PUBLICADO EL 02/07/2020
POR Cuideo
La hipertensión arterial durante la pandemia por coronavirus convierte al paciente en una persona de riesgo. Recomendaciones para hipertensos.

Existen varios grupos de riesgo al coronavirus entre la población, entre ellos los pacientes hipertensos.

Se estima que alrededor de un 40% de la población española son personas hipertensas

Covid-19: Hipertensión en época de pandemia

Desde los inicios de la pandemia por Covid-19 se han marcado ciertos grupos de la población que tienen más riesgo de sufrir complicaciones de salud si se contagian. Las personas que padecen hipertensión están incluidos en estos grupos.

Las posibles consecuencias del coronavirus en pacientes hipertensos son las siguientes:

  • Ralentización del proceso de recuperación.
  • Daños en el tejido cardíaco.
  • Insuficiencia respiratoria.
  • Alteraciones en el metabolismo de los lípidos y la glucosa.
  • Disfunción pulmonar
  • Hipoxia silenciosa (insuficiencia de oxígeno en la sangre).

 

Por este motivo, es muy importante que durante la nueva normalidad sigamos protegiendo a los pacientes hipertensos y a otros grupos de riesgo como los adultos mayores.

    Recomendaciones para hipertensos

    Es muy importante que los pacientes hipertensos mantengan unos hábitos saludable con alimentos que ayuden a combatir el coronavirus y a fortalecer el sistema inmune.

    Recomendaciones tratamiento farmacológico

    • No abandonar la medicación.
    • Cualquier cambio en la medicación debe ser prescrito por su médico/a.
    • No tome medicamentos sin consultar con sus profesionales sanitarios previamente.
    • Evita desplazamientos innecesarios.

     

    Recomendaciones higiénico-dietéticas

    • Evitar el sedentarismo.
    • Mantener un estilo de vida saludable (Dieta equilibrada y ejercicio físico).
    • Evitar consumo de alcohol y tabaco.
    • Mantener un control regular de la presión arterial.
    • Limitar los alimentos que contienen mucha sal. Muy recomendable cocinar sin sal.
    • Seguir las medidas de seguridad y la distancia social.

     

    Asistencia domiciliaria Cuideo: Líder en cuidados a domicilio

    Los cuidadores a domicilio tienen un rol muy importante ante el coronavirus, cuidar de las personas que pertenecen a algún grupo de riesgo.

    Los cuidadores y cuidadoras de personas mayores evitan al paciente moverse de casa si no es necesario. También le acompañan a las citas médicas, le preparan un menú adaptado a su dieta, le mantienen activo física y mentalmente,  le ayudan con la higiene personal y las tareas domésticas, controlan que se tome la medicación y se aseguran de que se cumplen las medidas de prevención contra el coronavirus.

    En el caso de pacientes hipertensos el cuidador o cuidadora a domicilio sabrá cuándo es necesario llamar al médico:

    • Si se presenta síntomas de dolor de cabeza muy intenso, vértigos, visión borrosa, dolor en el pecho o sensación de falta de aire.
    • Si el paciente sigue presentando la presión arterial elevada después de varias tomas de presión (esperarse entre 10 y 30 minutos).

     

    Cuidados a domicilio durante la pandemia por coronavirus

    Hipertensión: ¿Qué es?

    Encontramos varios tipos de hipertensión, los más comunes son:

    • Hipertensión arterial: Enfermedad crónica que se caracteriza por un aumento continuo de la presión sanguínea de las arterias.
    • Hipertensión intracraneal: Se trata de un aumento en la presión del interior del cráneo.
    • Hipertensión ocular: Incremento en la presión que ejercen los líquidos del ojo.
    • Hipertensión pulmonar: Aumento de la presión en las arterias pulmonares.

     

    En este artículo nos vamos a centrar en los dos primeros tipos de hipertensión, pero sobre todo en la hipertensión arterial, ya que es la más común en personas de edad avanzada.

    Causas de la Hipertensión

    El tipo más común de hipertensión es la presión arterial primaria o esencial. Existen muchos factores que puedan causar un aumento en la presión arterial:

    • Abuso de sal.
    • Estado de los riñones.
    • Estado del sistema nervioso.
    • Estado de los vasos sanguíneos.
    • Niveles hormonales.
    • Obesidad.
    • Estrés o ansiedad frecuente.
    • Abuso de alcohol.
    • Diabetes.
    • Consumo de tabaco.
    • Antecedentes de familiares hipertensos.

