PUBLICADO EL 21/11/2018
POR Cuideo
La Fibromialgia es una de las enfermedades más incomprendidas y que, actualmente, reciben menos apoyo. En Cuideo queremos asegurarnos de que conoces la enfermedad al detalle.

La Fibromialgia es una de las enfermedades más incomprendidas y que, actualmente, reciben menos apoyo. Algunos médicos no la consideran una enfermedad, pero se olvidan de explicar las dificultades a las que se enfrenta el paciente y las graves consecuencia que puede tener en su salud y calidad de vida.

En Cuideo queremos asegurarnos de que conoces la enfermedad al detalle y de que los enfermos de Fibromialgia reciban el mejor apoyo a domicilio para garantizar su seguridad, salud y bienestar y ayudarles a mejorar su calidad de vida.

¿Qué es la Fibromialgia?

La Fibromialgia es una de las enfermedades reumáticas más frecuente. Se caracteriza por el dolor generalizado, fatiga y por contracturas musculares, sin necesidad de inflamaciones en el aparato locomotor. Afecta, principalmente, a los músculos y tendones del cuerpo, sobretodo, en los puntos sensibles del cuerpo.

Esta enfermedad puede aparecer a cualquier edad, sin embargo, es mucho más frecuente entre personas mayores. Las personas que se someten a situaciones de alto estrés y los pacientes tratados en cirugía, traumatismo, enfermedades reumáticas (Lupus, artritis...) o por infecciones crónicas pueden desencadenar la Fibromialgia con mucha facilidad. Los tumores malignos, las enfermedades neurológicas como el Parkinson y las infecciones virales también pueden contribuir en la manifestación de esta enfermedad.

No se conocen las causas exactas de la Fibromialgia, pero puede tratarse de un factor hereditario y genético. Las mujeres tienen nueves veces más posibilidades de padecer Fibromialgia que los hombres. 

La Fibromialgia afecta casi al 3% de la población española.  

Fibromialgia en personas mayores

Cuando envejecemos, nuestros huesos, músculos, tendones y articulaciones se ven afectados por un desgaste de la edad. La energía también mimba por naturaleza, pero si le añadimos la Fibromialgia, se puede llegar a reducir mucho la calidad de vida del paciente.

Los principales síntomas de la Fibromialgia en personas mayores son:

  • Trastornos de sueño: Noches fragmentadas, dificultades para conciliar el sueño y cansancio durante el día como si no hubieran dormido. Esto puede conllevar a la fatiga crónica.
  • Rigidez corporal: El dolor corporal va acompañado de la rigidez. Esta se suele notar por las mañanas, después de estar sentado o por los cambios de temperatura y humedad. Hormigueos en varias zonas del cuerpo, sobretodo en extremidades (Parestesia). También pueden rechinar de dientes.
  • Malestar abdominal y trastornos digestivos.
  • Síndrome de piernas inquietas: Conjunto de impulsos incontrolables, de mover las piernas. Se trata de un trastorno neurológico.
  • Dolores de cabeza y migraña.
  • Problemas de orina: Aumento en la frecuencia de orinar. Puede manifestarse una inflamación dolorosa de la pared de la vejiga (cristitis intersticial).
  • Trastornos cognitivos y de memoria: Dificultades en la concentración, en prestar atención, en tomar decisiones, etc. También aparecen varios lapsus y pérdidas de memoria.
  • Depresión: Si se diagnostica depresión a un paciente de Fibromialgia, ésta debe tratarse, ya que puede empeorar los síntomas de la enfermedad reumática. Aumento de la sensibilidad al sonido, a las luces y al dolor.

Cómo es la vida de una persona con Fibromialgia

No es nada fácil convivir con una enfermedad que produce dolor crónico, fatiga, rigidez corporal e inflamación diaria. 

La Fibromialgia es una enfermedad muy difícil de diagnosticar. Es muy frecuente que los pacientes con esta enfermedad realicen un largo recorrido por los diferentes especialistas médicos antes de ser diagnosticados, ya que no hay un factor o una causa concreta que haga manifestar la Fibromialgia.

Para estos pacientes, el día a día, es una lucha constante y con muchos dolores, desde que se levantan hasta que se vuelven a acostar.  Acaban el día que no pueden ni respirar, sin fuerzas ni ganas de hacer nada más.

El apoyo de la familia y de los amigos es extremadamente importante para poder afrontar la enfermedad y no caer en una depresión o, incluso, acabar desencadenando distimia. Ellos deben ayudar al paciente a superar los obstáculos de la enfermedad y evitarle situaciones de soledad.

Tratamiento Fibromialgia

Es muy importante para las personas mayores que padezcan Fibromialgia mantener una dieta saludable y una rutina de ejercicio físico, ya que su enfermedad no cuenta con una cura definitiva, sino con tratamientos que reducen los síntomas y el dolor.

