Envejecimiento Activo: Compromiso y rol de la Sociedad

Envejecimiento activo

Gracias a los avances en medicina, tecnológicos y sanitarios podemos aspirar a una esperanza de vida más alta y en mejores condiciones. Esto hace posible que el envejecimiento activo esté más extendido en la sociedad. Pero, ¿qué es el envejecimiento activo?

El concepto “envejecimiento activo” fue promovido por la OMS en los años 90. La misma OMS lo definió como el proceso de optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen.

A partir de esta definición, la OMS sostiene que los países podrán afrontar el envejecimiento de la población si los gobiernos, las organizaciones internacionales y la sociedad civil promueven políticas y programas de envejecimiento activo que mejoren:

  • La salud de las personas mayores.
  • La participación de las personas mayores.
  • La seguridad de los ciudadanos de mayor edad.

¿Qué es el envejecimiento activo?

El envejecimiento activo es el proceso que pretende aumentar la esperanza de vida de la población mejorando la calidad de vida.

A medida que la población envejece, sus funciones cognitivas se deterioran y su cuerpo experimenta nuevas limitaciones, incluso, algunas personas se aíslan de la sociedad. El envejecimiento activo busca mejorar el estado mental, físico, emocional y social de las personas mayores.

El término “activo” significa mejorar la autonomía, la salud y la productividad de las personas mayores e incentivar que mantengan hábitos saludables para conseguir que vivan con la máxima calidad posible, incluyendo personas frágiles, con discapacidad o que necesiten asistencia.

Promocionar el envejecimiento activo es crucial para toda la sociedad. Todos tenemos un compromiso con el envejecimiento activo para poder hacer que los mayores tengan un papel más relevante en nuestra sociedad y asegurar la calidad de vida de los futuros mayores.

Objetivos del envejecimiento activo

El envejecimiento activo busca permitir a las personas exprimir todo el potencial físico, mental y social al máximo, durante toda su vida. Esto hace posible la participación de todos en la sociedad, cada uno de acuerdo con sus necesidades individuales, deseos y posibilidades.

Los objetivos principales del envejecimiento activo son:

  • Extender la esperanza de vida saludable y la calidad de vida de todas las personas.
  • Permitir a las personas mayores contar con más independencia, autonomía, participación y dignidad.
  • Incentivar la participación de las personas mayores en el ámbito económico, social, cultural y político.

Claves para favorecer el envejecimiento activo

Las claves para favorecer el envejecimiento activo engloban diversos aspectos y las personas mayores deben atenderlos todos para poder llevar una vida lo más independiente posible que les permita relacionarse con su entorno de forma más favorable.

Realizar ejercicio físico

La actividad física en las personas mayores contribuye a mejorar su salud, bienestar y calidad de vida. Los ejercicios se deben adaptar a las capacidades, estado de salud y edad de cada uno.

Realizar ejercicio físico diario ayuda a mejorar la movilidad, el equilibrio y la coordinación, entre otros beneficios. Lo más recomendable en personas mayores es el ejercicio aeróbico (caminar, nadar, bailar…). Así mismo, la meditación y el yoga también son aconsejables en los adultos mayores para prevenir el deterioro cognitivo producido por la edad y otras enfermedades como el Alzheimer.

Las personas cuidadoras a domicilio incentivan a las personas mayores a mantenerse activas y dinámicas, siempre teniendo en cuenta sus capacidades y limitaciones personales.

Llevar una dieta saludable

Una alimentación saludable es esencial para tener una buena salud en cualquier etapa de la vida. En personas mayores, más que una recomendación, es una obligación.

La alimentación saludable en la tercera edad conlleva aumentar el consumo de ciertos alimentos (verduras, hortalizas y frutas) así como la reducción de otros (como alcohol o tabaco). Las personas cuidadoras a domicilio ayudan en la preparación de la dieta óptima para cada persona mayor.

Estar en contacto con la naturaleza

El contacto con la naturaleza y realizar actividades al aire libre, aporta grandes beneficios para la salud y bienestar de las personas mayores.

Salir a dar un paseo y tomar el sol, proporcionará la vitamina D, tan importante para nuestra salud. Disfrutar de la playa, el bosque o simplemente sentarse en un banco del parque, rodeado de flores, ayudará a tener tranquilidad y liberarse del estrés y las preocupaciones, mejorando la salud mental de las personas mayores.

Buenos hábitos de sueño

Es muy habitual en las personas mayores experimentar cambios en su ciclo del sueño. Esto puede llevarles a sufrir trastornos del sueño. Para prevenirlos es esencial establecer una rutina horaria y adoptar buenos hábitos de sueño.

Mantener relaciones sociales y familiares

En ocasiones, las personas mayores piensan que son una carga para sus seres queridos y se aíslan socialmente.

Si queremos garantizar su bienestar personal es esencial ayudarle a mantener buenas relaciones con los amigos y con familiares y evitar la soledad que solo provoca tristeza y depresión. Las personas cuidadoras a domicilio ayudan a los mayores a conservar y fomentar sus relaciones sociales y familiares contribuyendo a generar confianza, seguridad y mayor autoestima

Mantenerse ocupado

Las personas mayores disponen de mucho tiempo libre y muchas no saben cómo aprovecharlo. Por este motivo, es muy recomendable participar en actividades, como talleres (pintura, escritura, lectura), estudiar idiomas, informática, etc.

