PUBLICADO EL 13/02/2019
POR Cuideo
La Neumonía es una enfermedad muy común y una de las principales causas de mortalidad en personas mayores. Conoce al detalle la enfermedad de la Neumonía y de las recaídas en ancianos.

Al envejecer, nos volvemos más vulnerables a enfermedades como la gripe o la neumonía. La incidencia es más alta durante el invierno.

Las personas mayores de 65 años representan la población con la tasa de hospitalización más alta por neumonía. Estos requieren de muchos cuidados específicos para afrontar la neumoníaPara garantizar la salud de una persona mayor durante el invierno es muy importante que le ayudemos a combatir el frío

Incidencia neumonía en ancianos

La neumonía es una patología respiratoria que afecta al pulmón. Es la infección aguda que provoca más ingresos hospitalarios, sobretodo en el caso de los ancianos.

¿Sabías que un 85% de los fallecimientos por neumonía y gripe ocurren en la tercera edad?

Los mayores son el principal grupo de riesgo en España ante la neumonía. Más del 40% de los enfermos de neumonía mayores de 65 años son hospitalizados por complicaciones. Entre el 21% y el 54% de los adultos que padecen neumonía tienen una corta esperanza de vida y muchas posibilidades de padecer una recaída.

¿Qué tan grave puede ser una neumonía en anciano?

Cualquier persona puede sufrir neumonía, pero los grupos riesgo de la población ante la neumonía son las personas menores de 5 años y mayores de 50 años.

La neumonía ocupa el tercer puesto en el ránking de causas de mortalidad en adultos. Según los datos de la O.M.S, la neumonía tiene una mortalidad aproximada de 1.6 millones de personas al año en el mundo.

Cuando la neumonía va acompañada de enfermedades causadas por la edad avanzada puede conllevar complicaciones. En la tercera edad, muchos pacientes presentan desencadenantes de enfermedades mentales. Es muy importante que cuando cuidamos de alguna persona mayor enferma conozcamos la máxima información sobre sus enfermedades, así podremos garantizar el mejor apoyo y cuidado para el usuario. 

Existen muchas películas sobre enfermedades mentales que pueden ayudarte a entender y a comprender a tu familiar o paciente. La meditación y el yoga son la mejor terapia contra la pérdida de memoria.

Síntomas neumonía en ancianos

No todos los pacientes con neumonía sufren los mismo síntomas, ya que dependerá de la forma en que se adquiera la enfermedad y de su estado de salud.

La neumonía puede ser causada por hongos, bacterias o virus. En función de la causa experimentamos unos síntomas u otros.

Algunos tipos de neumonía pueden contagiarse por el aire. Podemos distinguir tres tipos:

Síntomas Neumonía Común

  • Tos extrema y persistente, con mocos, pus e incluso con sangre
  • Fiebre alta 
  • Escalofríos con temblores
  • Sudores
  • Dolor de tórax
  • Falta de aire
  • Sonidos de afectación respiratoria

 

Síntomas Neumonía Atípica

Todos los síntomas anteriores más:

  • Alteraciones del estado de consciencia
  • Confusión
  • Dolor muscular y articular
  • Alteraciones gastrointestinales
  • Tos seca, sin mocos
  • Dolor de cabeza
  • Deshidratación
  • Cansancio
  • Malestar general
  • Mareos

 

Síntomas de Neumonía Grave

A todos los síntomas anteriores se les debe sumar:

  • Destrucción del tejido pulmonar
  • Insuficiencia respiratoria
  • Absceso pulmonar
  • Acumulación de pus y líquido en el pulmón
  • Caída de la tensión arterial
  • Taquicardia
  • Delirio
  • Afección de otros órganos

 

Cuando una persona de la tercera edad sufre neumonía es posible que tenga problemas a la hora de tragar los alimentos o incluso puede llegar a vomitarlos.  

