PUBLICADO EL 26/09/2019
POR Cuideo
Pocos saben las teorías sobre la afición de Disney por reflejar trastornos mentales en sus personajes. En este artículo daremos luz a los personajes Disney y sus trastornos mentales.

Casi todos hemos crecido rodeados de la magia de las películas de Disney, unos más que otros. Hemos reído, llorado, divertido, aprendido y emocionado con cada una de las películas que producía la compañía cinematográfica.

Aún así, cada vez son más crecientes las anécdotas que giran alrededor de nuestras películas favoritas.

Todos conocemos ya la existencia de muchos mensajes camuflados entre las escenas más emblemáticas de algunas películas de Disney, pero pocos saben las teorías sobre la afición de la compañía cinematográfica por reflejar trastornos mentales en sus personajes.

Disney y los  trastornos mentales

La compañía cinematográfica Disney popularizó internacionalmente las historias que narraban los cuentos clásicos de los Hermanos Grimm, Charles Perrault o James Matthew Barrie.

Muchos de los protagonistas de las películas Disney se presentan alegres, vitalistas y con bonitas historias que contar. Todos nos tomamos estas historias adaptadas como algo inverosímil, pero ¿Y si os dijéramos que no lo son tanto como creíamos?

Ariel, Alicia, Pocahontas, Bambi, Rapunzel y Blancanieves son algunos de los personajes de Disney que todos recordamos, pero ahora conoceremos la realidad de sus conductas.

Los personajes Disney al descubierto

Lógicamente, cuando se crearon los personajes y las adaptaciones Disney, no se estaba pensando en estos trastornos mentales, pero si que es cierto que algunos de ellos muestran síntomas de padecerlos.

Algunos médicos y psiquiatras han recorrido a la cultura popular para bautizar ciertas patologías y hacer referencia a las similitudes de conducta con algunos protagonistas Disney.

Alicia y el Síndrome de Todd

El Síndrome de Todd o Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas tienen como síntoma principal las alucinaciones visuales como distorsión de los tamaños, las formas o los colores e incluso presencia de imágenes múltiples.

Alicia en el País de las Maravillas es una de las películas más locas de la productora cinematográfica Disney. Algunos relacionan la película y a su protagonista con algunas drogas, pero también es posible que padeciera el Síndrome de Todd, por la relación entre sus síntomas y las extrañas vivencias de la protagonista.

También podemos observar dos trastornos neurológicos más: La Microapsia, el paciente percibe los objetos más pequeños de lo normal. La Macroapsia, el paciente percibe los objetos más grandes.

El conejo Blanco de Alicia

El conejo blanco que aparece en todas la películas de Alicia en el País de las Maravillas sufre un desorden de ansiedad generalizada.

Quienes padecen este trastorno se preocupan demasiado por cosas cotidianas y suelen tener ansiedad, ataques nerviosos y problemas para conciliar el sueño. Este personaje lleva el reloj en sus manos en todo momento, señalando la hora apresuradamente con preocupación en sus ojos. Este trastorno también conlleva tics nerviosos o movimientos involuntarios como en el trastorno de Tourette.

Ariel y el Síndrome de Diógenes

Las personas afectadas por el Síndrome de Diógenes tienden a aislarse en casa y acumular todo tipo de objetos inútiles, pero para ellos tirarlos es un sacrilegio. En general, suele afectar a personas de edad avanzada.

Si recordamos la historia de la Sirenita, Ariel era una joven sirena que soñaba con ser humana y su mayor afición era recoger todo tipo de objetos que cayeran de los barcos, para guardarlos y acumularlos como un gran tesoro, igual que los pacientes de Síndrome de Diógenes.

Bambi y su complejo

Bambi es sensible, inocente, muy bueno y uno de los protagonistas animales estrella de Disney.

El complejo de Bambi se aplica a las personas excesivamente sentimentales y compasivas hacia los animales y la naturaleza. Son sobreprotectores de los animales y del cuidado del medio ambiente, pero además, son radicalmente opuestos a cualquier acto que implique una forma de dominio del planeta por parte del ser humano.

Bella y el Síndrome de Estocolmo

El Síndrome de Estocolmo es una reacción psicológica donde la víctima de un secuestro desarrolla un vínculo afectivo con la persona que la tiene cautiva. En muchos casos, el secuestrador también desarrolla sentimientos hacia sus víctimas.