El ejercicio de resistencia (caminar, correr, bicicleta…) son los más eficaces. El ejercicio cardiovascular, supervisado por un terapeuta deportivo también puede resultar muy útil para los pacientes de Fibromialgia.

Se recomienda visitar al Fisioterapeuta para aliviar el dolor y al Psicoterapeuta para realizar una terapia cognitiva conductual. Las técnicas de relajación, como la meditación y el yoga, pueden ofrecer numerosos beneficios para los pacientes de Fibromialgia y ayudarles a reducir el estrés y el dolor.

En la mayoría de casos, se suele recetar el analgésico tramadol o el conocido paracetamol, pero estos pueden conllevar a su adicción (muy importante tenerlo en cuenta). En esta situación, es mejor sustituir los fármacos y medicamentos por la acupuntura o la osteopatía.

Los antidepresivos tricíclicos ayudan al paciente con Fibromialgia a reducir el dolor, mejorar la calidad del sueño, eliminan la depresión y contribuyen a la salud en general. Es muy recomendable contar con el apoyo psicológico para afrontar la enfermedad y sus síntomas.

Un 8% de los pacientes con Fibromialgia también son diagnosticados con Fatiga Crónica.  Conocer el tratamiento del Síndrome de la Fatiga Crónica es muy importante en estos casos.

Fibromialgia y la familia

Los pacientes de Fibromialgia necesitan un entorno que comprenda su enfermedad, empatice con su dolor y le apoye emocionalmente.

La Fibromialgia puede significar un fuerte impacto en las dinámicas familiares y un cambio de roles entre los miembros de la familia que pueden ser de difícil adaptación para todos. Esta situación puede conducir a un deterioro psicológico y físico del paciente, sino cuenta con el apoyo familiar.

Es muy importante que los miembros de la familia hablen con el paciente de la enfermedad, expresen su opinión y dejen al paciente comunicar sus sentimientos y emociones. Debemos escucharlo y comprenderlo, pero no podemos ser sobreprotectores y dejar al enfermo opinar y participar en las actividades diarias.

El funcionamiento familiar debe ser flexible y realizar una redistribución de roles para asumir nuevas obligaciones y buscar soluciones creativas a los posibles problemas que vayan surgiendo.

Existen ciertas claves y recomendaciones para comprender a los pacientes que padecen la enfermedad de la Fibromialgia:

  • Infórmate sobre la enfermedad para comprender sus síntomas y utilizar tratamientos que los disminuyan.
  • Debes entender que el paciente de Fibromialgia no está cansado porque quiere hacer el vago, que no se trata de un cansancio común, sino de fatiga crónica, física y mental.
  • Es necesario que seamos conscientes de que el dolor crónico es difícil de aceptar y manejar. Estos fuertes dolores les conllevan mal humor constante, cambios de humor e, incluso, depresión.
  • No te ofendas si rechaza tus ofertas de ir a pasear, al cine o a cenar fuera o no puede ayudarte en las tareas del hogar. No es que sea perezoso, sino que se puede estar atravesando una crisis de dolor o sentirse extremadamente cansado. Es posible que un día pueda hacerlo y otro no.
  • Demuéstrale tu cariño, apoyo, comprensión y amor constantemente, lo necesitan. Luchas contra el aislamiento del paciente.
  • Comprende sus lapsus y pérdidas de memoria y su dificultad de concentración, atención y comprensión.
  • No le trates como un niño ni le sobreprotejas, deja que tome sus decisiones y cuente con tu apoyo.

 

Un ambiente tranquilo ayudará al paciente a reducir el estrés, el dolor y la ansiedad.

Ayuda Fibromialgia: Cuidadores a domicilio para mayores

En Cuideo te ofrecemos el mejor servicio de asistencia a domicilio para personas mayores. Contamos con más de 2.000 profesionales en el cuidado de mayores para ayudar a cada familia a encontrar el cuidador ideal. Todos cuentan con experiencia demostrable y referencias válidas.

Si tu mayor sufre Fibromialgia, el apoyo de un cuidador, especializado con la enfermedad, le facilitará su día a día y mejorará su calidad de vida, ya que el ayudará con las tareas diarias, le preparará actividades físicas para aliviar los dolores , le dejará descansar y le controlará la medicación. Controlará y velará en todo momento su estado de salud.

 

Regalamos sonrisas a grandes personas por todo España:

Cuidar personas mayores en Madrid

Cuidar personas mayores en Barcelona

Cuidar personas mayores en Sevilla

Cuidar personas mayores en Bilbao

Cuidar personas mayores en Valencia

Cuidar personas mayores en Zaragoza

Cuidar personas mayores en San Sebastián

Cuidar personas mayores en Pamplona

Cuidar personas mayores mayores en Alicante

Cuidar personas mayores en Málaga

Cuidar personas mayores en Vizcaya

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

8 votos con una valoración media de 4.4.