necesario para viajar sin problemas con toda la familia, aunque este año se recomienda recurrir a segundas residencias o quedarse en casa o por la zona. 

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

2 votos con una valoración media de 5.