PUBLICADO EL 04/04/2018
POR Cuideo
A medida que envejecenos, nuestro cerebro también lo hace. El envejecimiento contribuye a la pérdida de memoria y existen varias enfermedades que contribuyen en su pérdida.

El cerebro, con el paso de los años, va envejeciendo y perdiendo sus capacidades cognitivas. Además, existen varias enfermedades que contribuyen en la pérdida de memoria.

La pérdida de memoria es uno de los motivos más consultados, especialmente en personas mayores. Normalmente se asocia con la edad, pero puede ocurrir a cualquier persona.

Es muy importante conocer las causas que contribuyen comúnmente al deterioro cognitivo, cómo se puede superar y cómo diferenciar cuando el caso es grave.

Memoria

La memoria es un factor muy importante del ser humano. Es la identidad del yo, de la consciencia de existir, de lo que hemos vivido, de quiénes somos.

Los recuerdos pueden ser almacenados tanto a corto como a largo plazo, todo dependiendo de las prioridades de la persona.

La memoria a corto plazo almacena la información que necesitamos de forma temporal, como las anotaciones en la agenda personal. En cambio, la memoria a largo plazo retiene recuerdos e información que la persona necesita durante mucho más tiempo, como los recuerdos.

La memoria funciona las 24 horas del día, incluso cuando soñamos experimentamos emociones. Por esto, parece que el funcionamiento cognitivo es mucho más débil con el paso de los años.

Pérdida de memoria

La pérdida de memoria se caracteriza por la aparición de pequeños despistes, dificultad para rescatar sucesos del pasado u olvidos inusuales.

El envejecimiento del cerebro es responsable de la pérdida de memoria, de la degeneración del cerebro y de enfermedades como el Alzheimer, demencia u otras patologías.

Cuando se trata de un caso de pérdida de memoria avanzada también puede incluir dificultades de aprendizaje, de atención, de toma de decisiones, de enfoque, problemas en el estado de ánimo o incluso desembocar a diferentes tipos de patologías y demencias como el Alzheimer.

Los problemas de salud mental preocupan cada vez más a la sociedad, pero sobretodo a las personas de la tercera edad. Lo que mucha gente desconoce es que muchos casos solo necesitan unos pequeños ajustes en su estilo de vida.

Existen dos tipos genéricos de pérdida de memoria:

Pérdida de memoria temporal

Relacionada con la memoria a corto plazo. Consiste en el olvido de cierta información temporalmente, es decir, que en poco tiempo regresa a nuestra mente.

Pérdida de memoria permanente

Se trata de la información que perdemos en una etapa de nuestra vida y que nunca más volvemos a recuperar.

Envejecimiento del cerebro

Con el paso del tiempo, nuestro cerebro envejece y las neuronas se deterioran. Estos factores son los responsables de la pérdida de memoria, que puede llegar a derivar a enfermedades como el Alzhéimer, el Párkinson u otras demencias. 

El envejecimiento del cerebro suele empezar a notarse a partir de los 50 años y puede ser más rápido o más lento, dependiendo de nuestro estilo y calidad de vida.

Los factores que más influyen en el deterioro cerebral son:

  • La dieta
  • El control del estrés
  • Ejercicio físico
  • La estimulación mental
  • Calidad del sueño
  • Vida social

 

Cómo más sano sea nuestro estilo de vida, más sana será nuestra memoria y agilidad mental. Recuerda:

 

“Sin memoria no tendríamos ni pasado ni presente. Nuestros mejores recuerdos nunca habrían existido, ni tampoco los malos que nos han hecho aprender qué es la vida”

 

Los cuidadores de adultos mayores a domicilio Cuideo ayudan a sus pacientes a estimular las funciones cognitivas y a mantenerse activos. Trabajan día a día para mantener al máximo la independencia del paciente, cuidar de su salud y regalarle enormes sonrisas. Además, contamos con numerosos expertos en varias patologías y demencias como tratamiento ELA, Parkinson, Alzheimer, discapacitados...

 

¿Te ha parecido útil este consejo? ¡Valóralo!

85 votos con una valoración media de 3.9.