Tener neumonía puede conllevar graves consecuencias para una persona anciana. El riesgo de sufrir enfermedades cardiovasulares aumenta diez veces después de los 30 días de hospitalización.

Se debe tener en cuenta que cada paciente es un mundo y que no todos deben de experimentar los mismos síntomas.

Cuando la enfermedad se produce en ancianos, los síntomas pueden ser más inespecíficos y aparecer con menos manifestaciones.

La causa más común de esta enfermedad en personas de edad avanzada es la gripe, por ello, es muy importante que las personas mayores se vacunen contra este virus.

El riesgo de neumonía en ancianos aumenta durante el invierno. Conoce los cuidados especiales para la época de Invierno.

Neumonía en ancianos hospitalizados

Cuando un paciente de edad avanzada ingresa en el hospital por complicaciones de neumonía es muy importante que reciba la mayor atención posible y los cuidados que necesita para garantizar su recuperación.

Al hospitalizar a un paciente por una infección pulmonar como la neumonía, los profesionales sanitarios del hospital le ayudan a respirar mejor, a ingerir los alimentos, líquidos y nutrientes para mantener fuerte el sistema inmunitario y a tomar la medicación necesaria para eliminar los gérmenes que han causado la enfermedad.

Los cuidados en el hospital por parte de un cuidador profesional son esenciales para garantizar la seguridad y el buen cuidado del mayor. Los profesionales sanitarios del hospital deben atender a muchos pacientes, por ello, la presencia de la figura del cuidador puede ser muy importante para velar por la salud y bienestar del paciente en todo momento.

Una vez el paciente recibe el alta hospitalaria no estará recuperado del todo, todavía experimentará síntomas después de salir del hospital. La atención continuada del cuidador en el hogar es esencial para asegurarnos de que el mayor se recupera favorablemente y de que no sufra ninguna recaída.

Prevención de la neumonía en el hospital

Cuando vamos a visitar a un familiar enfermo de neumonía o a cuidar de él, es muy importante que tomemos ciertas medidas de prevención para evitar el contagio del virus o bacteria:

  • Extremar la limpieza de los equipos médicos y en la manipulación del enfermo.
  • Lavado frecuente de manos.
  • Uso de guantes y mascarilla.
  • Elevación del cabecero de la cama para realizar las actividades de cuidados o tratamientos.
  • Realizar fisioterapia respiratoria; ejercicios de respiración profunda con terapia para eliminar las secreciones respiratorias.
  • En los pacientes con riesgo de aspiración; Interrupción de la alimentación por vía oral y aspiración de secreciones.

Tratamiento neumonía en ancianos

Cada paciente es un mundo. Por ello, para poder encontrar el tratamiento más adecuado para cada paciente, debemos tener en cuenta ciertos aspectos:

  • Historial médico del paciente.
  • Causa de la enfermedad.
  • Tipo de neumonía.
  • Síntomas del paciente.

 

Mantener hidratado y descansado al paciente es muy importante para una buena recuperación. Recordamos que la dieta en la tercera edad es muy importante, sobretodo cuando el mayor está enfermo. No obstante, no debemos olvidar que es necesario acompañarla de la actividad física adecuada para personas de la tercera edad. Los ejercicios de resistencia son la mejor opción para un envejecimiento activo y saludable.

El tratamiento más básico y fundamental de la neumonía es el uso de antibióticos. Cuando se origina por una gripe grave se usan antivirales. Para ayudar a los antibióticos a cumplir su función debemos mantener al paciente hidratado y en reposo. Los analgesicos y los antitérmicos también son eficaces.

En los casos de las neumonías más graves se podría necesitar un tratamiento de oxigenoterapia, según el oxígeno arterial del paciente. Si siguen las complicaciones, éste necesitará medicación broncodilatadora. 