De esta manera, mantienen sus relaciones sociales, disfrutan del tiempo libre y ejercitan la mente y el cuerpo. Las personas cuidadoras a domicilio contribuyen a desarrollar actividades durante el día para las personas mayores.

Control de salud

Cada persona tiene unas necesidades y un estado de salud diferente. Es muy importante llevar un control adecuado de salud para garantizar la calidad de vida de las personas mayores y que tengan un envejecimiento saludable.

Algunas no prestan suficiente atención a los consejos médicos o no siguen el tratamiento con rigurosidad. Las personas cuidadoras a domicilio son una excelente opción para ayudarles en este aspecto. Les acompañarán a las visitas médicas, tomarán nota de las recomendaciones médicas y ayudarán a llevar un control sobre la toma de medicamentos o la aplicación adecuada del tratamiento.

Papel de la sociedad en el envejecimiento activo

El envejecimiento activo se debe considerar un objetivo primordial tanto por las instituciones, por la sociedad civil y  por los diferentes gobiernos. Todos deben trabajar para garantizar la autonomía, el bienestar, la productividad y la salud de los más mayores de la sociedad. Es esencial apoyar las iniciativas que potencian el envejecimiento activo desde las diferentes áreas de Sanidad, Educación, Economía, Vivienda, Justicia y Transporte.

La sociedad debe apoyar una cultura del envejecimiento activo y saludable para permitir y proporcionar a los mayores, entre otros aspectos, una atención sanitaria adecuada, ayudas sociales, una vivienda digna, integración social y desarrollo de actividades para mayores. En este sentido, la sociedad debe proporcionar a las personas  mayores oportunidades para ser independientes, productivos y disfrutar de buena salud.

El proceso de envejecimiento activo depende de varios factores, comunes en todas las culturas:

Factores económicos

El tema económico siempre es una preocupación para muchas familias. De hecho, quienes más se preocupan por sus ingresos son las personas mayores que viven solas, sin hijos y sin familiares, con el riesgo de vivir en soledad, con preocupaciones y necesidades.

En este aspecto, el papel de la sociedad es primordial, ya que se debe garantizar los apoyos en salud y en economía para las personas mayores y crear iniciativas que ayuden a los mayores a sentirse en compañía y útiles para sus familiares y la sociedad en general.

Entorno físico

Es esencial crear ciudades amigables con las personas mayores o “senior friendly”, adaptadas al máximo a las necesidades de las personas mayores, que garanticen su seguridad, habilidad y comodidad. El transporte público, la arquitectura y seguridad de la ciudad o la contaminación son factores muy importantes para facilitar el envejecimiento activo de la población.

Además, también debemos adaptar el hogar a las necesidades de nuestros seres queridos mayores para garantizar su comodidad y seguridad, favoreciendo el desarrollo personal y social del mayor en un ambiente seguro y cómodo.

Determinantes conductuales

La sociedad debe adoptar un estilo de vida saludable para garantizar el envejecimiento activo. Esto no es solo necesario para las personas mayores. Todas las generaciones deben trabajar en la prevención de las enfermedades de la tercera edad adoptando acciones concretas y hábitos de vida saludables.

Sanidad y Servicios sociales

Se deben promover políticas relacionadas con la promoción de la salud y la prevención de las enfermedades físicas, cognitivas, cardíacas y mentales. La sociedad requiere de avances médicos, científicos y tecnológicos para mejorar la prevención, tratamiento y el diagnóstico de depresiones, demencias y otras enfermedades comunes en el envejecimiento. Debemos ofrecer opciones nuevas de cuidado y de tratamientos farmacológicos y terapéuticos.

Las instituciones, gobiernos, científicos, ciudadanos y empresas del sector geriátrico deben incentivar al máximo el envejecimiento activo para garantizar la calidad de vida de las personas a medida que van envejeciendo.

El objetivo del envejecimiento activo es añadir vida y calidad a los años, no añadir años a la vida en malas condiciones. Para conseguirlo, hay un grupo de investigadores que han estudiado el estilo de vida de las personas que viven en las zonas más envejecidas el mundo. A partir de los resultados obtenidos, han elaborado una guía de los 9 hábitos para vivir más y mejor.

Envejecimiento activo: actividades

Con el objetivo de facilitar que las personas mayores puedan tener los beneficios del envejecimiento activo, os proponemos 5 actividades que fomentan este estilo de vida:

  • Realizar un voluntariado semanal o quincenal. Estas actividades deben adaptarse a las condiciones médicas de cada persona. Algunos ejemplos son clases de repaso a niños pequeños vulnerables o estar en tiendas de comercio justo.
  • Asistir a actividades para mayores en los que hacen actividades adaptadas a sus intereses.
  • Participar en clubs de lectura.
  • Ir a clases de estiramientos, aquagym o ejercicios suaves.

Dicho todo esto, debemos tener presente que el envejecimiento nos concierne a todos, es una responsabilidad social compartida. Y las empresas encargadas de ofrecer un servicio asistencial a las personas mayores como Cuideo tenemos un papel imprescindible a la hora de proporcionar y difundir la importancia del envejecimiento activo y de calidad.

Cuideo somos una empresa de cuidado de mayores a domicilio que damos servicio en todas las ciudades de España.