Pensadlo bien. Bella es una joven guapa, lectora e inteligente que va en busca de su padres, cautivo por un hombre, mitad bestia, en una casa muy alejada de la civilización. Una vez allí, le pide al secuestrador un intercambiarse por su padre. Resulta que después se acaba enamorando del secuestrador y viceversa.

Blancanieves y su madrastra

La madrastra de Blancanieves podría relacionarse con un trastorno narcisista de personalidad.

El trastorno narcisista de personalidad provoca una gran necesidad de admiración y de preocupación por el poder y el éxito ilimitado. También provoca falta de empatía y un gran sentido de autoimportancia. Esto provoca en la madrastra de Blancanieves la necesidad de apartar a la princesa para que no haga sombra en sus propósitos de ser la más bella y poderosa del reino.

Síndrome de Peter Pan

Al personaje de Peter Pan tiene un síndrome que directamente lleva su nombre. El Síndrome de Peter Pan consiste en ser un adulto que no quiere crecer. Los pacientes que sufren el trastorno no son capaces de aceptar que crecer es inevitable y siempre quieren jugar, igual que los niños. Muchos sufren ansiedad, falta de autoestima y depresión. Peter Pan hace lo mismo. 

Este personaje emblemático de nuestra infancia, Peter Pan, era un joven que no quería ser mayor y, por eso, se mudó al País de Nunca Jamás, donde se hizo el líder de los Niños Perdidos, un grupo de niños sin familia que habían decidido ser pequeños hasta el fin de sus días.

Garfio

El Capitán Hook, más conocido como Garfio, sufre un trastorno por estrés postraumático, debido a que Peter Pan lanzo su mano al cocodrilo. Los síntomas principales son recuerdos perturbadores constantes, evasión, ansiedad o hiperactividad.

Síndrome de Wendy

No nos debemos olvidar de otro personaje de la película, Wendy, una niña que enamora a Peter Pan y ejerce el rol de madre entre los Niños Perdidos. Esto da nombre al Síndrome de Wendy que se asocia con aquellas mujeres que ejercen constantemente el rol de madre.

Frozen y la Agorafobia

La Agorafobia es un temor obsesivo ante los espacios abiertos o descubiertos. Esto provoca que la joven princesa no desee ver a nadie debido al trauma que sufrió en su infancia.

Elsa, la protagonista de Frozen, sufre dos momentos horribles durante su infancia que le causan un trauma. Al principio de la película casi arrebata la vida a su hermana pequeña y pierde a sus padres en alta mar.

Jafar, el villano de Aladdín

Jafar es el personaje malvado de la película de Aladdín. Este es un sociópata, sufre el trastorno de personalidad antisocial. Quienes padecen esta enfermedad no pueden adaptarse a las normas sociales preestablecidas y faltan a los derechos individuales.

La Bella Durmiente y el Síndrome Klene-Levin

El Síndrome de Klene-Levin es un trastorno neurológio poco habitual. Esta caracterizado por períodos de sueño excesivo. Existe la posibilidad de sufrir alteraciones de comportamiento y amnesia durante este tiempo. Puede llegar a durar semanas o meses.

En el cuento de la Bella Durmiente, la protagonista es una niña criada en el bosque con tres hadas, un día cantando se cruzo con un príncipe. Tras pincharse con una rueda hechizada por Maléfica, cae en un sueño profundo profundo del cual sólo podrá despertarse con un beso de amor verdadero. 

¿Podría compararse con el Síndrome de Klene-Levin?

La Cenicienta

El primer síndrome de esta película lleva el nombre de la protagonista "El complejo de Cenicienta.  Tratorno de personalidad por dependencia". Fue determinado por Collete Downing, aunque no está aceptado como trastorno neurológico por la OMS.

Quienes padecen el Síndrome de la Cenicienta, sufren una necesidad excesiva de que se open de ellos y un gran temor por la separación. Suele darse en mujeres dependientes de los hombres, emocional y económicamente. Estas idealizan la imagen mental masculina y buscan un "príncipe azul". Son intolerantes a cualquier defecto de su pareja y les crea una gran frustración.