Cómo utilizar el oxígeno

Cuando el médico receta un tratamiento de oxigenoterapia desde casa se debe tener en cuenta ciertos puntos:

  • Tener siempre una reserva de oxígeno en casa.
  • Nunca cambiar la cantidad de oxígeno que fluye. Siempre debemos preguntarle primero al médico.
  • Tener siempre el número de teléfono del proveedor de oxígeno.
  • Nunca fume cerca de un tanque de oxígeno y no fume.
  • Llevar siempre una reserva de oxígeno cuando salgamos de casa. Infórmate y aprende sobre cómo usar el oxígeno con seguridad en casa.

 

Consejos de seguridad: Uso de oxígeno en el hogar

El oxígeno es extremadamente inflamable, por ello, es necesario que tomemos ciertas medidas de prevención para mantener a nuestra familia y hogar a salvo:

  • Extintores y detectores de humo en funcionamiento por varios puntos de la casa.
  • Todas las fuentes de fuego o calor deben estar como mínimo a 2 metros de la habitación donde se usa el oxígeno; estufas, calentadores, chimeneas, velas de mesa, calentadores eléctricos, mantas eléctricas, hornos, etc.
  • Nadie debe fumar cerca de la persona que utiliza oxígeno. Evita que se fume en toda la casa.
  • No se deben utilizar cerca del oxígeno:cepillo de dientes eléctrico, productos de limpieza, juguetes con motor, máquina de afeitar ni secador de pelo.
  • Cocinar con microondas es lo más seguro.
  • Almacena el oxígeno debajo de la cama. Nunca lo guardes en un baúl, caja o cuarto pequeño.
  • No utilices cremas con petróleo, utiliza Aloe vera.
  • Evitar los tropiezos con los tubos de oxígeno.

 

Recaída de neumonía en ancianos

Cuando una persona sufre neumonía es muy importante velar por su buena recuperación. Debemos evitar las recaídas, ya que empeoran la gravedad de la enfermedad.

Si el paciente sufre alguna enfermedad cardíaca o pulmonar debemos prestarle especial cuidado y atención.

Como hemos dicho anteriormente, el paciente no está del todo curado cuando vuelve a casa, es entonces cuando debemos ser conscientes de cuándo debemos llamar al médico.

¿Cuándo debo llamar al médico?

Ante las siguientes situaciones no debemos dudar de contactar con el médico lo más rápido posible:

  • La respiración del paciente se vuelve complicada y no puede respirar profundamente.
  • La respiración del enfermo se vuelve más rápida que antes.
  • Las yemas de los dedos o la piel del alrededor de las uñas se vuelven azules.
  • El paciente experimenta dolor torácico cuando toma respiración profunda.
  • El mayor se siente somnoliento o confundido.
  • La fiebre reaparece.
  • El paciente tiene mocos oscuros o sangre.


Cuideo no quiere que te quedes con ninguna duda sobre esta preocupante enfermedad. Conoce al detalle qué es, las causas, los factores riesgo y cómo evoluciona la patología de la neumonía en ancianos.

 

¿Tú mayor descansa bien por las noches?  Si cuidas de alguna persona mayor debes saber que muchas personas de la tercera edad padecen alguno de los diferentes tipos de trastornos del sueño. Ayúdales a adoptar buenos hábitos de sueño en la tercera edad para que descansen mejor.

La soledad es el oscuro rincón que invade a muchos mayores, les hace caer en una vida sedentaria y depresiva. Algunos acaban desarrollando Distimia, el gran peso de la tristeza. Debemos brindarles toda la atención, compañía y apoyo y darles todo nuestro amor para que puedan disfrutar de una vejez tranquila y feliz. 

Otro riesgo que va en aumento y acecha a nuestros mayores es la obesidad en la tercera edad. Más del 40% de los mayores de 60 años padece sobrepeso.

 

Os aconsejamos que animéis a vuestros mayores a divertirse con sus nietos, porqué los abuelos que cuidan de sus nietos viven más y gozan de mayor salud.

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

34 votos con una valoración media de 4.3.