     

    En la mayoría de casos no se identifica la causa del incremento en la presión arterial. A esto se le denomina hipertensión esencial.


    La hipertensión arterial secundaria es aquella causada por un medicamento u otra afección. Esta puede deberse a:

    • Embarazo.
    • Enfermedad renal crónica.
    • Apnea obstructiva del sueño (AOS).
    • Estenosis de la arteria renal (estrechamiento de la arteria que lleva sangre al riñón).
    • Trastornos de las glándulas suprarrenales.
    • Hiperparatiroidismo.
    • Medicamentos (pastillas para adelgazar, antipsicóticos, algunos medicamentos para el resfriado o para la migraña, algunos tratamientos contra el cáncer, corticosteroides...).

     

    En el caso de la hipertensión intracraneal puede ser causada por:

    • Tumor cerebral.
    • Traumatismo craneal.
    • Meningitis.
    • Hemorragia cerebral hipertensiva.
    • Encefalitis.
    • Ruptura de aneurisma y hemorragia subaracnoidea.
    • Hematoma epidural. 
    • Hematoma subdural
    • Convulsiones.
    • Lesión cerebral
    • Hidrocefalia.
    • Accidente cerebrovascular.

     

    Pacientes Hipertensos: Síntomas

    Los pacientes hipertensos pueden presentar varios problemas clínicos si no se les aplica el tratamiento o si este se deja de tomar. Los síntomas y las consecuencias dependerán del tipo de hipertensión.

    Hipertensión arterial síntomas

    La presión arterial alta hace que el corazón bombee con más fuerza y trabaje demasiado. Esto provoca serios problemas de salud como accidente cerebrovascular, insuficiencia cardiaca, lesiones de la retina, insuficiencia renal, arterioesclerosis, ataque cardíaco, demencia cardiovascular...

    En la mayoría de los casos no se presentan síntomas, sino que se detectan al realizar un chequeo médico habitual. Por este motivo, algunos pacientes pueden padecer enfermedades cardíacas o problemas renales sin saber que tienen la presión arterial muy alta.

    La hipertensión arterial maligna provoca síntomas como confusión, dolor de cabeza muy fuerte, sangrado nasal, riego sanguíneo deficiente en las piernas, náuseas o vómitos y cambios de visión.

    Tratamiento hipertensión arterial

    Para determinar el mejor tratamiento para cada paciente con hipertensión arterial se deben considerar los siguientes factores:

    • Edad.
    • Medicamentos que toma el paciente.
    • Riesgos secundarios de ciertos medicamentos.
    • Otras afecciones médicas.

     

    Los únicos capacitados para determinar un tratamiento para un paciente son los médicos, pero en la hipertensión arterial suelen recomendar cambios en el estilo de vida, alternarlo con la toma de algún medicamento y chequeos regulares.

    Hipertensión intracraneal síntomas

    Cuando el aumento de la presión cerebral comprime los vasos sanguíneos y estructuras cerebrales importantes esto puede causar problemas crónicos muy graves, incluso puede llegar a ser mortal. El tratamiento oportuno puede llevar a un mejor pronóstico del enfermo.

    Lo síntomas en adultos mayores suelen ser:

    • Dolor de cabeza.
    • Vómitos.
    • Disminución del estado de conciencia.
    • Convulsiones.
    • Letargo.
    • Cambios de comportamiento.
    • Debilidad, entumecimiento, visión doble y otros síntomas del sistema nervioso.

     

    En los bebés suele provocar somnolencia, suturas separadas en el cráneo, vómitos y protrusión del punto blando en la parte superior de la cabeza.

    Tratamiento hipertensión intracraneal

    La hipertensión intracraneal es una situación de emergencia. El tratamiento deberá realizarse en la unidad de cuidados intensivos del hospital. 

    Si la elevación de la presión intracraneal la ha causado un tumor, hemorragia u otro problema, el tratamiento puede incluir:

    • Extirpación de la parte del cráneo necesaria, sobre todo después de 2 días de un accidente cerebrovascular que involucre hinchazón del cerebro.
    • Medicamentos para disminuir la hinchazón.
    • Drenado del líquido cefalorraquídeo para reducir la presión en el cerebro.
    • Soporte respiratorio.
    ¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

    15 votos con una valoración media de 4.2.