El Príncipe de Cenicienta

La Prosopagnosia es el segundo trastorno neurológico que podemos encontrar en la película de La Cenicienta. Se trata de una enfermedad neurodegenerativa que consiste en ser incapaz de reconocer los rostros de las personas. Se trata de una forma de agnosia visual. Sólo afecta a un 2’5% de la población.

El Príncipe de la Cenicienta organiza una fiesta en palacio donde la princesa pierde el zapato de cristal, después de haber bailado con él. El Príncipe decide salir a buscarla para poder casarse con ella. Decidió probar el zapatito a todas las mujeres del pueblo. Cuando llega a casa de Cenicienta, este no la reconoce, debido a la presencia de la enfermedad de Prosopagnosia.

Pinocho y las mentiras

La historia de Pinocho es la de un muñeco de madera que cobra vida y le crece la nariz cada vez que miente. En la vida real, cuando mentimos, la temperatura corporal asciende y podemos llegar a enrojecer.

El Síndrome de Pinocho es el enorme impulso de mentir continuadamente

Pocahontas y la Sinestesia

La Sinestesia es una cualidad que lleva a quienes la poseen a identificar con un sentido un estímulo asociado a otro. Los pacientes con esta cualidad afirman que ven sonidos, oyen colores o descubren colores en el viento.

Esta última afirmación es la que hacía Pocahontas en su conocida canción Colores en el viento, cuando afirmaba que el viento tenía colores, cuando le enseña a John Smith (el colono) las tradiciones de la tribu india americana.  

Rapunzel y el Trastorno Bipolar

El Trastorno Bipolar es una enfermedad mental que consiste en cambios bruscos en el estado de ánimo. El paciente experimenta periodos depresivos y momentos de felicidad extrema de forma frecuente y repetitiva.

Rapunzel es la protagonista de la película Disney llamada Enredados. Esta posee un pelo inmensamente largo y vive en lo alto de una torre, donde fue encerrada por su supuesta madre. Un día, un joven ladrón la anima a salir de casa. Ella acepta ilusionada y llena de curiosidad, pero, una vez fuera, le asaltan las dudas y pasa de la alegría por ser libre al remordimiento por desobedecer a su madre, todo en cuestión de segundos.

¿Puede ser que Rapunzel sufra trastornos bipolares?

Winnie The Pooh y sus amigos

Los personajes de las películas Winnie The Pooh pueden ser relacionados con diferentes trastornos:

Winnie Pooh 

El osito Winnie puede relacionarse con trastornos de la conducta alimentaria. Tiene una cierta afición desmesurada a comer miel, esto puede conocerse como el trastorno por atracón. Este trastorno alimentario lleva a quienes lo padecen a comer ciertos alimentos en cantidades desmesuradas y de forma compulsiva.

Los paciente del trastorno por atracón suelen padecer obesidad y sobrepeso, que también podemos observar en el osito Winnie.

Piglet

Piglet es un purquito amigo de Winnie. Se presenta siempre nervioso y preocupado, con tensión continuada. Padece trastorno por ansiedad generalizada, igual que el conejo blanco de Alicia en el País de las Maravillas. 

Tiger

Tigre muy amigable y extrovertido, amigo de Winnie. Se pasa las tramas afirmando que es capaz de saltar como un canguro, volar, nadar y trepar los árboles.

Este personaje coincide con el déficit de atención (TDAH), marcado por la impulsividad y la hiperactividad. Este déficit conlleva serios problemas de concentración y lleva a los pacientes a cometer errores de forma continuada.

Ígor 

El burrito amigo de Winnie, Ígor, vaga de un lado a otro melancólico y pesimista. Pierde su cola constantemente. Se muestra como un paciente depresivo, con gran tristeza y pasa gran parte del día durmiendo. 

Conejo

El personaje más trabajador de la película de Winnie The Pooh. Obsesionad en mantener su huerto ultra limpio. 

Este personaje puede relacionarse con el trastorno obsesivo compulsivo (TOC). Los pacientes que lo padecen se obsesionan con ideas o actos concretos. Los llegan a repetir sin medida alguna. En el caso del conejo, le lleva a invertir su tiempo a limpiar sobre limpio.

 

Los cuidadores de adultos mayores a domicilio Cuideo son expertos en todo tipo de patologías y demencias para asegurarte el mejor servicio de asistencia domiciliaria. Infórmate sobre todo lo que podemos hacer por ti y tu seres queridos.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

211 votos con una valoración media de 4.7.